YA HAY CONVERSACIONES

Cs descarta novedades en los pactos hasta la semana que viene: todo sigue abierto

Las negociaciones han comenzado, pero irán muy poco a poco. Hay tiempo de sobra, insisten en el partido de Rivera, aunque todas las plazas están presentes en las conversaciones

Foto: El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y el secretario general, José Manuel Villegas. (EFE)
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y el secretario general, José Manuel Villegas. (EFE)

Los contactos entre Ciudadanos y otros partidos han comenzado. Pero las negociaciones avanzarán muy poco a poco. Al menos, el partido de Albert Rivera no tiene ninguna prisa. Así lo manifiestan fuentes presentes en las conversaciones, que insisten en que hay tiempo de sobra y que, de momento, solo habrá primeros contactos. La formación naranja quiere todas las cartas encima de la mesa y, a partir de ahí, empezará el baile. A pesar de que el resto de formaciones intentan trasladar la presión sobre las espaldas de los liberales, el equipo de Rivera insiste en que el desenlace de cada negociación "dependerá del resto". De sus interlocutores: PP preferentemente, pero también del PSOE. Aseguran que aún faltan días para que empiecen a notarse las novedades. En principio, a partir de la semana que viene.

Las conversaciones están muy verdes aún, según ha podido saber este diario, aunque sí se habrían iniciado el pasado martes. Ponerse de acuerdo con los socialistas es una posibilidad en algunos territorios y bajo condiciones expresas. Es lo único que adelantó el secretario general del partido y cabeza pensante de los pactos, José Manuel Villegas. Podrían entenderse con dirigentes del PSOE que renieguen de las políticas territoriales de Pedro Sánchez y que, básicamente, condenen la situación en Cataluña, aprueben una aplicación del 155 ante un incumplimiento constitucional y se comprometan a no ceder ante los independentistas.

Por eso, el foco está puesto en Aragón. Su presidente, Javier Lambán, encajaría de pleno en ese perfil. Pero la situación podría complicarse. Fuentes del partido insisten en que el escenario "está muy abierto". Tan abierto que no es descartable ningún acuerdo en esta comunidad. Lo único claro es que el Ayuntamiento de Zaragoza formará parte de la misma negociación. Nadie en Ciudadanos niega que los contactos con los socialistas se vayan a producir en esta región, incluso de manera prioritaria. Al menos, para descartar. El partido naranja entiende que el PSOE "tiene muy poco que ofrecer". Y el comité de pactos naranja tiene claro que los intercambios serán necesarios.

Las teorías son diversas. Podría haber un acuerdo con Lambán para que los socialistas no pierdan un Gobierno autonómico que daban por seguro antes del 26 de mayo, igual que Extremadura y Castilla-La Mancha. Si Ciudadanos apoyara al PSOE en las Cortes aragonesas, claramente el consistorio debería teñirse de naranja. Lo que no estaría tan claro es un Gobierno en coalición. El partido de Rivera da prioridad a entrar en la gestión y está decidido a formar parte de muchos ejecutivos —tanto autonómicos como municipales—, pero Villegas dejó claro este martes que existen dos modalidades de apoyo: entrando en el Gobierno o facilitando la investidura sin formar parte del mismo. Eso dependerá de los acuerdos en otros lugares y de lo que Ciudadanos quiera llegar a 'mojarse' con los socialistas.

El candidato naranja a la presidencia de Aragón, Daniel Pérez Calvo (i), junto a Inés Arrimadas. (EFE)
El candidato naranja a la presidencia de Aragón, Daniel Pérez Calvo (i), junto a Inés Arrimadas. (EFE)

En el caso de los pactos con populares, en el partido dan por seguro que los gobiernos de coalición funcionarán. Ciudadanos ha dejado claro que su socio preferente es el PP. En el caso de las generales, no solo era preferente sino único. La ejecutiva naranja aprobó un veto específico a Pedro Sánchez. No lo replicó de cara al 26-M, por entender que los ayuntamientos y las comunidades tienen circunstancias muy concretas dependiendo del caso. Aun así, sus socios naturales siempre serán los populares y los acuerdos de gobierno se entienden casi igual de naturales. Con el PSOE, la cosa cambia.

Otra opción de acuerdo con los socialistas sería si Ferraz no tuviera mayor interés en que Lambán revalidara un Gobierno autonómico. En este punto, las cosas serían bien distintas. Ciudadanos podría intentar presidir el Gobierno de Aragón de la mano de su candidato, Daniel Pérez, por el que el partido ha lanzado una clara apuesta. Eso supondría 'de facto' apoyar a la candidata de Pedro Sánchez, Pilar Alegría —muy cercana al secretario general— en el consistorio zaragozano. El plan B, como ya publicó este diario y que también está encima de la mesa, pasaría por replicar esas conversaciones con el PP, en un acuerdo en el que necesariamente deberían estar Vox y los regionalistas del PAR. En el partido insisten en no descartar ninguna fórmula. La respuesta siempre es la misma: "Todo sigue abierto".

Las opciones de Castilla y León

El caso castellanoleonés también cuenta con distintas posibilidades. El PSOE quiere gobernar la comunidad, sin duda. Y a su favor cuenta con la sintonía que existe entre Luis Tudanca y el candidato naranja, Paco Igea, que desarrolló una campaña muy crítica contra el PP de cara a las elecciones. Ya desde las primarias que —polémica mediante— le hicieron candidato, dejó claro que su partido no podía apostar por seguir con la línea del PP de la región (su rival era la expopular Silvia Clemente). Más allá de las aportaciones de los candidatos regionales, el comité nacional de pactos es quien tiene la última palabra. Por eso es nacional y por eso se tienen en cuenta las distintas opciones.

Todo apunta a que el acuerdo con el PP en Castilla y León sería la opción más viable. No hay que olvidar que Tudanca es del núcleo duro de Óscar Puente y del propio Pedro Sánchez, lo que hace improbable que esté dispuesto a 'renegar' del secretario general, como exigirá Ciudadanos. Además, los populares tienen mucho interés por mantener la presidencia castellanoleonesa. En juego, por otra parte, varias alcaldías de la región: Burgos, Salamanca y Palencia, por ejemplo, dependen de un pacto de la derecha. La principal plaza, Valladolid, sí está en manos del PSOE.

Madrid, la joya de la corona

Fuentes del partido reconocen que el 'intercambio' entre instituciones no tendría que limitarse a los propios territorios. Especialmente con los populares, con los que es previsible que los pactos recorran distintas partes de España. Madrid está siempre presente y dependerá de la derecha. Los socialistas insisten en que echarán el resto para que Ángel Gabilondo sea presidente de la comunidad. La idea, explican fuentes socialistas, sería un Gobierno en solitario para que tanto Ciudadanos como Más Madrid (socios necesarios) estuvieran cómodos. Valdría con que uno diera sus votos a favor y el otro se abstuviera, informa Juanma Romero.

El PSOE no ha dudado en reconocer que apoyaría que Begoña Villacís fuera alcaldesa, pero los votos de la candidatura de Manuela Carmena serían necesarios, lo que hace inviable esta operación. Fuentes de la propia formación naranja descartan estas opciones tajantemente.

Begoña Villacís y José Luis Martínez-Almeida, en un desayuno informativo. (EFE)
Begoña Villacís y José Luis Martínez-Almeida, en un desayuno informativo. (EFE)

En la otra cara de la moneda, la que necesariamente saldrá adelante, se encuentra el PP. Aunque todo apunta a que Pablo Casado no renunciará a presidir tanto comunidad como ayuntamiento —en ambas fueron la segunda fuerza, por delante de Ciudadanos—, dirigentes del partido naranja reconocen que en la negociación entran todas las plazas. El propio Villegas afirmó que pelearían por que Ignacio Aguado fuera presidente y Villacís, alcaldesa. También lo intentaron con Juan Marín en Andalucía. Lo que está por ver es si en ese 'intercambio de cromos' podrían estar, por ejemplo, Castilla y León y el consistorio madrileño.

En Murcia, la derecha

El PSOE también fue primera fuerza en esta región. Y es en otra en la que Ciudadanos tiene mucho que decir. Más bien todo. Sin embargo, dirigentes del partido naranja ven muy difícil el acuerdo con los socialistas (a pesar de que con los seis diputados naranjas alcanzan los 23 que fija la mayoría absoluta). Todo apunta a que en esta comunidad habrá una reedición del pacto andaluz. Populares y naranjas están a uno de la mayoría, por lo que necesitarían el respaldo de Vox para formar un Gobierno en el que probablemente el partido de Santiago Abascal se quedará fuera.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios