EL CAMBIO EN LAS CIRCUNSCRIPCIONES ES CLAVE

Los barones del PSOE necesitan mejorar los resultados de Sánchez para repetir

Las elecciones autonómicas no penalizan tanto la fragmentación de la derecha porque las circunscripciones son mayores. Si Vox adelanta a Podemos, peligran gobiernos

Foto: Emiliano García-Page, Javier Lambán, el presidente canario, Fernado Clavijo, y Guillermo Fernández Vara. (EFE )
Emiliano García-Page, Javier Lambán, el presidente canario, Fernado Clavijo, y Guillermo Fernández Vara. (EFE )

La victoria del PSOE en las elecciones generales ha disparado la euforia entre los socialistas. Los 123 escaños de Pedro Sánchez le auguran el Gobierno y el viento de cola para las elecciones municipales y autonómicas de dentro de un mes. Pero hay letra pequeña. El reparto electoral para el Congreso de los Diputados ha penalizado a Vox en circunscripciones pequeñas de Aragón, Castilla-La Mancha, Extremadura y Castilla y León. Pero en elecciones autonómicas, con más diputados en juego, el partido de Santiago Abascal sí entraría en los parlamentos autonómicos si repite cuarto en estas provincias por delante de Unidas Podemos. En caso de repetirse los resultados del 28-A, la suma de las tres derechas alcanzaría la mayoría absoluta en estos territorios. Falta un mes y son elecciones distintas, no comparables, pero los barones socialistas que en el pasado han criticado a Sánchez tienen que mejorar los resultados de este para repetir.

En la Comunidad Valenciana, la candidata popular, Isabel Bonig, obtuvo un 18,88% del voto mientras que el PP en las generales se quedó en el 18,58%. Son el tipo de lecturas internas que hacen los partidos. En Valencia, los comicios no son comparables porque Compromís tiene más empuje en autonómicas que en generales. Y lo mismo ocurre con muchas elecciones locales donde hay marcas propias. En mayo no hay autonómicas ni en Galicia, País Vasco, Cataluña, Andalucía ni la Comunidad Valenciana, las zonas donde peor resultado ha sacado la derecha.

Pero sí hay territorios donde básicamente los partidos que se presentan son los nacionales. Es el caso de comunidades de la España monolingüe, como Castilla-La Mancha o Extremadura. En la primera, Vox ha obtenido 181.142 votos en las generales y solo dos escaños, por Toledo y Ciudad Real. Los restantes 74.000 votos al partido de Santiago Abascal no han conseguido escaño y han perjudicado al PP. Pero con estos mismos resultados, en las elecciones autonómicas del 26 de mayo, obtendría cinco escaños mientras que Podemos solo uno. El bloque de la derecha obtendría 19 diputados autonómicos y el de la izquierda, 14 escaños, pudiendo desbancar de esta forma a Emiliano García-Page del Gobierno autonómico.

En Extremadura, pasaría algo parecido. El PSOE ha obtenido cinco escaños en las generales y PP, Ciudadanos y Vox suman otros cinco. Pero con estos resultados y el reparto de escaños de las autonómicas, un hipotético pacto de las derechas quedaría a un diputado de la mayoría absoluta. En las autonómicas, Badajoz reparte 36 escaños y Cáceres, 29. Ahí la fragmentación no penaliza tanto, igual que le ha pasado a la derecha en las grandes circunscripciones nacionales. En Aragón, PSOE y Podemos sumarían 31 escaños y PP, Ciudadanos y Vox, 36, aunque quedaría la incógnita del comportamiento del Partido Aragonés (PAR) y la Chunta, formaciones regionalistas que no se han presentado a las generales pero sí van a hacerlo en las autonómicas.

La clave reside en que en las elecciones de mayo las circunscripciones reparten más escaños. Incluso en Castilla-La Mancha, donde Dolores de Cospedal aprobó una ley que recortaba el número de diputados y que estaba pensada para beneficiar al PP, pero que acabó dando la victoria a PSOE y Podemos porque en 2015 Ciudadanos restó voto a los populares sin llegar a entrar. Al efecto de que la fragmentación de la derecha no le penaliza en circunscripciones más grandes se une que en estas comunidades Vox ha quedado por delante de Unidas Podemos, lo que le permitiría llevarse el último escaño en lugar de la formación morada. Por ejemplo, en unas autonómicas en Castilla y León con estos mismos resultados, Vox obtendría nueve escaños y Unidas Podemos, seis.

En clave interna, los partidos comparan resultados en autonómicas y generales para medir su poder

Tradicionalmente, el PSOE ha obtenido mayor porcentaje en elecciones autonómicas en sus feudos que en las generales. Los barones esgrimen su poder alegando esto. En un mes se verá si es así. Los barones, que criticaron el acercamiento de Sánchez al independentismo catalán para sacar adelante sus Presupuestos, cuentan además con la movilización del PSOE y es previsible que el PP pueda verse lastrado por sus malos resultados en las generales y que entre los votantes de Vox pueda haber decepción por no haber cubierto las expectativas que ellos mismos pusieron.

Tras conocerse los resultados de las generales, el presidente extremeño, Guillermo Fernández-Vara, destacó el logro y reafirmó que el PSOE "como ayer, como hoy y como siempre" está "al servicio de España y de los españoles". "Si se repiten estos resultados, Ciudadanos tendría la clave porque va a poder elegir socio", explica una fuente popular. En el mapa autonómico, hoy teñido de rojo, queda aún por jugar.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios