el pp reafirma su oferta de estabilidad

Rajoy aplica el modelo Cameron: ganarse a la la mayoría silenciosa con la recuperación

Cameron se ha impuesto en Gran Bretaña con el mismo discurso que cultiva Rajoy sobre la recuperación económica y la oferta de empleo. Según los sondeos, en España sigue sin calar

Foto: Rajoy, en un mitin en Málaga. (Efe)
Rajoy, en un mitin en Málaga. (Efe)

La victoria de David Cameron en Gran Bretaña se ha convertido en la mejor noticia para el PP en el arranque de la campaña de las elecciones locales y autonómicas del 24 de mayo. Los conservadores se han impuesto con el mismo discurso que cultiva Mariano Rajoy sobre la recuperación económica y la oferta de empleo, hasta ahora con poco éxito en las encuestas o las elecciones andaluzas. Pero el Partido Tory triunfó sobre los sondeos gracias a una mayoría silenciosa que se decantó al final por la estabilidad política. Es la misma esperanza que el PP tiene para vencer en las generales: captar un voto oculto que hasta ahora se le resiste.

El paralelismo del núcleo del mensaje de Cameron para ganar las elecciones en Gran Bretaña y el que practica Rajoy en España es evidente: ambos presumen de haber sacado a sus países de la grave crisis económica heredada de laboristas y socialistas, se reconcilian con sus electorados con la promesa de bajar impuestos y fijan en la creación de empleo y el crecimiento económico el objetivo básico de su proyecto político.

En resumen, una oferta de estabilidad y prosperidad muy dirigida a las clases medias. Las diferencias están en las cifras. El Gobierno conservador ha reducido a menos de la mitad el déficit público (del 11,5% al 5,4 del PIB) y casi lo mismo ocurre con el paro, hasta dejarlo en el 5,5%.

Desde que empezó la legislatura, Rajoy ya fijó su apuesta para seguir en el poder en la creación de empleo y el tiempo juega a su favor. Si se cumplen las previsiones tendrá hasta el otoño las mejores cifras de EPA y paro registrado de la historia reciente. De momento, la recuperación no redunda en mejoría de intención de voto para el PP, pero en La Moncloa insisten en que al final se tendrá que notar aunque en el CIS sobre las autonómicas siga sin aparecer. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se ha tenido que agarrar al dato del índice de confianza del consumidor para sostener que la idea de la recuperación ya ha calado. Los barones de su partido siguen sin verlo.

(Efe)
(Efe)

“Los británicos han apostado por la estabilidad”, proclamó la número dos del Ejecutivo además de hacer hincapié en la similitud de los méritos de Cameron y Rajoy como promotores de reformas económicas y saneamiento de las cuentas públicas al frente de sus respectivos gobiernos. Desde el PP, su secretario de relaciones internacionales, José Ramón García-Hernández, confesaba envidia: “El Partido Tory británico ha vencido a las encuestas que pronosticaban un empate técnico y una fragmentación del voto”.

Al día siguiente de la publicación de la macroencuesta del CIS sobre las autonómicas, el éxito de Cameron tiene un efecto balsámico sobre los angustiados dirigentes populares porque pone en cuestión la fiabilidad de los sondeos ante escenarios tan cambiantes como se dan ahora en España con la irrupción de Podemos y Ciudadanos. Y al mismo tiempo el estudio oficial dibuja un panorama de fragmentación de voto y complejos pactos poselectorales sin precedentes en España salvo en la etapa de UCD y hasta la consolidación del PP en 1990.

Los ciudadanos quedan avisados por el CIS de que el gobierno de casi todas las comunidades y los principales ayuntamientos quedará sin definir

Los ciudadanos quedan avisados por el CIS de que el gobierno de casi todas las Comunidades Autónomas y los principales ayuntamientos quedará sin definir en la noche electoral. A partir de las posteriores investiduras, coaliciones, acuerdos de legislatura, sistemas de “apoyos puntuales” o ejecutivos en minoría sin margen de maniobra, el Partido Popular tendrá mucho más fácil cultivar el mensaje de la estabilidad política como reclamo para las elecciones generales. Lo tienen comprobado: los tripartitos o cuatripartitos “progresistas” en Galicia o Baleares en autonómicas siempre han revertido en más escaños por esas circunscripciones cuando llegan los comicios legislativos.

Los barones del PP que se examinan ante las urnas el día 24 sólo se pueden apoyar en las encuestas para prevenir a su electorado más fiel del peligro de desestabilización política, Rajoy contará con los hechos palpables de lo que ocurra en las Autonomías a partir de junio. Y si los resultados de los comicios se parecen al pronóstico del CIS, tendrá muchos ejemplos de ingobernabilidad o de parálisis institucional. El caso más comentado en medios de los populares es el de la Comunidad Valenciana. Si el PSOE organiza una coalición con Podemos, los restos de la IU local y los nacionalistas de izquierda de Compromís para hacerse con la Generalitat, en las generales del otoño habrá movilización masiva del voto de todo el centro derecha a su favor.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios