“NADIE HA COMETIDO NINGÚN DELITO”

Un equipo de Ahora Madrid audita las redes de todos los candidatos y sus familiares

La polémica levantada por una serie de tuits antisemitas lanzados por el exconcejal de Cultura en las redes sociales ha obligado a configurar un equipo para revisar y limpiar la actividad digital de los ediles

Foto: Guillermo Zapata, edil del Ayuntamiento de Madrid, durante la rueda de prensa en la que dio a conocer su dimisión al frente del área de Cultura. (Reuters)
Guillermo Zapata, edil del Ayuntamiento de Madrid, durante la rueda de prensa en la que dio a conocer su dimisión al frente del área de Cultura. (Reuters)

Con el objetivo de prevenir situaciones similares a la protagonizada por el exresponsable de Cultura y Deportes en el Ayuntamiento de Madrid, Guillermo Zapata, desde el equipo de comunicación de Ahora Madrid se están fiscalizando las cuentas en redes sociales de los representantes públicos y también de sus familiares directos. Tras el terremoto mediático levantado por el edil, debido a la publicación de unos desafortunados tuits de hace cuatro años en los que hacía humor negro sobre las víctimas del Holocausto, de ETA o de la delincuencia común como las niñas de Alcàsser o Marta del Castillo, se lleva a cabo una labor de auditoría con el foco puesto en la actividad en las redes de todos los integrantes de la lista de Ahora Madrid y allegados.

Guillermo Zapata: "Pido perdón y asumo las consecuencias"

El concejal de Participación Ciudadana y Transparencia, Pablo Soto, la portavoz Rita Maestre y el concejal de Centro, Jorge Castaño, también han sido puestos en la picota por diversos tuits, algunos de ellos con un claro tono amenazador hacia autoridades o representantes públicos. Sin embargo, la conclusión del equipo que ha auditado sus publicaciones es clara: “Ninguna de las personas de la candidatura ha cometido delito alguno”. En el caso de Zapata, la Policía está investigando sus tuits por si fueran constitutivos de delito.

Desde el grupo municipal enmarcan las declaraciones del exconcejal en una cuestión de “ofensa a determinadas comunidades, por lo que se ha tomado la iniciativa desde el propio concejal de tomar las medidas oportunas”, que derivaron en la dimisión de su cargo. Convencidos de que el resto de miembros de la corporación no han incurrido en ningún tipo de delito, una vez revisado todo el contenido de sus cuentas sociales, se limitarán a fiscalizar la actividad de los miembros de la candidatura “para que no se vuelva a repetir” una situación de este tipo en el futuro.

Como resultado de este trabajo, la candidata de Ahora Madrid que ocupaba el puesto número 21 en la papeleta, Alba López, sustituta de Zapata si este renunciase también a su acta, ha tenido que cerrar su cuenta social en Twitter. Un procedimiento similar al del exconcejal de Cultura, que también cerró su cuenta tras la polémica del fin de semana para volver a abrir una nueva desde la que dijo: “Quiero conversar y escuchar a toda la ciudadanía madrileña”.

El cierre de la cuenta de López trata de zanjar así con la polémica despertada por diversos tuits irónicos sobre el trabajo de las fuerzas de seguridad y, especialmente, por uno en el que afirmaba que “en 10 años el machismo ha matado a más personas que ETA en toda su historia, y no veo a UPyD ni al PP tirarse de los pelos”. En la breve biografía de la red social se definía como "Bollera, camionera, desviada, leñadora. Feminazi. Doctorada en el arte de quejarse. Intento de marxista-leninista. Proyecto de Socióloga. En las filas de @UJCE (Juventudes Comunistas)".

Carmena cierra el 'caso Soto'

Pablo Soto y Carlos Sánchez. (EFE)
Pablo Soto y Carlos Sánchez. (EFE)

La número 21 de la candidatura de Ahora Madrid, que acudió a las primarias en la lista que lideraba el militante de Izquierda Unida Mauricio Valiente, también ha cerrado su muro en Facebook. Una de sus publicaciones en esta red social también estaba en el punto de mira, al haber expresado un comentario en el que afirmaba que "Emilio Botín no debería haber muerto tranquilo en la cama, sino en la calle o colgado, como aquellas personas que se suicidaron al ser desahuciadas por su banco”.

La dimisión de Zapata, un gesto que habían pedido en pleno el resto de concejales de la oposición, coloca a otros miembros de su equipo en una difícil tesitura, al obligar a abrir el debate sobre si el contenido de los comentarios polémicos de otros ediles es igualmente motivo de dimisión. Concretamente, sobre el caso de Pablo Soto, quien escribió que “yo no puedo aseguraros que por matar y torturar a Gallardón se vaya a cambiar toda esta historia, pero por probar no perdemos nada”, la alcaldesa ha corrido ya un tupido velo. En opinión de Carmena, "el caso de Pablo es distinto. Él está absolutamente arrepentido, ha pedido perdón y va a insistir en pedir perdón y poder explicar y decir a la sociedad española cómo ha evolucionado en su planteamiento político", según defendió ayer durante una entrevista a la agencia Efe.

El debate está abierto tanto en el seno del grupo municipal como entre la ciudadanía, pero la alcaldesa ha querido diferenciar entre ambos casos y ha cerrado la posibilidad a que se produzcan más dimisiones por este tipo de conductas en las redes sociales. El único cortafuegos diseñado para que no se extiendan estas situaciones a otros ediles pasa por acatar una serie de protocolos preventivos, y en pedir perdón o dar explicaciones. Carmena cree que es suficiente con este sacrificio para cerrar el debate y no quiere que rueden más cabezas. Las exigencias de la oposición, que se enfrenta a un gobierno en minoría, serán determinantes.  

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
38 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios