LA ALCALDESA DE VALENCIA, AL LÍMITE

¿Por qué Rita Barberá ataca a Ciudadanos? Teme que exijan su cabeza para pactar

En el último sondeo del CIS, Rita Barberá seguiría siendo la candidata más votada, pero se quedaría muy lejos de la mayoría absoluta de que disfruta desde hace tres legislaturas

Foto: Rita Barberá, alcaldesa de Valencia. (Ilustración: Raúl Arias)
Rita Barberá, alcaldesa de Valencia. (Ilustración: Raúl Arias)

"Lo peor que le puede pasar a los valencianos es que gobierne Ciudadanos". La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y candidata del PP para repetir con un sexto mandato, ha arremetido en los últimos días con una dureza inusitada contra el partido que, en teoría, le permitirá alcanzar la suma necesaria para seguir cuatro años más. Ni la oposición de izquierdas, con la que Barberá suele ser inmisericorde, ha sido objeto de las iras de la alcaldesa.

Hace una semana, en un acto con Mariano Rajoy, Barberá solo tuvo palabras para Ciudadanos. "Están en el pacto anti-PP. Son de izquierdas, socialistas, como ellos mismos se definen. Y ya han dicho que quieren quitarnos el AVE que tanto nos costó. A saber qué quieren hacer con el Corredor Mediterráneo. Igual quieren pararlo en Tarragona…", arremetió Barberá.

Y es el que el primer argumento que ha usado la alcaldesa para atacar a Ciudadanos es el viejo fantasma del catalanismo, una estrategia del miedo que en el pasado hizo fortuna en la política valenciana, especialmente en la derecha. En la lógica de Barberá, o en la que intenta trasladar, Ciudadanos es un partido catalán y, por tanto, impondrá el catalanismo en Valencia.

Albert Rivera, líder de Ciudadanos junto a Carolina Punset (c), candidata a la Generalitat Valenciana. (EFE)
Albert Rivera, líder de Ciudadanos junto a Carolina Punset (c), candidata a la Generalitat Valenciana. (EFE)

Poco le importa a la alcaldesa que Ciudadanos sea el partido menos catalanista de Cataluña o que los integrantes de las listas en la Comunitat Valenciana estén ideológicamente infinitamente más cerca del PP que de cualquier partido nacionalista. Lo cierto es que lo que preocupa a la veterana alcaldesa es el avance que el partido de Albert Rivera está teniendo en los sondeos en detrimento de los populares.

En el último sondeo del CIS, Rita Barberá seguiría siendo la candidata más votada, pero se quedaría muy lejos de la mayoría absoluta de que disfruta desde hace tres legislaturas. Aunque otros sondeos alejan incluso esta opción, la mayoría de las encuestas sitúan al menos en el margen de los 17 concejales que son la mayoría a la suma de PP más Ciudadanos.

Pero Barberá, lejos de cuidar esa posibilidad del día después, no duda en atacarla. La más veterana de los alcaldes de capital de provincia teme que ese aumento de Ciudadanos acabe sobrepasándola. O al menos que la coloque en una situación en la que sus hipotéticos socios de gobierno reclamen la alcaldía.

En ese escenario juega un papel relevante el candidato de Ciudadanos. Fernando Giner, economista y consultor, posee un perfil institucional que ha calado muy bien entre un electorado que comparte con el PP. Expresidente de Casa de la Caridad, una institución privada de apoyo a los desfavorecidos, a Giner se le tiene como próximo a la alcaldesa.

Exigir su marcha para el pacto

Fernando Giner, candidato de Ciudadanos. (EFE)
Fernando Giner, candidato de Ciudadanos. (EFE)

Pero el empuje de Ciudadanos y su éxito en las pocas semanas en las que ha ejercido como político han llevado a Giner a plantearse como recambio en la alcaldía. Es decir: si la suma PP-Ciudadanos da para pacto, pedirán la alcaldía. O reclamarán que no sea ella la que dirija el consistorio por el PP para que se evidencie el cambio de época.

La cuestión es que Barberá es consciente de ello. La alcaldesa no tenía previsto repetir estas elecciones. Mariano Rajoy la convenció, hay quien dice que mostrándole unas encuestas en las que le otorgaban una victoria sobrada frente a la suma de los partidos de izquierdas. Pero todo ha cambiado sustancialmente ya no sólo con la irrupción de Podemos. La de Ciudadanos en la ciudad de Valencia está abocada a romper los apoyos de Barberá.

La alcaldesa, además, se ha mostrado insegura en los últimos meses. A la pérdida de su estrecho colaborador Alfonso Grau, obligado a dimitir por su procesamiento en Nóos, se ha sumado la publicación de sus gastos institucionales en hoteles de lujo o la posibilidad de que le acabe tocando el escándalo que ha acabado con la carrera política de Alfonso Rus, un aliado en el partido. La seguridad personal que ha esgrimido durante 25 años ha ido cayendo, hasta protagonizar momentos tan bochornosos como el famoso discurso del caloret en un acto fallero.

Incidente en un mercado

Este lunes Barberá se borró del debate de candidatos que organizó Radio Valencia, al que sí acudieron el resto de sus rivales, que dejaron su silla vacía. Aprovechó la mañana para visitar un mercado municipal en el barrio de Algirós, donde se enfrentó con unas vecinas que la criticaron. Mientras las amenazaba veladamente con denunciarlas, Barberá no perdió la sonrisa. Lo que algunos aseguran es que sí está perdiendo los nervios. 

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda