JUAN RAMÓN AMORES ARRASA EN LA RODA

El primer alcalde con ELA logra el 50% de votos: "Ni siquiera tendría que estar aquí"

En 2015, un médico le dijo que le quedaban tres años de vida y que fuera haciendo el testamento. Hoy es un referente en la lucha contra la ELA y admirado en Castilla-La Mancha

Foto: Juan Ramón Amores, alcalde de La Roda, este martes en Madrid. (David Brunat)
Juan Ramón Amores, alcalde de La Roda, este martes en Madrid. (David Brunat)

Juan Ramón Amores (Albacete, 1977) ha sido uno de los candidatos más votados de España en estas elecciones municipales. Ha logrado el 50% de papeletas para el PSOE en La Roda (15.515 habitantes) y ha desalojado al Partido Popular de la alcaldía después de 32 años de gobierno ininterrumpido. El hecho ya de por sí es histórico en esta pequeña ciudad albaceteña, famosa por sus dulces 'miguelitos', pero lo es más si cabe porque Amores, dice él sin pudor, "ni siquiera tendría que estar aquí hoy". Así se lo comunicó un médico en noviembre de 2015: "Tienes esclerosis lateral amiotrófica. Te quedan tres años de vida. Ve preparando cuando puedas el testamento vital y déjalo todo cerrado". Casi cuatro años más tarde, Amores, pura energía a pesar de sus secuelas físicas, llega para romper una barrera muy simbólica: convertirse en el primer alcalde de España que padece ELA.

Desde aquel verano de 2015 en que Amores empezó a notar flojera en las piernas cuando montaba en bicicleta, su vida se ha convertido en una increíble montaña rusa emocional. Por un lado, el terror de ver avanzar sobre su cuerpo una enfermedad mortal que no tiene cura. Por el otro, la felicidad de alcanzar grandes retos profesionales: primero, ser designado director general de Deportes de la Junta de Castilla-La Mancha. Y ahora, tomar el bastón de mando de su pueblo. El colofón a estos tres años de vértigo tendrá lugar este viernes, cuando recibirá la Medalla de Oro de Castilla-La Mancha por su gran espíritu de superación y su trabajo por visibilizar a los enfermos de ELA.

Juan Ramón Amores, en un acto de campaña. (Lacerca.com)
Juan Ramón Amores, en un acto de campaña. (Lacerca.com)

"Las personas que sufren esta enfermedad hasta ahora se escondían en casa, no es agradable que la gente vea cómo degenera tu cuerpo. Por suerte, eso está cambiando. Yo hoy estoy peor que hace tres años, pero me gusta que la gente lo vea para que se una a la lucha y entienda que esto le puede tocar a cualquiera. No me avergüenzo de pedir ayuda y estoy todo el día en la calle. Vivir el día a día ha sido fundamental. Creo que deberíamos enseñar a nuestros niños a disfrutar más de los momentos cotidianos, de los amigos y de la familia, en lugar de competir y esa obsesión con planificarlo todo. Me dijeron que tenía que ahorrar todo lo que pudiera para la jubilación, ¿y ahora para qué quería yo ahorrar tanto?", dice el nuevo alcalde de La Roda.

"Me dijeron que tenía que ahorrar todo lo que pudiera para la jubilación. ¿Para qué? Tenemos que aprender a disfrutar de lo cotidiano"

Amores cita su propia experiencia para mostrar las vueltas que puede dar la vida. El 14 de octubre de 2015, la Junta de Castilla-La Mancha le ofreció la dirección general de Juventud y Deportes, solo un mes después de estrenarse como jefe provincial de esa área en Toledo. El ascenso fue motivo de gran celebración y estupendas expectativas de futuro. Solo 30 días más tarde, el 13 de noviembre, un médico le dijo que se olvidara de todo porque le quedaban tres años de vida. “Pasé de la cresta de la ola a estar perdido en la inmensidad del océano. Hablé con mi consejera y le presenté la dimisión. No quería ser un estorbo ni que nadie tuviera que tirar de mí cuando la enfermedad avanzara. 'Mejor dejarlo ahora que acabo de empezar', le dije. Pero su respuesta y la de Emiliano García-Page fue la contraria. ‘Estás haciendo un gran trabajo, ya iremos viendo en el futuro".

Juan Ramón Amores, en un acto junto a María José Rienda, presidenta del CSD. (D. B.)
Juan Ramón Amores, en un acto junto a María José Rienda, presidenta del CSD. (D. B.)

Amores ha ido perdiendo capacidad motriz a lo largo de este tiempo, pero sigue hablando con fluidez y su cabeza va a mil revoluciones. Este martes, sin apenas haber dormido desde el domingo y con el teléfono móvil echando humo, el nuevo alcalde de La Roda se acercó a Madrid a respaldar la presentación de un torneo de golf, el Circuito Seve Ballesteros PGA Tour, y regresó a La Roda (460 kilómetros ida y vuelta) para continuar una jornada llena de compromisos.

Y eso que en noviembre pensó que había llegado la hora, esta vez sí, de bajarse del tren. "Me pasé un mes ingresado en el hospital por una infección respiratoria y pensé que ya me iba a quedar KO, porque los músculos respiratorios son lo que más hay que cuidar. Pero lo superé y tengo incluso más fuerza que antes. Hoy sigo yendo a rehabilitación y duermo con una máquina para que mis músculos descansen".

Si me hubiera encerrado en casa a llorar, nunca habría conseguido nada de lo que estoy tan orgulloso

¿En qué momento se le ocurrió a una persona que no puede hacer planes de futuro presentarse a la alcaldía de su municipio? Amores responde sin pestañear: por el mismo motivo que una persona sana puede sufrir en cualquier momento un accidente o recibir un bofetón de realidad como el que le dio a él su médico. “Si me hubiera encerrado en casa a llorar nunca habría conseguido nada de lo que hoy estoy tan orgulloso, como es ser un referente para personas que lo están pasando muy mal. Nadie sabe si estará vivo mañana, así que cuando vi que tenía fuerzas para intentar ser alcalde, me dije 'a por todas".

Se decidió 24 horas antes

Todo empezó tras la crisis abierta en la agrupación socialista de La Roda tras las elecciones de 2015. "Tomé la secretaría general del PSOE como persona de consenso, pero nunca imaginé que estaría en condiciones de liderar la campaña en 2019. Solo quería dejarle a mi sucesor una estructura y un programa fuerte. Pero se acercaba la fecha y todos me decían 'tienes que ser tú, no hay nadie mejor para liderar el proyecto'. El plazo terminaba un domingo y ese sábado me decidí. Le pregunté a mi familia si ellos me veían bien, y mi padre me dijo una frase que me convenció: 'Si no lo intentas, nunca sabrás si hubieras sido capaz".

Y vaya si lo logró. "Me ha votado el 50% de la gente y aún no lo asimilo, estoy muy feliz. Después de todo lo que he vivido estos tres años, es algo increíble. Desde ahora, la ilusión se convierte en responsabilidad. Ya tengo ganas de empezar a trabajar".

Amores se enfrenta a una deuda municipal de 13 millones de euros, pero el eje social será la bandera de su mandato. Su primera medida: instalar corazones metálicos por todo La Roda para recoger tapones de plástico por la investigación científica. "Empezaremos con uno, pero mi idea es poner 20 si hace falta, y junto a los colegios. ¿Te imaginas un pueblo lleno de corazones? Que los niños vayan con sus libros y con una bolsa de tapones solidarios. Ese dinero lo gestionará el consejo local de asociaciones. Si un día una niña necesita una silla de ruedas, ahí está ese dinero para ayudarla. Esa solidaridad, esa empatía, no cabe en ninguna partida presupuestaria. Si conseguimos implicar a la ciudadanía, el dinero que cuesten esos corazones de metal será lo de menos".

Su primera medida social será instalar corazones por todo el pueblo para recolectar tapones de plástico para la investigación médica

Es una paradoja, pero esa misma enfermedad que va paralizando poco a poco sus músculos es la misma que ha imprimido toda la energía que nunca había tenido en su vida. "Yo era perezoso, tirando a débil, me costaba tomar decisiones. El día que me dolía una muela pensaba que tenía una enfermedad grave. Y, sin embargo, cuando la tuve de verdad me convertí en otra persona distinta, fuerte, decidida y con ganas de hacer todo", confiesa Amores.

Juan Ramón Amores se abraza a Emiliano García-Page en un acto. (Entomelloso.com)
Juan Ramón Amores se abraza a Emiliano García-Page en un acto. (Entomelloso.com)

"El pueblo ha entendido ese mensaje y se ha sumado a mi ilusión por hacer de La Roda el lugar con más empatía de Castilla-La Mancha. La gente estaba dormida, resignada a lo mismo de siempre, y ahora ven que llega alguien con ilusión y compromiso, que no sabe adónde va a llegar pero que cuando se levante por la mañana, si es que se levanta, irá a conseguir lo mejor para su pueblo. Quiero que la gente vea que a pesar de las dificultades sigo dejándome la piel. Me tienen que atar los zapatos y tengo dificultad para andar, muy bien, pero en corazón y cabeza no me va a ganar nadie. Sé que aún puedo ser útil a la sociedad y voy a darlo todo hasta el último instante", exclama.

Amores lanza finalmente un aviso a los alcaldes recién elegidos: deben salir a la calle si quieren prosperar. "Les aconsejaría que se preocupen por las personas, por las débiles pero también por las fuertes. Si no nos interesamos por nuestros vecinos, no sabremos dónde están las debilidades de una sociedad. Hay que empatizar, imprimir solidaridad. La política tiene que volver a ser humana. Que no hagan lo que hice yo, que no vean una mesa de personas que recaudan fondos para una enfermedad y den la vuelta a la manzana para no informarse de qué hacen. Aunque no tengas una moneda que dar, escúchales".

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios