Es noticia
Menú
La discriminación de mujeres que ahora sufren hombres: "Me echaron por ser padre"
  1. Empleo
un 90% más de prestaciones que en 2016

La discriminación de mujeres que ahora sufren hombres: "Me echaron por ser padre"

En paralelo a la equiparación por el nacimiento de un hijo, ha aumentado la litigiosidad de trabajadores y empresas, que se niegan a aceptar que disfruten de ese derecho

Foto: Imagen: L. Martín.
Imagen: L. Martín.

Dos días antes de que su mujer saliese de cuentas, en febrero de 2021, Ian Marinero recibió una sorpresa de su jefa en el descanso de la comida: “Me comunicó que no había suficiente trabajo y que me tenían que despedir”. Cuando le recordó que estaba a punto de ser padre, su gesto cambió: dijo que no tenía ni idea, aunque lo sabían todos en la empresa. “¡Si mis superiores me preguntaban cada semana cómo iba el embarazo!”.

Marinero había avisado con meses de antelación a sus responsables directos, que le aseguraron que no habría ningún problema. Solo le pidieron que avisase de cuándo daría a luz su mujer para cubrir sus tareas como carretillero. Pero incluso en el paritorio, mientras esperaba el nacimiento de su primera hija, su jefa no paró de llamarle para hacerle firmar el finiquito cuanto antes y asegurarse de que no denunciaba. No le salió bien.

"Alegaron falta de producción, pero por convenio tendrían que prescindir de la gente más nueva en la empresa y yo no lo era, así que fui a juicio", cuenta de la compañía en la que trabajaba en Cartagena (Murcia).

Foto: Yolanda Díaz e Ione Belarra. (EFE/Fernando Villar)

El día antes de verse en los juzgados, llegaron a un acuerdo económico, aunque sabía que podía ganar y reincorporarse si quisiese. “Pero tenía claro que me iban a hacer la vida imposible por haberles demandado y no tardarían en despedirme. Y como por aquí hay trabajo de lo mío, acepté el acuerdo”.

Sin embargo, el mal trago en un momento en que debería estar rodeado de felicidad nadie se lo quita. “Es una mierda, te crea una impotencia horrible porque te preguntas, ¿qué he hecho yo para que me traten así? Es un derecho que tenemos ahora y no entiendo por qué no puedo disfrutarlo”, cuenta al teléfono.

El caso de Ian es cada vez más común. Desde que el permiso de paternidad se ha ido equiparando en tiempo al que disfrutan las mujeres, la discriminación también ha ido creciendo en paralelo en los juzgados. En 2007, se pasó de los cuatro días a los que tenían permiso los padres a 15, y desde 2016 se ha avanzado paulatinamente hasta que en 2021 se alcanzó la igualdad con las 16 semanas actuales.

En ese tiempo, los permisos de paternidad se han incrementado cerca de un 90%: de casi 250.000 en 2016 a los 465.000 con los que se cerró 2020. Hay que tener en cuenta que desde 2019, las seis primeras semanas de permiso son obligatorias e intransferibles para la madre.

“En el momento en que se ha equiparado, ha empezado a subir mucho la problemática”, confirma Alicia Moro, abogada de Sagardoy Abogados y miembro de la Asociación Nacional de Laboralistas (Asnala). “Además, ahora hay más concienciación de la corresponsabilidad y se está pidiendo más, por lo que hay más conflicto con los jefes porque no están acostumbrados. Antes, muchos trabajadores, por no enfadarles, no lo pedían o se tomaban solo unos días, pero no el máximo, como sí hacían las mujeres”.

Con la equiparación de 16 semanas para ambos progenitores aprobada en 2021, se pretendía que las mujeres no se viesen discriminadas en su carrera profesional por pasar más tiempo que ellos de baja. El único matiz en la igualdad legal es que mientras ellas ya no tienen que probar haberlo comunicado (vale con demostrar que estaban ya embarazadas en el momento del despido), para ellos aún es recomendable que lo hagan para evitar problemas en los juzgados.

“El trabajador tiene que demostrar que le han despedido por solicitar ese permiso, porque las empresas siempre lo van a achacar a otra cuestión”, explica Cristina Antoñanzas, vicesecretaria de Igualdad del sindicato UGT. “Ningún empresario te va a decir que es por cogerte la paternidad, alegan otras cuestiones, pero si hay pruebas de que lo has comentado, aunque sea de forma verbal, el despido es nulo directamente. Y los jueces suelen ser garantistas en estos temas”.

"Ahora se está pidiendo más y hay más conflicto con los jefes, porque no están acostumbrados"

Ni despido, ni reducción de jornada ni cambio del puesto o el lugar de trabajo: anunciar una paternidad inminente no puede acarrear ningún tipo de repercusión para el trabajador que notifica su intención de disfrutar de las primeras semanas de su hijo o hija.

Sin embargo, aun avisando, hay empresas que intentan por todos los medios que sus trabajadores renuncien a ese derecho. “Me presionaron mucho para que no las disfrutara. Me dijeron que no era obligatorio y que cuando me contrataron, seis meses antes, no les había dicho que quería disfrutar de ese tiempo. Que me lo pensara muy bien porque tendría consecuencias”, cuenta Miguel*, extrabajador en el Departamento de Marketing y Comunicación de una empresa del sector de la construcción.

Pero, según afirma, sí les había dicho que se tomaría las primeras seis semanas, periodo que además es obligatorio e intransferible, y luego amplió a las 10 voluntarias. Le despidieron a las dos semanas de volver a incorporarse alegando “reestructuración” de la plantilla. “Como no quería más problemas, acepté y ellos me dieron el finiquito”. Aún no ha encontrado otro empleo.

placeholder Desde 2019, es obligatorio cogerse las seis primeras semanas de baja de paternidad. (EFE/Toni Galán)
Desde 2019, es obligatorio cogerse las seis primeras semanas de baja de paternidad. (EFE/Toni Galán)

“La respuesta de esa empresa es muy arriesgada. Primero, porque el trabajador puede cambiar perfectamente de opinión. Hay que tener en cuenta que es un derecho absoluto e incluso se pueden pedir daños y perjuicios por vulnerarlo”, cuenta la abogada Moro.

Pasa más en pequeñas empresas

Según UGT, el perfil de trabajador más susceptible a las represalias es el que trabaja en pequeñas empresas, donde los protocolos de recursos humanos no están tan profesionalizados y existe menos representación sindical.

Los abogados laboralistas consideran que va en proporción al salario y responsabilidad del trabajador. “El que tiene un sueldo inferior o un puesto más de base, suele tener menos problemas, porque los empresarios consideran que está más ‘justificado’ que hagan uso de ese derecho con sus condiciones. Sin embargo, si tienen más nivel y salario, está peor visto”, apunta Moro.

Foto: Un padre juega con su hijo en la plaza del Castillo de Pamplona. (EFE) Opinión

En el caso de Juan*, técnico de mantenimiento de Málaga, no pudo disfrutar casi de la baja cuando tuvo a su primera hija, hace ocho años (entonces tan solo se podían coger dos semanas). Por eso tenía claro que disfrutaría del máximo posible cuando naciese el segundo, en abril de 2021.

“Era un trabajo de dos meses y les avisé de que iba a ser padre en un mes. Me dijeron que no había problema, que podría seguir después, pero cuando mi mujer se puso de parto y llamé para avisarle, mi jefe no me cogió el teléfono”, cuenta a este periódico. “Al día siguiente me dijo que no se iba a hacer cargo de nada, y luego mi abogada vio que me habían dado de baja el día antes de que naciese. Encima era domingo”.

“Te desbarata todos los planes, de repente tienes que vivir con el sueldo de uno”

Al despedirle antes de ser padre, no podía tramitar la baja de paternidad ante la Seguridad Social. Se quedaba sin paro, sin baja y sin trabajo, por lo que decidió ir al juzgado, que le dio la razón y obligó a la empresa a reincorporarle y abonarle los salarios no percibidos de abril, cuando fue padre, a diciembre, cuando ganó el juicio.

Sin embargo, al poco de volver acordó un despido improcedente con sus superiores porque la tensión era demasiado incómoda. “Te desbarata todos los planes, porque tú te planificas esa nueva vida y de repente tienes que vivir con el sueldo de uno”.

"Muchos hombres están viviendo ahora la discriminación de la que nos quejábamos nosotras a la hora de ser madres, y los problemas que encontramos en nuestra carrera. Y es algo que aún ocurre: sigue habiendo despidos nulos por pedir reducciones de jornada o por quedarte embarazada. Incluso aunque los empresarios saben que en el 99,9% de los casos van a perder si llegan a juicio", defiende Antoñanzas.

Foto: Teodoro García Egea, Cuca Gamarra y Pablo Casado. (EFE/Fernando Alvarado)

Aunque los primeros años desde que se aprobó la ampliación de la baja paternal estén provocando una ampliación de la discriminación en el otro género, en lugar de la desaparición total, Moro cree que es cuestión de tiempo y del cambio paulatino de mentalidad que acompaña a estas medidas: “Llegará un momento en que lo raro será que no se disfrute. Siempre lo comparo con la ley antitabaco, que parecía que era imposible y ahora nos parece impensable que alguien fume en un restaurante”.

“Aunque me despidiesen, volvería a hacerlo sin ninguna duda”, reflexiona Ian. “Cuatro meses no cambian nada, y ni el mejor trabajo del mundo merece la pena por perderse esos primeros momentos”.

*Nombre cambiado a petición del entrevistado.

Dos días antes de que su mujer saliese de cuentas, en febrero de 2021, Ian Marinero recibió una sorpresa de su jefa en el descanso de la comida: “Me comunicó que no había suficiente trabajo y que me tenían que despedir”. Cuando le recordó que estaba a punto de ser padre, su gesto cambió: dijo que no tenía ni idea, aunque lo sabían todos en la empresa. “¡Si mis superiores me preguntaban cada semana cómo iba el embarazo!”.

Seguridad Social
El redactor recomienda