El bulo del día: Pablo Iglesias e Irene Montero no han mostrado su apoyo a Nicolás Maduro

Varios mensajes en Twitter muestran una fotografía de los dos diputados de Unidas Podemos deseando que Maduro "resista" tras el levantamiento militar de Juan Guaidó

Foto:

La batalla política de las elecciones generales terminó hace dos semanas pero eso no quiere decir que sea el final. Los comicios municipales y europeos están ya a menos de dos semanas y los bulos siguen moviéndose a la velocidad de la luz por redes sociales como Twitter o Whatsapp.

Uno de los más llamativos ha implicado esta vez al líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, y a la diputada Irene Montero de nuevo en el conflicto venezolano. Según se pudo observar en algunas cuentas, ambos habrían publicado una fotografía con una pancarta donde animaban al presidente venezolano a "resistir" tras el alzamiento militar de Juan Guaidó.

Pero lo cierto es que ni Irene Montero ni Pablo Iglesias han demostrado su apoyo a Nicolás Maduro públicamente en sus perfiles de redes sociales durante los últimos días.

Las imágenes, tal y como ha podido desmentir el Proyecto Comprobado, corresponden a fotomontajes realizados a partir de dos fotos que sí se publicaron en 2015, donde los políticos mostraban su apoyo a Rodrigo Avilés, el estudiante chileno al que un policía hirió durante una manfiestación en mayo de 2015. En los carteles originales puede leerse el hashtag #FUERZARODRIGO.

¿Qué es Comprobado?

El Proyecto Comprobado es una iniciativa entre redacciones españolas de diferentes tamaños, soportes y líneas editoriales que se han unido para luchar contra la desinformación en la campaña de las elecciones generales.

Está coordinado por Maldita.es y First Draft. Además de El Confidencial, también participarán en este proyecto RTVE, Agencia EFE, Europa Press, Servimedia, 'eldiario.es', 'Público', 'La Marea', 'El Diario de Navarra', 'El Faradio', 'Politibot', 'Datadista' y 'Newtral'.

Para trabajar todos bajo las mismas reglas, nos hemos dotado de un código de principios. En él, explicamos cómo lo hacemos y qué requisitos éticos y periodísticos cumplimos para adherirnos al proyecto.

Hemos establecido que verificaremos aquello que esté viralizándose y que sea peligroso. Acudiremos siempre a la fuente primaria de lo que estemos verificando y a aquellas que se vean afectadas.

Además, hemos acordado que nuestras verificaciones tienen que basarse en datos o hechos comprobados de manera independiente. El objetivo: asegurarnos de que podemos demostrar al lector que algo es mentira.

Elecciones Municipales y Autonómicas