LA GRANJA DE LA COSTERA ACABÓ EN EMPATE

Vodevil electoral en Valencia: un pueblo que tuvo tres recuentos distintos votará otra vez

La Junta Electoral ordena repetir los comicios en un pueblo de Valencia de 300 habitantes. Primero ganó el PP por un voto, luego el PSOE por uno y finalmente acabó en empate

Foto: Cartel electoral del PP en La Granja de la Costera. (EC)
Cartel electoral del PP en La Granja de la Costera. (EC)

Las elecciones municipales en La Granja de la Costera (300 habitantes, en la provincia de Valencia) han sido una telenovela. En un primer momento ganó el PP por un voto, pero después la mesa electoral rectificó y dio la victoria al PSOE por una papeleta. Más tarde, la Junta Electoral de Zona lo dejó en empate y debía decidir el alcalde una moneda. Pero el jueves, la Junta Electoral Central anuló todo el recuento y ordenó repetir las elecciones, según fuentes conocedoras del procedimiento. Lo hace a petición del PP, que alegó que en la mesa electoral había uno de los candidatos socialistas. La Granja es el único pueblo que votará dos veces y los dos partidos llegan empatados.

"Soy vecino del alcalde y ni me hablo con él. Me habría gustado ganar, pero bueno, mejor repetir las elecciones", cuenta por teléfono José Miguel Marín Fernández, el candidato popular. "Ganamos las elecciones y no entiendo que sea la Junta Electoral la que decida que no vale", responde el socialista Carlos Garrido Calabuig, alcalde desde 2007 y que ya se veía revalidando mandato con mayoría absoluta.

La Granja de la Costera. (EC)
La Granja de la Costera. (EC)

La Granja de la Costera, donde todos se conocen, es el sueño del bipartidismo. Hay siete concejales y desde 2007 los socialistas obtienen cuatro y los populares, tres. No hay más listas. Los socialistas llevan en el poder con mayoría desde que Garrido Calabuig logró la alcaldía hace tres elecciones por cinco votos de diferencia. Pero esta vez le salió un duro rival. Su vecino de la puerta de al lado, José Miguel, electricista de profesión, de 39 años, decidió competir con él. "Hice campaña puerta por puerta. Como llevo 12 años ya viviendo aquí, nos conocemos todos y fui diciendo que si querían cambiar el pueblo me debían apoyar".

El pasado 26-M, día de las elecciones, el candidato popular notó pronto que algo no iba bien. "Vi al llegar al colegio electoral que había un miembro de la lista del PSOE en la mesa y avisé al secretario municipal de que no podía ser. 'Don Enrique, sabe que con esta persona no puede formar la mesa'. Y me respondió: '¿Hay alguna ley que lo prohíba?", recuerda.

En realidad sí la hay. La Ley de Régimen Electoral establece que "los cargos de presidente y vocal de las mesas electores son obligatorios. No pueden ser desempeñados por quienes se presenten como candidatos". Es lo que le ocurrió a Isa Serra, candidata de Unidas Podemos a la Comunidad de Madrid, que salió elegida para una mesa electoral y tuvo que avisar a la Junta Electoral para que la sustituyeran. Pero en La Granja de la Costera, un pueblo a 10 kilómetros de Xátiva y a 60 de Valencia, en el interior de la provincia, la mesa se constituyó con Vicente Juan Ferre Lladosa, el número cinco de la lista del PSOE, como vocal.

A la derecha, Carlos Garrido, alcalde de La Granja de la Costera.
A la derecha, Carlos Garrido, alcalde de La Granja de la Costera.

El todavía alcalde electo da una versión distinta. "Cuando se hizo el sorteo, todo el mundo sabía que estaba Vicente en la mesa. El secretario del ayuntamiento le dijo al PP que se dirigiera a la Junta Electoral y ellos no lo hicieron. La mesa se constituyó con normalidad. El PP tuvo tiempo para alegar antes de las elecciones, pero no lo hizo para tener esta baza".

La participación, del 92%, daba fe de lo apretada que estaba la contienda. El recuento fue polémico desde el principio. Inicialmente ganó el PP por 106 votos a 105. El presidente de la mesa dio como nulos dos votos que estaban rasgados. Nadie sabía de qué partido eran, pero como estaba tan ajustado hubo protestas. Así que por la noche, y ante las quejas, la mesa electoral mandó a todos fuera del colegio electoral para decidir al margen del jaleo. Al final, la decisión fue darlos por válidos y el PSOE pasó a ganar por un voto: 107 a 106. El miembro de la lista del PSOE estaba entre los integrantes de la mesa.

El todavía alcalde, del PSPV, protesta: "El PP tuvo tiempo para alegar antes de las elecciones, pero no lo hizo para tener esta baza"

Obviamente, eso no iba a quedar así. El PP recurrió a la Junta Electoral de Zona, que dio por válida una de las papeletas. El caso quedó entonces en un empate a 107 votos y una moneda debía decidir el alcalde. Como ningún partido estaba conforme, el caso llegó a la Junta Electoral Central, que se reunió el jueves. Los socialistas pedían rescatar el último voto y los populares anular dos o todo el recuento por la presencia de un socialista en la mesa electoral. La Junta Electoral, compuesta por magistrados del Supremo y catedráticos, decidió esto último. Como solo hay una mesa, el pueblo tendrá que votar de nuevo. Es el único caso después del 26-M en el que todo un pueblo tendrá que votar de nuevo. Los dos contendientes se enteraron por este diario. "Vicente, van a repetir las elecciones", avisó el popular a otro vecino por la calle al escuchar la noticia.

En unos meses, hay otros pueblos que tendrán que votar. Son los 35 municipios en los que no hubo ninguna lista el pasado 26-M, muchos de ellos en Navarra. España ha vivido un intenso ciclo electoral sin precedentes desde 1979: generales, autonómicas, municipales y europeas en menos de un mes. En La Granja de la Costera, aún no ha terminado.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios