debate televisivo entre los seis candidatos

El primer pacto de Cifuentes con Ciudadanos: acabar con los corruptos en Madrid

Cifuentes volvió a reiterar que sentía vergüenza por los compañeros de su partido que se han dejado corromper y animó a los demás candidatos a comprometerse a firmar ese pacto anticorrupción

Foto: De izda. a dcha.: Ignacio Aguado (C´s), Ángel Gabilondo (PSOE), Cristina Cifuentes (PP), José Manuel López (Podemos), Ramón Marcos (UPyD) y Luis García Montero (IU). (EFE).
De izda. a dcha.: Ignacio Aguado (C´s), Ángel Gabilondo (PSOE), Cristina Cifuentes (PP), José Manuel López (Podemos), Ramón Marcos (UPyD) y Luis García Montero (IU). (EFE).

Primer acuerdo verbal entre el Partido Popular y Ciudadanos trece días antes de las elecciones municipales y autonómicas más reñidas de la historia de la Democracia. Cristina Cifuentes, candidata popular a la Comunidad de Madrid, se ha comprometido con el candidato de Ciudadanos a la región, Ignacio Aguado, a firmar en la próxima legislatura un pacto anticorrupción para echar de las instituciones a cualquier político manchado por la corrupción. Los candidatos han hecho público su compromiso en un debate televisado en la cadena pública Telemadrid en el que también estaban presentes los candidatos del PSOE, Ángel Gabilondo; de IU, Luis García Montero; de UPyD, Ramón Marcos y José Manuel López, el representante de Podemos en Madrid.

Hubo mucha promesa y poca autocrítica. El debate, dirigido por la periodista Ana Samboal, se dividió en tres ejes: empleo y política fiscal; lucha contra la corrupción y sanidad y educación. El punto de máxima fricción se vivió cuando se habló de la descomposición de la clase política. Fue el punto en el que Unión Progreso y Democracia sacó pecho por su labor de oposición y el momento en el que Cifuentes se sintió más acorralada. Sus contrincantes aprovecharon la oportunidad  para afearle que ella forma parte de un partido político, el Partido Popular, protagonista de los mayores escándalos de saqueo público.

La candidata popular dijo que se sentía "muy orgullosa" de ser militante del PP y sacó los trapos sucios de sus compañeros. Recordó a Gabilondo lo que pasa en la Andalucía de Susana Díaz; afeó a Izquierda Unida que tuviera miembros de su partido con tarjetas black en Caja Madrid y presumió ante el líder de Podemos de vivir de alquiler mientras alguno de sus compañeros “tienen miles de euros en cuentas”. Cifuentes volvió a reiterar que sentía vergüenza por los compañeros de su partido que se han dejado corromper y animó a los demás candidatos a comprometerse verbalmente a firmar ese pacto anticorrupción que le lanzó Ciudadanos, pero ninguno de sus rivales se sumó.

El formato del debate, en el que cada candidato disponía de cinco minutos para intervenir, convirtió el programa televisivo en un mitin político

El formato del debate, en el que cada candidato disponía de cinco minutos para intervenir y tenían prohibido hablar fuera de su turno, convirtió el programa televisivo en un mitin político y lo alejó de la idea inicial: que los aspirantes a presidir la Comunidad de Madrid confrontaran y debatieran sobre propuestas y proyectos a la vez, no uno a uno. Cifuentes incidió en uno de los puntales de su programa electoral: “Hay que bajar impuestos; el dinero está mejor en el bolsillo de los ciudadanos. La política fiscal no debe ser recaudatoria” mientras que los líderes de PSOE, IU y Podemos coincidieron en denunciar la desigualdad en la Comunidad de Madrid.

Gabilondo y García Montero se saludan tras el debate (EFE).
Gabilondo y García Montero se saludan tras el debate (EFE).

Para García Montero, Madrid “es una comunidad rica en la que se han tomado políticas que crean desigualdad. Proponemos una ley de derechos vitales básicos”. El líder de Podemos aprovechó para recriminar a la candidata del PP que su partido “ha encabezado una red que ha repartido privilegios” e insistió en que hay que cambiar el modelo productivo. Ignacio Aguado defendió una armonización fiscal y una bajada de impuestos a las clases medias. “Por cada euro que se invierte en España contra el fraude fiscal, en Alemania se invierten cinco”. Cifuentes no desaprovechó su oportunidad y recordó que Ciudadanos planea subir el IVA superreducido. “Quieren subir el precio de los productos básicos: leche, pan, medicamentos”, añadió la popular.

Todos los candidatos se comprometieron a servir a los ciudadanos y no a las instituciones que quieren representar. “Mi independencia y determinación van más allá de las buenas formas”, reconocía Ángel Gabilondo, que sólo perdió los nervios cuando Cifuentes le recordó que él fue ministro de Educación en la etapa en la que José Luis  Rodríguez Zapatero acometió uno de los principales recortes.

No a la externalización de la gestión hospitalaria

Cifuentes saluda a García Montero antes del debate. (EFE)
Cifuentes saluda a García Montero antes del debate. (EFE)

En materia de sanidad, todos los candidatos –incluida la del PP- se comprometieron a no externalizar la gestión de los hospitales públicos de Madrid. Cifuentes recordó el accidente de moto que sufrió el verano pasado para presumir del sistema sanitario de la región. “Defiendo el modelo de sanidad que me salvo la vida. Defiendo el sistema sanitario público que tenemos. Es excelente, pero hay que mejorar las urgencias y las listas de espera”. El líder regional de Podemos echó en cara el elevado coste de los seis últimos hospitales. “Han costado cinco veces más de lo que habrían costado sin que fuesen de gestión privada”. Gabilondo reconoció que el PSOE tiene “muchos defectos, pero fueron leyes y ministros socialistas los que pusieron en marcha el sistema sanitario público, universal y gratuito”. Para Ramón Marcos, lo fundamental es despolitizar la gestión de los hospitales y centros de salud. “El modelo actual plantea riesgos serios para la salud de los madrileños en un futuro”.

El líder socialista recibió más críticas de sus compañeros en el bloque de educación. “Quiero excelencia educativa. La calidad sin equidad es elitismo y discriminación”, defendió Gabilondo. El representante de Ciudadanos criticó que “nuestros jóvenes no se están comiendo el mundo; el mundo se está comiendo a nuestros jóvenes. Seguimos a la cola en todos los índices. Debemos sentarnos todos y buscar un consenso”. Cifuentes sacó pecho sobre la educación bilingüe que puso en marcha su compañera Esperanza Aguirre y se comprometió a seguir por esa línea. “Los padres deben escoger el tipo de educación que quieren para sus hijos”.

Los seis candidatos contaron con un minuto final para despedir el debate. Conscientes de que un 30% del electorado todavía no tiene decidido a quién votará el domingo 24 de mayo, todos pidieron abiertamente el voto para sacar adelante a Madrid. 

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios