SE ENCUENTRAN EN UN HOTEL DE LA CAPITAL

Cs ya se sienta con Vox: Aguado y Monasterio negocian la Mesa de la Asamblea de Madrid

Los candidatos de Ciudadanos y Vox de la Comunidad de Madrid tomaron un café este domingo por la mañana en un hotel de la capital. El martes se constituye la Asamblea

Foto: Rocío Monasterio e Ignacio Aguado durante el debate de Telemadrid antes de las elecciones. (EFE)
Rocío Monasterio e Ignacio Aguado durante el debate de Telemadrid antes de las elecciones. (EFE)

Primera negociación entre Ciudadanos y Vox. Los candidatos a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado y Rocío Monasterio, se vieron la mañana de este domingo en un hotel de la capital donde compartieron un café e iniciaron conversaciones concretas sobre la Mesa de la Asamblea madrileña. El martes se constituye el parlamento autonómico, y si PP y Ciudadanos aspiran a controlar la mayoría de este órgano de gobierno deben contar con el partido de Santiago Abascal. Sin sus votos las cuentas no salen y el PSOE se haría con la presidencia.

El día 11 se hará pública la primera fotografía de los nuevos pactos emanados de las elecciones del 26 de mayo: Madrid y Murcia constituyen sus asambleas y las fuerzas de la derecha demostrarán si consiguen llegar a un acuerdo extensible de cara a la investidura.

Precisamente este sábado los equipos negociadores de PP y Vox volvieron a encontrarse para avanzar en su negociación. Como en el resto de España, los populares han tomado la iniciativa con el partido de ultraderecha y son ellos los que pilotan las conversaciones que, después, pretenden unir con las ya mantenidas con Ciudadanos. Como explicaba el viernes Teodoro García Egea, secretario general del PP, “los caminos van avanzando de forma paralela hasta que inevitablemente se encuentren”. En realidad el PP tomó la determinación de empezar a hablar con Vox por separado cuando la ejecutiva nacional de Ciudadanos aprobó por unanimidad un veto expreso a Vox. No se sentarán a negociar acuerdos de Gobierno "con populistas ni con nacionalistas".

El partido de Albert Rivera no descartó, en todo caso, reuniones para negociar asuntos institucionales con todas las fuerzas (como son los parlamentos autonómicos). Exactamente igual que hicieron en Andalucía. El propio Aguado repetía el viernes pasado bien avanzada la tarde tras su encuentro con el equipo de Isabel Díaz Ayuso que “se sentaría a hablar con todos, incluido Vox”. El tiempo, sin embargo apremiaba. El martes se votará la Mesa y necesita contar con el beneplácito de Monasterio. Sobre todo porque Ciudadanos aspira a hacerse con la presidencia de la Cámara.

Por ahora PP y Ciudadanos avanzan en el acuerdo programático que pretenden pactar para esta legislatura. Después del encontronazo mantenido entre las fuerzas municipales en la mañana del viernes, la reunión en la Asamblea por la tarde transcurrió en la más estricta cordialidad hasta el punto de que tanto populares como naranjas declinaron hablar de nombres más allá de medidas y programa. Llamó la atención que al ser preguntada sobre quién presidirá la Comunidad, la propia Díaz Ayuso se limitó a responder “no hemos hablado de eso”.

Los equipos negociadores de PP y Ciudadanos en la Asamblea. (EFE)
Los equipos negociadores de PP y Ciudadanos en la Asamblea. (EFE)

Tampoco el número dos de Casado, que le acompaña en aquel momento, intervino para insistir en que en el PP aspiraban a liderar el gobierno autonómico. Nadie quería alterar la negociación y cualquier palabra podía molestar a sus potenciales socios. En Ciudadanos, sin embargo, la lectura fue otra y aprovecharán la "inseguridad" y el "nerviosismo" detectado en las filas de Génova para arrancar mayores réditos.

Aguado abre camino a Ciudadanos

La iniciativa tomada por Aguado —reuniéndose con Monasterio directamente— abre un camino que Ciudadanos aún no sabía cómo abordar. Aunque el veto de la ejecutiva hacia Vox se circunscribía a la negociación de acuerdos de Gobierno, muchos dirigentes en el partido naranja ponen en duda que puedan repetir paso a paso la jugada que de Andalucía. Es decir: evitar la foto a tres a toda costa. Entienden que una cosa es pactar un programa con el PP al que luego Vox decida sumarse dando sus votos en investiduras autonómicas y municipales, y otra muy distinta es sortear una firma conjunta o una imagen en la que aparezcan los tres.

La cúpula naranja, sin embargo, es partidaria de seguir ‘tensando la cuerda’. Entienden que cada formación tiene un peso y un papel y que Vox no puede aspirar a tener el mismo que PP o Ciudadanos. “Son ellos los que tendrán que decidir”, insisten los dirigentes más cercanos a Rivera, asegurando que la pelota está en el tejado de los de Abascal. “Que decidan si prefieren un programa de Ciudadanos y PP o que gobierne la izquierda”. En todo caso, el café de Aguado y Monasterio —adelantado por ‘El Español’— abre una vía que podría ser calcada por otros dirigentes, sobre todo si aspiran a contar con su apoyo.

Valls rechaza pactar con Vox

El alcaldable de Barcelona por BCN Canvi-CS, Manuel Valls, ha alertado este domingo contra Vox porque se le está incluyendo en negociaciones de alcaldías: "¿Normalidad democrática? o ¿normalización de un partido de extrema derecha? No es lo mismo".

En un tuit recogido por Europa Press, ha criticado "pactos anunciados entre el PP y Vox en muchas ciudades... reuniones de líderes de partidos constitucionalistas con Vox...".

"No puedo esconder otra vez mi gran preocupación", ha añadido el exprimer ministro francés.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
47 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios