no se fía de podemos, y hablará con bonilla

Susana Díaz desautoriza la política de pactos de Pedro Sánchez contra el PP

La socialista andaluza deja claro que no será “escudo” frente a nadie ni “pasarela” para Podemos, y elude las primarias en su reunión en Ferraz con su secretario general

Foto: La presidenta andaluza en funciones, Susana Díaz, a su llegada ayer a la sede de Ferraz. (EFE)
La presidenta andaluza en funciones, Susana Díaz, a su llegada ayer a la sede de Ferraz. (EFE)

Susana Díaz ha desautorizado la consigna de Ferraz a la hora de afrontar alianzas políticas tras el 24 de mayo. Si la orden del secretario general, Pedro Sánchez, es pactar con todos menos con el PP y Bildu, la baronesa tiene claro que no aplicará esa hoja de ruta en Andalucía y que no cerrará la puerta al diálogo con el PP. Su propuesta es analizar caso a caso y no da por hecho acuerdos globales.

De fondo, Díaz tiene en el aire su investidura, no se fía de Podemos tras semanas de infructuosas negociaciones para formar gobierno y, además, el PSOE andaluz tiene muchas dudas sobre si debe entregar el ayuntamiento de Cádiz a una candidatura avalada por el partido de Pablo Iglesias, por mucho que eso suponga desalojar al PP de esa alcaldía tras casi veinte años de mayorías absolutas. Sobre todo, mientras Podemos no emita señales de que se mueven y le permitan dejar de ser presidenta en funciones.

Desde Andalucía insisten en que ellos no vetarán a los populares en sus próximas negociaciones. La consigna del PSOE andaluz es que hay que analizar caso a caso e institución a institución y no dar por hecho ningún acuerdo global con ningún partido. De fondo está la investidura, pues Díaz lleva dos meses sin poder formar gobierno. Los socialistas andaluces no se quieren jugar la carta del Gobierno andaluz sólo al partido de Pablo Iglesias porque después de las últimas semanas y de las negociaciones fracasadas admiten que “no se fían”.

Susana Díaz no entiende la actitud de Podemos en la política de pactos

Vídeo: Díaz no entiende la actitud de Podemos en la política de pactos

 

Habló con Moreno Bonilla

Con el PP también existe una distancia sideral, pero no quieren dar por cerrada ninguna puerta. Mientras Díaz estaba en Ferraz, el presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, desvelaba que la socialista lo llamó hace dos días para hablar de los pactos postelectorales. Fuentes cercanas a la presidenta andaluza insisten en que fue el popular quien marcó su teléfono y que se limitó a una conversación “de cortesía” donde no se habló de pactos. A la vez, dejan claro que si el PP quiere abrir algún portillo para moverse hacia la abstención no serán ellos quienes lo cierren.

Juanma Moreno Bonilla, líder del PP andaluz. (EFE)
Juanma Moreno Bonilla, líder del PP andaluz. (EFE)

Hacía mucho que Susana Díaz no se sentaba cara a cara con su ‘jefe’, Pedro Sánchez. Había dos asuntos centrales sobre la mesa: los pactos postelectorales y las primarias socialistas. Según fuentes cercanas a la socialista, el segundo asunto quedó arrumbado intencionadamente. Sánchez trató sin éxito de abordar el calendario y Díaz le frenó en este planteamiento. Fue una reunión “cordial”, “lo normal”, ironizan quienes no pueden ocultar ya la tensa relación de ambos líderes. No se veían en una reunión bilateral desde el pasado julio. En septiembre, apenas dos meses después de que el PSOE andaluz pujara definitivamente por Sánchez para auparlo a la secretaria general, empezaron las diferencias. La brecha cada vez se ahonda más. La guerra fría es ya un clamor.

El encuentro de ambos dirigentes socialistas se enmarca en la ronda de reuniones abierta por Sánchez con los barones para decidir sobre las alianzas tras el 24 de mayo. Susana Díaz ha repetido en Madrid lo que se dedica a decir desde el día después de los comicios. Su política de alianzas en Andalucía no va a estar marcada por las directrices de Ferraz. No para de pedir cautela y “responsabilidad” ante el “inédito” panorama político, que advierte de que está “lleno de riesgos” para los socialistas. Desde el PSOE andaluz admiten que existe temor a un excesivo acercamiento a Podemos, aunque se dan por enterados de la necesidad de tejer alianzas hacia la izquierda. A Susana Díaz le disgusta además una tendencia a pactos imposibles, de tres o más fuerzas políticas, para desalojar al PP del poder. El mal recuerdo del tripartito catalán está muy presente.

No hay cambio de fecha en las primarias

El otro gran asunto velado sobre la mesa de esta reunión eran las próximas primarias del PSOE, fijadas para el 27 de julio. Susana Díaz ha descartado tajantemente que vayan a promover un cambio en la fecha. El calendario se aprobará este sábado en el Comité Federal. Ese runrún se ha instalado en las filas socialistas en los últimos días con mucha fuerza. Díaz está enredada en su propia investidura, en un momento muy complicado, y además está en avanzado estado de gestación. Dará a luz a finales de julio. Todo esto la mantiene desactivada para las próximas primarias.

 "A la gente no le preocupan las primarias, sino, por ejemplo, cómo se van a financiar los servicios públicos", dijo ayer. Y al ser preguntada si apoyará a Sánchez, que ya ha confirmado que se presentará a esas elecciones internas –de momento es el único dirigente socialista que lo ha hecho–, se ha limitado a echar balones fuera: "No voy a entrar a valorar ese asunto. Ya he dicho que me mantendré neutral".

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE. (EFE)
Pedro Sánchez, secretario general del PSOE. (EFE)

Díaz no ha querido valorar la pésima relación que mantiene con Sánchez, que la baronesa ya ni se molesta en disimular. "Con la que está cayendo en España –ha dicho–, a nadie le importa si Pedro y yo hablamos más o hablamos menos. Eso es una cosa de niños". El secretario general del PSOE no compareció ante los medios de comunicación para ofrecer su versión del encuentro, y se encerró en su despacho con varios colaboradores para preparar el discurso que pronunciará hoy en la localidad barcelonesa de Sitges en el marco del fórum del Círculo de Economía, una institución no partidista y sin ánimo de lucro que busca fomentar el debate sobre las políticas económicas y el progreso social. Tras su intervención, Sánchez regresará a Madrid para presidir, ya el sábado, el Comité Federal del partido.

De momento, lo que sí está claro es que Díaz no cederá ni apoyará públicamente a Sánchez como candidato, a pesar de todas las presiones que está recibiendo en este sentido para acabar con el duro pulso de estos dos nuevos dirigentes. Y también está descartado que Díaz vaya a dar el salto a Ferraz. Lo que no se sabe es si va a postular a algún candidato desde Andalucía. El nombre que ha sonado con más fuerza es el del portavoz parlamentario Mario Jiménez, uno de los jóvenes elegidos para el relevo generacional en el PSOE de Andalucía. Jiménez ha descartado públicamente que vaya a dar un paso adelante como candidato en unas primarias.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
62 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios