ESTE MARTES, EJECUTIVA DEL PSM

El PSOE analiza ya cómo encajar el fiasco de Pepu y el futuro incierto de Gabilondo

El exseleccionador de baloncesto, novel en política, tendrá que aprender a lidiar en la oposición. Todos piensan que la oportunidad de Gabilondo era esta y que no seguirá a medio plazo

Foto: Pedro Sánchez, con Pepu Hernández (izquierda) y Ángel Gabilondo. (EFE)
Pedro Sánchez, con Pepu Hernández (izquierda) y Ángel Gabilondo. (EFE)

Las derrotas siempre generan incertidumbres. Y aunque el PSOE ganó las elecciones en la Comunidad de Madrid, las matemáticas son inequívocas: el bloque de la izquierda no ha sumado y Ángel Gabilondo verá con toda seguridad cómo PP, Ciudadanos y Vox pactan para conformar un Gobierno que permitirá que la derecha siga instalada en la Puerta del Sol. Y van 24 años en la oposición. En el ayuntamiento de la capital, la otra plaza importante, los resultados han sido malos. Una vez más. La baza sorpresa de un novel en política, de otro independiente, apuesta personal de Pedro Sánchez, tampoco ha cuajado. Pepu Hernández liderará así un grupo municipal que ha sido relegado a cuarta fuerza en el pleno municipal. Y van 30 años en la oposición.

El PSOE analiza ya cómo encajar el fiasco de Pepu y el futuro incierto de Gabilondo

El Partido Socialista de Madrid analiza este martes por la tarde los resultados madrileños y el futuro de los dos candidatos. El de Ángel Gabilondo es muy incierto. Sobre todo después del que el optimismo desembocara en una decepción que se puede volver depresión. El de Pepu también, ya que aunque no se esperaba un grandísimo resultado, sí se confiaba en sumar con Manuela Carmena y que el entrenador de baloncesto se fogueara en su primera aventura política en un Gobierno de coalición. Mucho más fácil que hacerlo en la oposición. Habrá que ver por tanto cómo encajan ambos en una legislatura que se vaticina complicada.

En principio, Ángel Gabilondo, como primera fuerza, quiere intentar formar Gobierno. Es una quimera, pero servirá para retratar todas las opciones. Su equipo ya ha mandado una carta al resto de grupos con representación en la Asamblea de Madrid. "No renunciamos a gobernar", señaló la noche del domingo tras conocer los resultados de las elecciones. "Yo vine aquí para aglutinar fuerzas y además voy a intentarlo. Voy a hablar con los candidatos de los otros partidos para ver qué planes tienen en la comunidad. Si ya ellos han quedado en otra cosa, nos lo dirán con toda confianza", sentenció. No servirá de mucho. Salvo sorpresa mayúscula de última hora, el veto de Ciudadanos al PSOE se mantiene e Ignacio Aguado ya trabaja para ser vicepresidente de un Ejecutivo de coalición con el PP y si puede ser sin Vox.

Por eso el futuro de Gabilondo, a medio plazo, es bastante incierto. "Esta era su oportunidad. Era el momento. Era el mejor candidato, en la cresta de la ola por el tirón de Pedro Sánchez en las generales, con una derecha fragmentada. Pero no ha sido posible. Por eso es lógico que se abra un periodo de reflexión", coinciden en señalar varios diputados autonómicos socialistas. Teniendo en cuenta sobre todo que con seis grupos en la Asamblea de Madrid y un Gobierno en coalición que a veces será de difícil encaje, se espera "una legislatura bronca". Es decir, quizás otro perfil para liderar la oposición.

La candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)
La candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

Gabilondo cuenta con todo el beneplácito de la dirección nacional. "Si yo no obtengo el apoyo, lo que tengo que hacer es poner a disposición del partido la candidatura para ver quién puede configurar una nueva alternativa en Madrid, porque yo ya he tenido dos posibilidades en el caso de que no vaya bien, que no lo espero, y lo lógico es ponerme a disposición del partido", señalaba Gabilondo en una reciente entrevista en El Confidencial preguntado si se quedaría otros cuatro años en la oposición si no lograba conformar Gobierno. "Si me eligen los ciudadanos para estar en la Asamblea, yo estaré ahí, hasta que otros vean que sea mejor que abra espacio a otra alternativa", sentenciaba.

Todas las fuentes consultadas señalan que lo lógico es que Gabilondo no acabe la legislatura. "Es muy probable que no acabe 2019 en la Asamblea de Madrid". En primer lugar, porque algunos creen que Pedro Sánchez le puede reclamar para otros menesteres en el Gobierno de la nación. Y si no fuera así, porque como con toda seguridad no será el candidato en 2023, sería lo normal que a lo largo de la legislatura se vaya produciendo el relevo. "Es pronto para saber qué pasará y si ese relevo será inmediato o a largo plazo", señala otro diputado regional, mucho más prudente. "Habrá que esperar al 11 de junio", que es cuando se constituye la Asamblea de Madrid. Y al 3 de julio, la fecha tope para formar Gobierno.

Luego está la 'cuestión Pepu', como la llaman algunos dentro del PSOE. No se esperaban grandes resultados, "pero el agujero se ha producido en Madrid capital, un agujero que también perjudicó las aspiraciones electorales de Gabilondo en la Comunidad de Madrid". Y es que los datos son claros. En toda la comunidad, Gabilondo obtuvo 880.000 votos (72.000 más que en 2015), de los que 418.616 se recogieron en la capital. Pero los 418.616 votantes de la capital que apoyaron a Gabilondo en la urna de la comunidad no hicieron lo mismo en la urna del ayuntamiento. Pepu solo obtuvo 223.582 apoyos (25.700 menos que en 2015 y casi 200.000 menos que Ángel Gabilondo).

No se esperan grandes críticas en la ejecutiva de hoy, pero sí los primeros mensajes de que hay que dar de una vez por todas un golpe de timón en la plaza de Madrid. Los socialistas no ganan en ninguno de los 21 distritos de la capital desde 2011, cuando ganaron en Puente de Vallecas. "Hay que tener en cuenta que el icono Carmena desaparece y la izquierda se queda huérfana de un referente. Con Carmena no había nada que hacer, pero ahora...", señala un dirigente socialista que conoce muy bien los entresijos de la agrupación capitalina. La clave es cómo encaja Pepu cuatro años en la oposición y si puede ocupar ese espacio que deja Carmena. "No hay que olvidar que la apuesta de Pepu no era para ganar sino para sumar lo suficiente con Carmena y gobernar juntos esta legislatura. No es lo mismo en el Gobierno que en la oposición".

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. (EFE)
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. (EFE)

Otro de los factores a analizar es si hay que echar toda la culpa de la debacle a Pepu. "Vamos a ser honestos, sería de hipócritas centralizar todo en Pepu". Aquí, las fuentes consultadas señalan varias causas. La primera, la oposición tibia y en algunos momentos ambigua que se ha hecho estos cuatro años en la legislatura. La segunda, la dirección regional y madrileña, "que en muchos momentos ha dado por perdida la capital y no ha sabido empujar en esta plaza que tanto se nos resiste". Y en tercer lugar, el equipo que ha acompañado a Pepu, que algunos recuerdan que fue el mismo que tuvo Antonio Miguel Carmona en 2015. "Vamos a repartir las culpas".

Habrá que ver por tanto si el novel Pepu, inédito en política, acaba el curso político que ahora se inicia. También dejó claro en su entrevista con este diario que su compromiso, "con el partido y con Madrid, desde el primer momento, es para cuatro años, me pongan donde me pongan los madrileños. Yo he venido a ayudar". De momento, sus rivales políticos esperan de él un papel importante. Aunque se trate más bien de un brindis al sol. La candidata de Ciudadanos al Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, que pactará con toda seguridad con el PP y que será vicealcaldesa, invitó este lunes a Pepu Hernández a que la apoyara en el consistorio, tras asegurar que ella nunca ha puesto un "cordón sanitario" a los socialistas y destacando que el exseleccionador de baloncesto puede ser "perfectamente una parte activa".

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios