YA HAN DIMITIDO LOS DOS CONSEJEROS IMPUTADOS

Rivera se crece y sigue tensando la cuerda: respaldará a Cifuentes si firma su decálogo

A Ciudadanos no le basta con la dimisión de Lucía Figar y Salvador Victoria. Quiere que la candidata del PP a presidir la Comunidad firme el programa anticorrupción que ha diseñado la formación naranja

Foto: El líder de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)

A Albert Rivera no le basta con las dimisiones de los consejeros de Presidencia y Educación, Salvador Victoria y Lucía Figar, para apoyar la investidura de Cristina Cifuentes como presidenta de la Comunidad de Madrid. La formación naranja no cede ni un milímetro a sus pretensiones y exige a la candidata del PP a la Presidencia de la región madrileña que firme el decálogo de medidas que su partido ha diseñado para combatir la corrupción. Es el paso previo para abrir las negociaciones. “Única y exclusivamente si firma ese documento nos sentaremos a hablar”, comentan en conversaciones con El Confidencial fuentes internas de la formación.

Las dimisiones de Victoria y Figar no son suficientes para Ciudadanos

Vídeo: Las dimisiones de Victoria y Figar no son suficientes para C's

 

Cuando recibió la imputación del juez, Figar, una de las populares con más futuro en el partido, supo que presentaría su dimisión para defenderse ante el juez como una ciudadana más. “No quiero aprovecharme ni un segundo de mi aforamiento”, aseguró. Su decisión la hizo pública 48 horas después, cuando las presiones de Ciudadanos a Cifuentes crecían conforme pasaba el tiempo y nadie dentro del partido movía un dedo para retener la Presidencia.

Este jueves por la mañana, Figar convocó a la prensa en la consejería. Allí comunicó su dimisión y entregó toda la documentación relativa a los asuntos que la conducirán directamente a los tribunales. Son contratos firmados por el departamento que ella dirigía con una empresa de la trama Púnica que se dedicaba a posicionar en los buscadores web las noticias sobre la consejería y la política. Fuentes cercanas a la popular aseguran que “en ningún momento” sufrió “ninguna presión de ningún tipo” y que la decisión de abandonar su puesto para facilitar que su partido consiga formar Gobierno “fue personal”.    

Dimiten Victoria y Figar para facilitar la formación de gobierno a Cifuentes

Vídeo: Dimiten para facilitar a Cifuentes la formación de Gobierno

 

Salvador Victoria envió el comunicado donde anunciaba su dimisión cuando supo que su compañera de partido había convocado a los medios para analizar su retirada. El ex número dos de Ignacio González, que esta legislatura ha mantenido un constante pulso con Cifuentes cuando esta dirigía la Delegación del Gobierno, asegura que se marcha para “no ser un impedimento para la configuración de un gobierno del PP en la Comunidad”. Sin embargo, reitera su “honestidad” en todos los aspectos de su gestión como cargo público.

Ciudadanos celebra su primer triunfo en Madrid, pero tienen claro que las líneas rojas que ha marcado no se pueden traspasar. Cifuentes habría querido que los dos consejeros se hubieran apartado de sus cargos nada más conocerse su imputación, pero en una comparecencia pública dejó claro que los únicos que tenían potestad para exigir esa retirada eran el presidente en funciones, Ignacio González, y la presidencia del PP de Madrid, puesto que los consejeros ya dimitidos aún tienen cargos institucionales en el partido.

Un mismo caso medido con dos raseros distintos

El miércoles por la tarde, desde la planta 1 de Génova alentaban a la tranquilidad porque esta segunda tanda de imputaciones de la Operación Púnica era radicalmente distinta a la primera macrooperación donde detuvieron a Francisco Granados y seis alcaldes de la Comunidad de Madrid. “No sé qué implicación han tenido estos alcaldes en Púnica, pero no es por hacer contratos de reputación pagados y fiscalizados como Figar y Victoria. No se pueden mezclar las cosas”, justificaba un estrecho colaborador del PP de Madrid. En octubre, cuando estalló la Púnica, todos los afectados fueron suspendidos de militancia horas después de conocerse su imputación por orden del PP. Esta vez, sin embargo, sólo dimitió a los pocos minutos de conocerse su situación el consejero de Industria de Murcia, Juan Carlos Ruiz, dejando en evidencia al PP de Madrid, donde se corre el peligro de no gobernar.

Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes durante la campaña electoral. (EFE)
Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes durante la campaña electoral. (EFE)

La dirección del PP de Madrid vive sus horas más bajas desde que la presidenta Esperanza Aguirre no consiguiera la ansiada mayoría absoluta en la capital en las elecciones del 24 de mayo. Ese golpe, unido a que Cristina Cifuentes obtuvo un mejor resultado electoral, deja a la expresidenta de la Comunidad arrinconada frente a las voces cada vez más críticas que piden que se aparte de la dirección del partido. Son los mismos críticos que se revolvieron el martes y exigían a gritos la ‘cabeza’ de Figar y Victoria para salvar la de Cifuentes. La sartén la sigue teniendo por el mango, de momento, Ciudadanos.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda