EL 15M PUENTEA AL PARTIDO DE PABLO IGLESIAS

Carmena-Iglesias: las principales diferencias entre Podemos y los municipalistas

La formación de Pablo Iglesias y los procesos de confluencia, como Ahora Madrid, guardan notables diferencias organizativas, estratégicas y políticas, pero las une un mismo objetivo

Foto: Ada Colau durante la presentación del equipo de su candidatura. (EFE)
Ada Colau durante la presentación del equipo de su candidatura. (EFE)

“Yo digo que esto no va de que cuatro expertos ‘que sabemos mucho de lo nuestro, nos juntamos y vamos en una candidatura para cambiar las instituciones’, no. Esto va de que toda la gente ha tomado la decisión de cambiar las cosas y que lo hacemos entre todos, sin excluir. Vamos de la mano juntos para cambiarlo todo y es importante que la gente se dé cuenta de que esto va de todos y todas”. Así define Pablo Soto la esencia de la candidatura municipalista de unidad popular Ahora Madrid. El empresario tecnológico y hacktivista, que fue uno de los miembros destacados del 15M, concurre de noveno en la lista que lidera Manuela Carmena.

Durante un encuentro sobre “confluencia ciudadana” con miembros de otras candidaturas hermanas (Zaragoza en Común, Ourense en Común, Jaén en Común, Udalberri y Ganemos Albacete), Soto apelaba, en coincidencia con el resto de participantes en el acto, a “no olvidarnos del ‘no nos representan’ del 15M. Nos negamos a representar a la gente porque lo que queremos es abrir las instituciones y democratizarlas”. Muchos de los colectivos y movimientos surgidos tras el 15M están puenteando a Podemos para “asaltar” las instituciones mediante procesos de confluencia ciudadana.

En las últimas semanas Podemos ha reforzado su asociación con estas candidaturas municipalistas (cambiando incluso la agenda de campaña), a pesar de no contar con un gran peso orgánico en ellas y de haber rechazado la confluencia en un principio. En algunos casos, como el de Ahora Madrid, la formación liderada por Pablo Iglesias titubeó hasta el último momento y, en varios momentos, amagó con levantarse de la mesa. Todo ello, unido a la hoja de ruta electoralista adoptada por el partido, profundiza las diferencias entre ambos proyectos políticos. Y no solo en lo que a filosofía y composición se refiere, sino también en lo organizativo, estratégico y político.

La filosofía quincemayista impregna a estas candidaturas, que apuestan por la horizontalidad y su configuración en movimiento partido, con un destacado peso de la ciudadanía. En cambio, Podemos aboga por una estructura más vertical, con una dirección rígida que marca la toma de decisiones y la hoja de ruta. En definitiva, se confronta por un lado el modelo de movimiento-partido, aunque con líderes, frente al de partido a secas, con dirigentes.

Manuela Carmena, tras un acto de campaña en la pradera de San Isidro. (EFE)
Manuela Carmena, tras un acto de campaña en la pradera de San Isidro. (EFE)

Como explicaba Pablo Carmona, sexto en la lista de Ahora Madrid, tras haber coordinado La apuesta municipalista, el ensayo-manifiesto que ha dotado de base teórica de estas candidaturas de unidad popular, “la potencia de estos procesos de confluencia se debe a que no se basan en una negociación de despachos, como si fuese un intercambio de cromos entre partidos, sino en unas reglas de juego marcadas por todos los participantes en el propio espacio, de abajo hacia arriba”. El activista añadía que se trata de proyectos políticos que renuncian a la noción clásica de partido, entendido como una organización estructurada por una determinada ideología y sometida a una disciplina piramidal.

La candidata de Ahora Madrid, Manuela Carmena, remarcaba en un acto de precampaña, en el que participaron Ada Colau (Barcelona en Comú), Xulio Ferreiro (Marea Atlántica), Ysabel Torralba (Málaga Ahora), Pedro Santisteve (Zaragoza en Común) y Xavi Mantilla (Terrasa en Comú), que estas candidaturas se habían formado “a partir de movimientos, no de superestructuras, y así vamos a seguir trabajando”. Por su parte, el candidato de Marea Atlántica reflexionaba que hundían sus raíces “en el Nunca Máis, el 15M, la PAH… en una rebelión democrática que viene y que sólo está empezando”.

"La apertura de los procesos es clave"

Pablo Iglesias ha centrado su arranque de campaña en reivindicar sus orígenes en el 15M, la esencia perdida en Podemos según criticó Juan Carlos Monedero antes de presentar su dimisión, pero este se caracterizó por su heterogeneidad. Una pluralidad que recogen con mayor tino las candidaturas de unidad popular, auspiciadas en la confluencia de diferentes partidos de izquierda, movimientos sociales y, en definitiva, vecinos sin pasado político.

Desde Podemos se ha apostado por mantener su propia marca en las elecciones autonómicas, rechazando cualquier confluencia con otros partidos políticos. Es por ello que, además de en lo organizativo, la otra pata que diferencia ambos proyectos es la estratégica. Un reto sobre la que comienzan a presionar corrientes de diferentes partidos de izquierda (de IU, Equo, Podemos y PSOE) y al que Pablo Iglesias le hizo un simbólico guiño, sin precedentes hasta el momento, al participar en un mitin de campaña de la Marea Atlántica junto a IU, Equo y Anova. En el acto, la coordinadora general de IU en Galicia, Yolanda Díaz, abogó por crear una “marea gallega de unidad popular” para escalar de la confluencia municipal a la autonómica y estatal.

Pablo Iglesias, durante un mitin en Alicante. (EFE)
Pablo Iglesias, durante un mitin en Alicante. (EFE)

“La apertura de los procesos es clave”, insistía Pablo Soto durante el encuentro de ayer. Al mismo tiempo, reivindicaba la necesidad de mantener estos proyectos políticos abiertos a la ciudadanía y a otras fuerzas sociales o partidistas una vez que se llegase a las instituciones: “Hay que resistir a los miedos o impulsos de cerrar los procesos”. “En las instituciones hay que mantener las mismas dinámicas que ya vienen funcionando durante años” entre el tejido asociativo, añadía el representante de Zaragoza en Común.

En lo político, el programa rupturista de las candidaturas municipalistas, compartido en lo esencial, choca con el giro reformista condensado en el programa marco autonómico de Podemos, más moderado, “socialdemócrata” en palabras de su secretario general. Los primeros, por ejemplo, mantienen entre sus medidas de choque algunas propuestas estrella de Podemos que ha desechado, como la renta básica (Renta Municipal Complementaria o Renta Garantía Ciudadanía), la auditoría ciudadana de la deuda para proceder al impago de aquellas partes que se consideren odiosas o la remunicipalización de los servicios que hubiesen sido privatizados (como es el caso del agua o de la recogida de basuras en numerosos ayuntamientos).

El modo de elaboración de los programas de unos y otros es uno de los elementos que mejor explicarían estas diferencias programáticas. En las candidaturas municipalistas, las propuestas se recogieron y se sintetizaron a través de numerosos encuentros territoriales, con asociaciones de vecinos en los barrios, y sectoriales, con miembros de la sociedad civil, para luego ratificarse colectivamente, siguiendo un modelo similar al empleado por Podemos en las elecciones europeas. Por su parte, la formación morada se decantó en esta ocasión por elegir a sus propios expertos para desarrollar el programa marco autonómico.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios