polémica investidura en el consistorio marbellí

Bernal, nuevo alcalde marbellí: "Tuve miedo de que me tiraran tomates tras ser investido"

La investidura del nuevo alcalde del consistorio marbellí ha salido adelante gracias a un cuatripartido de izquierdas. Ha renunciado al escolta y anuncia importantes bajadas de sueldos

Foto: José Bernal, nuevo alcalde de Marbella gracias a un cuatripartito de izquierdas. (A. de la Gama)
José Bernal, nuevo alcalde de Marbella gracias a un cuatripartito de izquierdas. (A. de la Gama)

El nuevo alcalde de Marbella es un cuarentón con cara de niño, que no tiene pelos en la lengua. Hasta la semana pasada daba clases de Historia en el instituto Victoria Kent. Y en pocos días ha pasado a ser parte de la historia de su propia ciudad tras desbancar al PP del sillón consistorial. José Bernal (“Pepe”, como le llaman en el pueblo) nació en una cuna humilde: “Mi familia no sabían leer ni escribir. Sólo hablaban de trabajar y no se discutía de política”. Su padre era “polvero” de profesión y tenía un bar. “La Paz, se llamaba en honor a mi madre y en los tableros de esas mesas yo aprendí a escribir por las noches. Eran tiempos duros, que ahora mi hijo no tendrá que pasar”. Bernal está casado y tiene un pequeño de tres años, al que ya intenta inculcarle los valores de la humildad como seña de identidad: “Hoy cuando salí a la calle me querían poner escolta y dije: Yo no la necesito. Quiero llevar mi vida como hasta ahora. Así soy yo”.

PREGUNTA. ¿No le veremos pronto viviendo en un “casoplón” como el de Gil o el de Ángeles Muñoz?

RESPUESTA. Jamás veréis nada ostentoso en mi vida. Vivo en un piso con mi familia y ahí están mis declaraciones de la renta. Precisamente la anterior alcaldesa ha caído de su sillón por la ostentación y el alto nivel de vida del que ha hecho gala, así como de una dosis de soberbia y prepotencia de no querer dialogar con los que tenía a su lado.

P. Pero lo cierto es que en la ciudad hay temor: Algunos empresarios de Marbella bromean diciendo que van a tener que aprender “La Internacional” para negociar con ustedes…

R. Esos comentarios sólo responden a la política del miedo que ha infundido el PP ante la “rabieta” que se han cogido por no seguir gobernando. Es un discurso fácil. Pero yo quiero dejar bien claro que el gobierno que voy a presidir va a abrir la ciudad a los inversores serios, en contra del discurso que el PP ha difundido de que el cuatripartito ahuyentará los grandes proyectos. Todo lo contrario: ya hemos empezado las reuniones con empresarios e inversores. Lo primero que me han pedido es que, por favor, desbloquee la situación en la que se encontraban las inversiones privadas en el Ayuntamiento, donde se les ponían obstáculos de todos los colores y no salían inversiones importantes porque no se han sabido gestionar, y así se han paralizado los grandes proyectos.

P. Por ejemplo, el del Puerto de la Bajadilla, del Jeque Althani.

R. Pues sí. Estamos estudiando en qué situación se encuentra y por qué está bloqueado. Si el jeque y sus socios siguen interesados, les obligaremos a ejecutar el proyecto. Si no es así, ya hay nuevos inversores nacionales que están interesados en llevar a cabo este puerto y estos grandes inversores no tienen precisamente ningún miedo al nuevo ayuntamiento.

Los sueldos se van a bajar. Lo que sí está claro es que hay que rebajar los salarios de los cargos de confianza

P. No me negará, señor Bernal, que lo van a tener ustedes un poco ajustado con ese 14 PSOE, IU,OSP, CSSP contra los 13 PP…

R. Bueno, aún no hemos empezado y ya nos están criticando ferozmente desde el PP. Somos un gobierno que todavía no ha empezado a rodar. No es justo. Yo voy a pedir a los populares una oposición contundente y dura hacia mi persona, pero no devaluando la imagen de Marbella, porque eso perjudica a la ciudad. El talante de ellos ha sido tan de soberbia que ni siquiera quisieron hacerse la foto protocolaria que se ha hecho siempre que se cambia de signo político un Ayuntamiento. Salieron de sus sillones echando pestes del pleno.

P. Precisamente esa sala de plenos, señor Bernal, ha vivido espectáculos muy denigrantes para la democracia…

R. Efectivamente, este salón es como si estuviera enfermo. Se nos ha ocurrido reformarlo. En un par de meses haremos obra para agrandarlo para que entre luz y sanearlo. Porque queremos que este consistorio sea realmente la “Casa del Pueblo”. Hemos configurado la figura del “Concejal 28” para que sean los mismos ciudadanos los que hagan sus peticiones allí.

P. ¿Qué va a ser lo primero que hará cuando se siente en su sillón municipal?

R. Pues empezar a ver con qué nos encontramos. Los 46 millones de superávit de los que presumía el anterior equipo de gobierno sólo son una verdad a medias. No está en líquido en las arcas municipales y ahora toca ser excesivamente austeros y recortar por donde se estaba derrochando para disponer de los máximos recursos para hacer más con menos.

P. Se embarca usted en este mandato con tres compañeros de viaje: IU, OSP y Costa del Sol Sí Puede, que apoyará, pero no participará en el gobierno municipal… Mucha tela, ¿no?

R. Esa es la equivocación. No somos un cuatripartito, somos una coalición, un “grupo de izquierdas” igual que el PP era un grupo gubernamental, nosotros somos ahora otro. Que no intenten distorsionar la realidad, porque yo confío en mis compañeros de gobierno. Pero aún confío más en el programa que hemos consensuado con ellos.

P. ¿Va a ser factible el cumplimiento de los puntos del plan que han pergeñado? Algunos ya lo tachan de inviable…

R. Han sido muchas horas de negociación y consenso. Y esperamos poder llevar a cabo el proyecto. Pero, fíjese lo que le digo, si no fuera así y el programa no se termina cumpliendo, por los motivos que sea, entonces entenderemos que no hemos acertado. Yo no voy a esperar a una moción de censura de nadie, seré el primero en dar un paso al lado. Porque Marbella no se merece más escándalos.

P. Pero esa premisa ya se la han puesto sus socios de gobierno, los independentistas de OSP: revisar el pacto pasados los dos años…

R. OSP priorizó en sus negociaciones la renegociación de la deuda con la Junta de Andalucía, que es de 76 millones, y en ello ya estamos. El pacto ha incluido también la cesión del Plan Guadaiza a Opción Sampedreña. Los suelos que queda por desarrollar en el PGOU de Marbella vamos a revisarlos también.

En el Ayuntamiento hemos configurado la figura del 'Concejal 28' para que sean los mismos ciudadanos los que hagan sus peticiones allí

P. En las negociaciones que llevaron a cabo, tengo entendido que Podemos quería que ustedes se bajaran hasta un tercio los sueldos.

R. Sí, se van a bajar. Los sueldos serán acordes con los de los técnicos del propio Ayuntamiento. Lo que sí está claro es que hay que rebajar los salarios de los cargos de confianza. Ahí vamos a ser muy contundentes.

P. Mientras se produjo la investidura hubo mucha tensión en la calle y, como reflejo de esa crispación, caras largas en el interior del pleno…

R. Fue muy fría la sesión constitutiva de nuestra nueva corporación. Nosotros estábamos emocionados y quisimos poner todo el entusiasmo, pero la gente que trajo el PP a la plaza gritaba y se oía arriba y era muy desagradable.

P. La plaza recordaba a la época de Gil con las plañideras en las puertas…

R. (Risas) Muy parecido, sí. Tanto es así que yo tuve miedo de asomarme al balcón por si me tiraban tomates. Pero cuando los políticos del PP se fueron, su gente también y, al salir el nuevo equipo al balcón, tuvimos el calor de los marbelleros.

P. Benahavís y las lindes con Marbella, donde tiene los intereses inmobiliarios la familia de la anterior alcaldesa, han sido uno de sus caballos de batalla…

R. Sí, y quiero resaltar la labor que las plataformas vecinales han hecho. Tanto que han ayudado para que se denieguen los permisos para construir rascacielos, o las movilizaciones en contra de la tala de árboles y ahora en el deslinde estos movimientos vecinales han tenido el mayor protagonismo. El último de ellos surgió para impedir que Marbella cediera la cantidad de tanto suelo al pueblo vecino a cambio de casi nada. Su labor, ejemplar. La alcaldesa los infravaloró en la campaña electoral y no les dio importancia. Y ahora, escriban como quieran escribir la historia, es que David ganó a Goliat.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios