tras la debacle electoral

Alberto Fabra negocia con sus barones su sustituto y no se presentará a la reelección

Fabra perdió más de medio millón de votos en los comicios y, pese a ser el partido más votado, se quedó muy lejos de poder formar un gobierno ni con el apoyo de Ciudadanos

Foto: El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra. (EFE)

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, ha comunicado este martes a los barones provinciales del partido que presentará su dimisión como presidente del PP de la Comunitat Valenciana tras la debacle en las elecciones municipales y autonómicas. Fabra perdió más de medio millón de votos en los comicios y, pese a ser el partido más votado, se quedó muy lejos de poder formar un gobierno ni con el apoyo de Ciudadanos. Fabra no ha desvelado aún si llegará a recoger su nueva acta de diputado en Les Corts, aunque algunas fuentes consultadas por este periódico entienden que no lo hará.

Fabra se ha reunido este mediodía con los presidentes del partido en las tres provincias, Vicente Betoret (que ocupa el puesto de forma interina por Alfonso Rus (en Valencia), José Císcar (Alicante), Javier Moliner (Castellón) y con la coordinadora del partido Isabel Bonig. En el almuerzo se ha abordado tanto la dimisión de Fabra como el nombre de la persona que tomará las riendas del partido de forma provisional.

Según fuentes del partido consultadas por El Confidencial, Fabra seguirá al frente del PPCV hasta el próximo congreso, en el que no optará a la reelección, con lo que se evita colocar a un presidente provisional que hubiera codiciando la sucesión, algo que los barones provinciales querían evitar. 

Según distintas fuentes del PP valenciano, la intención de Alberto Fabra era colocar a la actual consellera de Educación y portavoz del Consell, María José Catalá, al frente. Catalá, exalcaldesa de Torrent, ha estado al frente de la campaña de Fabra de forma real, pese a que formalmente era responsabilidad de Bonig. De momento no se sabe si los barones provinciales han aceptado la propuesta. La alternativa es Betoret, según otras fuentes, aunque eso supondría ceder el poder a un hombre de Rus. La otra alternativa lógica sería la de Isabel Bonig.  

Pese a que el presidente del PP Mariano Rajoy pidió este lunes a los barones del partido un periodo de calma antes de tomar decisiones por los malos resultados electorales, Fabra ha optado por apartarse ya. El presidente del PP de Castilla León, Juan Vicente Herrera, ha sido el primero en desatar las hostilidades en el partido esta misma mañana al pedir a Rajoy que reflexiones sobre su candidatura.

El presidente de la Generalitat llegó al cargo tras la dimisión de Francisco Camps por el caso de los trajes en julio de 2011. Tras su nombramiento como jefe del Consell ocupó también la presidencia del partido, si bien su liderazgo ha sido muy contestado durante estos algo más de tres años. Sin embargo, los malos resultados de todo el partido han dejado al PPCV en una situación particular, ya que no hay ningún dirigente de peso que pueda alzar la mano para reivindicarse en la formación.

Fabra quiere resetear el PP

Alberto Fabra ha asegurado que es necesario abrir un proceso de renovación del partido tras el varapalo electoral del pasado domingo. Fabra ha confirmado que no volverá a presentarse a la presidencia del partido aunque sí ha aclarado que tomará posesión de su escaño y estará en el debate de investidura del nuevo presidente de la Generalitat.

Fabra ha asegurado que, frente a la dimisión inmediata que se había rumoreado y algunos miembros del partido le han reclamado en la junta regional del PPCV, es preferible mantener la estructura para asegurar el mejor resultado en las elecciones generales de final de año. "Si yo considerara que dimitiendo o haciendo un congreso extraordinario se iban a solucionar los problemas de la Comunitat Valenciana lo hubiera hecho esta tarde", ha dicho Fabra.

"Los malos resultados no se pueden vincular a la gestión en los ayuntamientos. La corrupción, el desgaste de tener que tomar decisiones muy complicadas vinculadas a erradicar la corrupción ha hecho mella y ha afectado a la marca del PP. La percepción de los ciudadanos es que la corrupción estaba muy vinculada al PP", ha reconocido Fabra. El líder de los populares valencianos ha afirmado que hay que renovar el partido y de no hacerlo se cometerá un error, aunque ha apostado porque esa renovación se haga desde la serenidad y la reflexión.

"Hay que tener la tranquilidad suficiente para garantizar el mejor resultado después de las elecciones y hacer un nuevo PP que nos permita ganar las elecciones municipales y autonómicas dentro de cuatro años. Y para hacer ese nuevo PP no puedo estar yo", ha dicho el presidente valenciano. "Yo no puedo ser la cara del nuevo PP", ha insistido.

Respecto a su futuro como portavoz del PP en Les Corts, Fabra se ha limitado a asegurar que estará en el debate de investidura como portavoz, pero preguntado por si eso significa que será el líder de la oposición, Fabra ha advertido que esa será una decisión que tomará en el futuro. 

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios