HA ESTADO A 44 VOTOS DE PERDER LA ALCALDÍA

Gordillo amenaza con "tinieblas" a los que no le votaron y dará casas gratis a los que sí

El alcalde de Marinaleda promete miseria para todos aquellos que votaron en su contra y "recompensa" para sus fieles. Se compromete a cerrar la única empresa privada del pueblo

Foto: Juan Manuel Sánchez Gordillo, en un acto político en Cataluña. (EFE)
Juan Manuel Sánchez Gordillo, en un acto político en Cataluña. (EFE)

“¡Que se atengan a las consecuencias! ¡Vamos a ser duros!”, grita Juan Manuel Sánchez Gordillo en su discurso de celebración de la victoria en las elecciones de Marinaleda. “¡Aquella gente que da la cara por este proyecto va a tener recompensa! ¡Y el que no dé la cara no va a tener recompensa, va a ser destinado a las tinieblas si hace falta!”, explota el alcalde en una amenaza clara, sin tapujos, a la formación Avanza Marinaleda, que se ha quedado a solo 44 votos de arrebatarle la alcaldía. Gordillo también señala, por supuesto, a los 847 traidores que votaron en su contra, un verdadero hito en el ‘pueblo comunista’ de Andalucía, gobernado con puño de hierro y absoluto control social desde 1979.

Y qué mayor recompensa para sus fieles, en estas horas tan bajas, que darles el bien más preciado de Marinaleda: vivienda gratis y trabajo asegurado, las joyas de su célebre economía comunista. “Vamos a seguir soñando con la utopía, vamos a seguir haciendo viviendas. ¡Eso sí, las viviendas primeras van a ser para aquella gente que más dio la cara por este proyecto!”, y en este momento su audiencia, casi un centenar de vecinos, irrumpe en un estruendoso “síii”, en ovación y en cánticos de “Gordillo, Gordillo”, para celebrar que los próximos pisos gratis serán para ellos, nada de baremos por necesidad familiar si no puro clientelismo político reconocido en abierto.

“Vamos a seguir dando empleo, y el primero que tiene que desaparecer es ese de ahí [y señala la nave de la conservera Los Lugares, la única fábrica privada que se ha atrevido a abrir en Marinaleda] y llevarse ahí [señalando hacia los dominios de la cooperativa Humar, agencia de colocación del ayuntamiento desde hace casi 30 años]”.

“¡Le vamos a cerrar la nave, le vamos a quitar la nave!”, prorrumpe Gordillo, otra vez desatado, anunciando a bombo y platillo que de forma arbitraria, sin ajuste a ninguna irregularidad, piensa echar del pueblo a Los Lugares para que nadie en toda Marinaleda más que el ayuntamiento sea capaz de ofrecer trabajo a sus habitantes. Sus fieles reciben con otra ovación tremenda el anuncio. Solo en Marinaleda se entiende como algo lógico que el alcalde prometa, como proyecto de legislatura, cerrar la empresa más grande del municipio, que en su día dio trabajo a 70 personas. Y que la gente lo celebre.

¿Qué ocurrirá desde ahora con los 847 vecinos que osaron hacer frente al régimen de Gordillo? Nadie lo sabe, pero desde el lunes son oficialmente traidores. “Los marinaleños que dicen enhorabuena [por el gran éxito de Avanza Marinaleda] más tarde dirán ‘enhoramala’. Es la traición más grande que se puede hacer a un pueblo, que es votar a gente que no ha hecho nada por este pueblo. Nosotros hemos obtenido la mayoría y vamos a seguir mandando. (…) Aquellos que ahora se ríen mañana tendrán que empezar a llorar”, dice el alcalde, visiblemente desmejorado tras una larga convalecencia por un ictus.

Juan Manuel Sánchez Gordillo, en su despacho de alcaldía en Marinaleda. (EFE)
Juan Manuel Sánchez Gordillo, en su despacho de alcaldía en Marinaleda. (EFE)

“Nos nos gusta que inciten el odio hacia nosotros, es algo que debemos denunciar públicamente”, reacciona Avanza Marinaleda, todavía asombrado por el nivel de bilis vertido por Gordillo, más incluso de lo que suele ser habitual en él al hablar de sus enemigos políticos. Varios concejales electos de Avanza son, de hecho, antiguos colaboradores de Gordillo hartos de la deriva que ha tomado el municipio en los últimos años.

"Nos preocupa por nuestras familias. Tenemos gente mayor y niños que pueden quedar marcados", protestan desde Avanza Marinaleda

“Nos preocupa no por nosotros, sino por nuestras familias. Tenemos gente mayor y niños que pueden quedar marcados. Sabíamos que hacer frente a Gordillo podía tener consecuencias, hemos sufrido una campaña muy sucia por su parte, pero vamos a seguir firmes y denunciaremos todas las injusticias. Por primera vez, Marinaleda va a tener una oposición fuerte”, avisan. Esta legislatura, el consistorio se dividirá entre los seis concejales de Adelante de Gordillo y los cinco de Avanza. PSOE y PP se han quedado sin representación.

El alivio de los 847 votantes de Avanza es que, 'a priori', nadie sabe quiénes son. “Todos fueron con las papeletas preparadas desde casa, nadie se atreve a cogerlas en el colegio por miedo. Tuvimos que repartirlas casa por casa y encima aguantar que Gordillo dijera que estábamos engañando a la gente. Él no es la izquierda, la izquierda siempre está abierta a regenerarse y es democrática. Si no está para llevar el pueblo, que dé un paso atrás y no nos eche la culpa de su mala gestión. Esto es más propio de un régimen dictatorial que de un pueblo democrático”, sostienen.

Elecciones Municipales y Autonómicas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
108 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios