El 'aparato' DESCARTA QUE VAYAN A RODAR CABEZAS

Rajoy ordena frenar la guerra Santamaría-Cospedal y confirma a la secretaria general

El PP espera de Rajoy que refuerce la dirección, una severa reorganización interna y una nueva táctica para recuperar votantes, pero no destituciones y sí un cargo fijo para Pablo Casado

Foto: La secretaria general del PP, María Dolores Cospedal (d), y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (i). (EFE)
La secretaria general del PP, María Dolores Cospedal (d), y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (i). (EFE)

A la espera de los cambios que decida introducir en sus equipos, Mariano Rajoy intenta apagar las peleas internas en el PP y los choques entre el Gobierno y sus barones. Soraya Sáenz de Santamaría ha tenido que salir a elogiar a María Dolores de Cospedal porque en fuentes de la sede de Génova ya veían la larga mano de la vicepresidenta detrás del cuestionamiento en algunos medios de la secretaria general. Y justo a las 48 horas de que fuera confirmada en el cargo por el propio Rajoy y cuando prepara la sesión de investidura como aspirante a la presidencia de la Junta de Castilla-La Mancha.

En el PP descartan que el presidente del Gobierno vaya a “cortar cabezas” o adelantar jubilaciones antes de los comicios generales del otoño, pero sí esperan que refuerce la dirección, lleve a cabo una severa reorganización interna y una nueva táctica para recuperar votantes. También un cargo fijo para Pablo Casado, hasta ahora portavoz del comité de campaña y que se ha quedado sin título dentro de la dirección.

“El puesto de secretario general va ligado al del presidente como hombre o mujer de su máxima confianza y ejecutor de sus órdenes en el orden interno”, repiten en fuentes de la sede de Génova los miembros del aparato, fieles o no a Cospedal, para dar por hecho que Rajoy mantendrá a su número dos hasta el próximo congreso del partido pase lo que pase. Igual que hizo entre 2004 y 2008 con Ángel Acebes, e igual que José María Aznar procedió antes con Francisco Álvarez-Cascos.

Hernando: La señora Cospedal va a seguir siendo secretaria general, salvo que ella diga otra cosa

Vídeo: Hernando: “Cospedal va a seguir siendo secretaria general"

 

El principal reproche interno a la labor de Cospedal procede de su empeño en ser a la vez secretaria general del PP y presidir la Junta de Castilla-La Mancha porque ambos cargos exigen una dedicación de 24 horas al día. Pero el modelo estaba sancionado por Rajoy desde el último congreso de la organización. Dentro de un mes tendrá que dejar el cargo autonómico y podrá centrarse en la reorganización del aparato que prepara Rajoy. El socialista Emiliano García-Page unirá sus votos a los de la candidatura de Podemos en la región para arrebatar la presidencia al PP, aunque se haya quedado a un escaño de la mayoría absoluta.

La secretaria general de los populares tiene que presentarse a la sesión de investidura de las nuevas Cortes autonómicas, que se constituirán el 18 de junio. El pleno para la elección del presidente se celebrará antes de que termine el mes. Cospedal defenderá su candidatura como cabeza de la lista más votada (37,4 por ciento de los votos y 16 escaños) frente al previsible pacto del PSOE (14 diputados) con Podemos (3 diputados). Será también el primer acto preelectoral ante los comicios generales, pues la dirigente del PP podrá “denunciar” el frente de izquierdas organizado por los socialistas contra los populares.

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno. (Reuters)
Mariano Rajoy, presidente del Gobierno. (Reuters)

Visto el trámite que tiene que pasar Cospedal en menos de un mes en Toledo, en la sede de Génova ha sentado especialmente mal que se ponga en duda el apoyo de Rajoy a su secretaria general, y más cuando el aparato del partido está volcado en salvar el mayor número de ayuntamientos y comunidades autónomas posibles frente a los previsibles acuerdos anti-PP en toda España. El presidente del Gobierno ha respaldado en público, en privado y ante el comité ejecutivo del partido a su número dos, con quien tiene que preparar la reorganización de Génova.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, tuvo que salir desde el Congreso a desmarcarse de las informaciones sobre un presunto e inminente relevo de Cospedal por presiones de los ministros a Rajoy. Los elogios públicos a la secretaria general y a su labor no tienen precedentes en la legislatura y sonaron a “toque de atención del jefe”, según fuentes del Grupo Popular.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios