podemos y psoe se verán en terreno 'neutral'

Jornada de posibles pactos: Sánchez come con Rajoy horas antes de verse con Iglesias

En un terreno neutral y de manera "informal". Así será el primer encuentro entre el líder del PSOE y el de Podemos para negociar los pactos poselectorales

Foto: El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, han conversado este miércoles sobre la situación política general y se han centrado en el calendario legislativo. Durante su almuerzo en el Palacio de la Moncloa no han hablado sobre pactos, según han informado fuentes socialistas.

La posibilidad de que PP y PSOE alcancen acuerdos postelectorales es difícil, sobre todo después de que los socialistas hayan dejado la puerta abierta a acuerdos con todos los partidos a excepción del PP, cuyas políticas ha situado como el enemigo a combatir.

Uno de los asuntos principales de este encuentro, que ha durado hora y media, ha sido el calendario legislativo. Apenas faltan seis meses para las elecciones generales y hay poco margen para tramitar iniciativas parlamentarias en las Cortes.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)

Rajoy baraja el 22 o del 29 de noviembre para celebrar las generales, dos fechas que dejarían tiempo para aprobar en septiembre las últimas leyes en tramitación, según han indicado a Europa Press fuentes parlamentarias.

Encuentro con Iglesias

Pese a que ha hecho de la transparencia una de sus banderas, Pedro Sánchez sigue empeñado en cubrir con un manto de silencio y opacidad sus encuentros con los líderes de los partidos emergentes para sondear su disposición a suscribir pactos postelectorales. Si ayer se reunió en secreto con Albert Rivera en un hotel de Madrid, hoy hará lo propio, también en terreno neutral, con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, a una hora que ni el PSOE ni Podemos ha querido precisar.

Podemos, al menos, ha informado de la celebración del encuentro en sí y ha precisado que será "a última hora de esta tarde". Pero los socialistas se han refugiado tras un espeso silencio y no han querido revelar detalle alguno de la reunión. Sánchez, que compareció a mediodía en la sede socialista de Ferraz para presentar una batería de medidas de regeneración política y económica que el PSOE pretende llevar al Congreso en este final de legislatura, se ha limitado a señalar que el líder de Ciudadanos le causó ayer una "buena impresión", y que es bueno que haya "cierta discreción" en todos esos encuentros para crear "un clima de confianza".

Hasta ayer, el secretario general del PSOE no conocía a Rivera. Y tampoco se ha reunido jamás con Iglesias, al que conocerá esta tarde. Ante la insistencia de los periodistas para que diese a conocer algún detalle de su cita con el líder de Podemos, Sánchez ha insistido en que debe ser "discreto" para "generar confianza" con sus interlocutores. "Debo mantenerme fiel a los compromisos adquiridos", ha añadido, pese a que la exigencia de que los encuentros con los líderes de los dos partidos emergentes fuesen secretos ha partido del propio PSOE.

Sánchez contactó con Iglesias el pasado martes 26 de mayo por la tarde con la intención de fijar un encuentro presencial en el que poder formalizar las relaciones entre ambos partidos. Tras una primera conversación de mera cortesía de algo más de un minuto, los líderes del PSOE y de Podemos volvieron a hablar al día siguiente, miércoles, también por teléfono, y esta vez durante unos 15 minutos.

En esa segunda conversación, en la que ya acordaron mantener un encuentro presencial esta semana, Iglesias trasladó a Sánchez que Podemos no tiene "ninguna voluntad de permitir que el PP gobierne en ninguna comunidad autónoma", aunque también le avisó de que, para "entenderse", los socialistas tendrán que dar "un giro".

El "giro" que le exige lglesias

Esta última advertencia del líder de Podemos no ha sido nada bien encajada por antiguos dirigentes del PSOE como Joaquín Leguina, que avisa a su partido del riesgo de ser fagocitado, o como el exmiembro del Gobierno de Zapatero Jordi Sevilla, que esta misma mañana dejaba clara la contradicción de que un dirigente de un partido que ha obtenido la mitad de diputados autonómicos que el PSOE obligue a "acercarse" a quien casi le dobla en representantes. 

El líder de Podemos, Pablo Iglesias. (Reuters)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias. (Reuters)

En la conversación telefónica con Sánchez, Iglesias también aprovechó para transmitirle personalmente al líder del PSOE otras condiciones generales que la formación 'morada' ha puesto sobre la mesa para llegar a cualquier tipo de acuerdo: tener "tolerancia cero con la corrupción" e impulsar "medidas de rescate ciudadano". "Le he manifestado que nosotros no tenemos ninguna voluntad de permitir que el PP gobierne en ninguna Comunidad Autónoma pero que para entenderse con nosotros hay que dar un giro y asumir que las instituciones no pueden seguir siendo espacios para que se enriquezcan los privilegiados y que hay que hacer políticas sociales de rescate ciudadano", explicó entonces.

La reunión, el primer cara a cara con Podemos, se produce meses después de la cena que mantuvo Iglesias con José Luis Rodríguez Zapatero a espaldas de Pedro Sánchez y cuando éste aún aseguraba que no pactaría nada con una formación como Podemos. Hoy, los tiempos y la aritmética poselectoral han cambiado mucho.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda