FRENTE POPULAR PARA LAS GENERALES

El órdago para "abrir" Podemos pone el foco en reclamar un congreso extraordinario

El desarrollo de una nueva hoja de ruta electoral, que permita la articulación de una candidatura de unidad popular con otras fuerzas, centra el debate interno en la formación de Pablo Iglesias

Foto: Pablo Iglesias, durante un mitin el Alicante durante la campaña electoral. (EFE)
Pablo Iglesias, durante un mitin el Alicante durante la campaña electoral. (EFE)

El órdago para “abrir” el partido, lanzado a la dirección de Podemos por las bases más activas, junto a varios diputados y fundadores de la formación, se ha consumado de manera formal bajo el formato de manifiesto. El debate sobre la suma de otros actores políticos y la vuelta a la esencia fundacional de la organización, como movimiento-partido (más participativo y plural) en lugar de partido a secas, ya se visibilizó de forma pública con la salida de Juan Carlos Monedero. Ahora, la latente discusión ha implosionado con el éxito electoral de las candidaturas ciudadanas, divergentes a Podemos en lo organizativo, estratégico y político.

Cada vez son más las voces que reclaman renovar la hoja de ruta aprobada en la asamblea constituyente de Vistalegre con vistas a las generales, lo que pasa inevitablemente por forzar un congreso extraordinario. Desde la plataforma Abriendo Podemos insisten en que “hay que apostar por innovar en la dirección de algunos procesos de desborde municipal (Ahora Madrid, Zaragoza en Común, Marea Atlántica, Barcelona en Comú, etc.), y que si eso supone una modificación necesaria de la hoja de ruta de Vistalegre, “habrá que debatirlo colectiva y democráticamente”.

“Nosotros no estamos proponiendo una receta única ni tampoco hacer una enmienda a la totalidad, sino forzar un proceso de elaboración colectiva lo más amplio posible en el que todos, tanto de dentro de la organización como de fuera, busquemos esa receta”, explica Jónatham F. Moriche, integrante de la lista de Podemos en la Comunidad de Extremadura. La convocatoria de una asamblea general sería una de las opciones deseadas, reconoce, pero dejan el balón en el tejado de la ejecutiva para que definan un “debate formal en las instancias más altas de la organización, con el pleno compromiso de que sea lo más amplio y resolutivo posible, e incluya a todo el mundo”, añade.

Imagen de archivo de la asamblea de Podemos en Vistalegre. (Reuters)
Imagen de archivo de la asamblea de Podemos en Vistalegre. (Reuters)

Como reiteran desde la plataforma crítica, este debate “ya está teniendo lugar entre círculos, ciudadanos, movimientos sociales e incluso partidos, y no queremos proponer a priori ni mecanismos ni fórmulas precocinadas”. De lo que se trata, según añaden, es “de crear una discusión lo más participada posible –a través de medios, encuentros– de manera que lo que salga de la confrontación de estrategias e ideas permita desembocar en procesos de toma de decisiones, procesos formalmente estructurados”.

"Sin pasar por debajo de la mesa"

La prioridad de los impulsores de esta iniciativa es que el debate sobre la unidad popular no se limite a un diálogo entre organizaciones, desde arriba, sino “que incluya a la militancia rasa y a todo el tejido asociativo que está contribuyendo al cambio”. Desde la dirección del partido han reiterado su intención de ceñirse a lo aprobado en Vistalegre, es decir, concurrir con su propia papeleta a las generales, y ofrecer a otros actores sumarse a una candidatura bajo el paraguas de Podemos, extremo que rechazan tanto las mareas gallegas como Alberto Garzón y otras fuerzas de izquierda.

Moriche utiliza la metáfora del futbolín para explicar las exigencias de máximos que plantea Podemos a la hora de articular un frente popular: “Para jugar tienes que pasar antes por debajo del futbolín”, una postura que se niega a reconocer la pluralidad, dice, y que difícilmente aceptarán el resto de fuerzas. “Así no podemos llegar a otoño en las mejores condiciones posibles para propiciar un cambio político. Podemos no puede ser un partido convencional, y quien se mueva no salga en la foto”, lamenta.

El órdago para "abrir" Podemos pone el foco en reclamar un congreso extraordinario

Como recalca Jorge Dodero, secretario General de Podemos Valdemoro e integrante de la lista en la Comunidad de Madrid, “la piedra en el estanque lanzada en el Teatro del Barrio (lugar en el que se presentó el proyecto de forma pública) en enero del año pasado parece haber dejado de producir ondas, y lanzamos otra para recuperar aquel impulso y producir olas que desborden la orilla en la que parecemos estancados”. Desde su punto de vista, existen fórmulas de convergencia que no tengan que pasar obligatoriamente por la convocatoria de un congreso extraordinario: “Un Ahora Podemos podría ser una opción sin necesidad de asamblea extraordinaria”.

La propuesta de Juan Carlos Monedero también evitaría tener que convocar un congreso extraordinario. Su fórmula sería la de Podemos seguida de un guion tras el que incluir otras denominaciones. “No nos hemos definido sobre si esto (la candidatura de unidad popular) debe ser bajo la marca Podemos o con Podemos integrado en una marca diferente, sólo que queremos que se abra el debate”, añade Dodero.

Encuentros en los meses de verano

El propio Pablo Echenique, firmante del manifiesto que exige más apertura a la dirección, recalca que su apuesta de cara a las elecciones generales es que Podemos concurra “con su propio nombre”. Si bien anima “a un debate democrático y abierto sin confrontar con nadie” porque, añade, “es fundamental que Podemos acoja a personas y sectores que aún no se han sumado a esta herramienta de cambio. Los que están son imprescindibles, pero aún falta mucha gente”.

Pablo Echenique, candidato de Podemos en Aragón. (EFE)
Pablo Echenique, candidato de Podemos en Aragón. (EFE)

El candidato de IU, que ya ha iniciado una ronda de contactos para tejer alianzas preelectorales, defendió ayer un “espacio común amplio y cómodo para todos” que debe constituirse antes de las próximas elecciones generales. Tras reunirse con el coportavoz de Equo, Juan López de Uralde, para intercambiar impresiones sobre cómo dar forma a una candidatura de unidad popular, destacó que “allá donde las fuerzas han sido capaces de entenderse, los resultados han sido mucho mejores: la unidad popular es el camino a través del cual la ciudadanía podrá recuperar las instituciones en otoño”. Al igual que las voces críticas en Podemos, remarcó también que para alcanzar el objetivo de lograr la unidad popular que se ha marcado IU de cara a los comicios generales previstos para otoño “será necesario mucho diálogo”.

La intensidad que ha adquirido en el seno de Podemos el debate sobre el modelo de confluencia, así como la inmovilidad de la dirección, que ha tendido la mano pero no ha propiciado ningún tipo de contacto ni reunión, hace pensar a los promotores de esta iniciativa que se producirán otras similares durante los próximos días. Al margen de ello, el manifiesto está abierto a nuevas adhesiones.

Para Abriendo Podemos, el verano será esencial para poder dialogar y discutir, y aunque todavía no hay calendarios definidos, sí existe la voluntad clara de abrir un espacio de reflexión, discusión e intervención “que permita que se escuchen todas las voces”. Se trata de seguir caminando en común, dicen, “haciendo que las diferencias no resten, ni siquiera que sumen, sino que su articulación virtuosa llegue a multiplicar y desbordar gracias a la participación de diferentes actores”, 

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda