Es noticia
Menú
Rivera, estrella del mitin, se estrena entre selfies y besos: "Parece Miguel Bosé"
  1. Elecciones Municipales y Autonómicas
acto en málaga

Rivera, estrella del mitin, se estrena entre selfies y besos: "Parece Miguel Bosé"

En el acto de campaña en el que ha apoyado al candidato a la Alcaldía de la capital, Juan Cassá, ha insistido en que no vale con ser joven para cambiar las cosas sino que también "hay que ser valiente"

Foto: El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)

Acaba de terminar el mitin de Albert Rivera yAna Alcolea, de 64 años, yEmilio Matarín, de 68 años, aplauden, como si fuera el Mesías esperado, los mensajes “anticorrupción y equilibrados” de su paisano catalán. Alcolea y Matarín, jubilados, residentes en Barcelona, viven cuatro meses al año en Málaga. Alquilan un apartamento en la calle Larios, la calle principal de la ciudad (y la más cara) y representan a esos exvotantes del PP desencantados con Rajoy. Ellos forman parte de las 1.000 personas que han abarrotado el NH Málaga para escuchar los 30 minutos de intervención de su ídolo.

No es la primera vez que Riveraactúaen este hotel ubicado junto al Guadalmedina, un río seco que cicatriza la ciudad. Ya había estado otras dos veces en precampaña y campañas de las andaluzas. Ahora viene a respaldar aJuan Cassà, candidato a la Alcaldía de Málaga, la que quiere convertir Ciudadanos (igual que el PP de Málaga) en“la tercera ciudad de España” (conpermisode Valencia, Sevilla y Zaragoza…).

El presidente de Ciudadanos viste de tono gris claro y una camisa blanca, como las dos imágenes gigantes que ilustran el escenario. Como si no se presentara Cassà, asturiano, y especialista en marketing digital. Como si tampoco fuera Juan Marín, portavoz del partido en el Parlamento de Andalucía y teniente de alcalde de Sanlúcar de Barrameda, socio del PSOE en este ayuntamiento gaditano. Rivera. Sólo Rivera. Nada más que Rivera. Esa es la consigna. Él sabe de su tirón, de su potencial. “Siempre contagia entusiasmo. Lo que dice es obvio y natural”, explicaJosé Agustín Gómez Raggio, militante del partido en Málaga.

En el mitin también están variosupeydinoscomoDaniel Galán, excoordinador local de UPyD Málaga oFran Granados. “Esto nunca nos había pasado en UPyD. Jamás conseguimos un lleno así. Y lo más importante es que la gente que ha venido lo ha hecho con sus propios medios, sin necesidad de autobuses o bocadillos como en otros partidos”, explica Galán. “Creo que aquíhay mucha gente que no está convencida”.

Quienes sí están convencidos, como el matrimonio barcelonés, son los empresarios Manuel Sánchez, de 48 años, y Davila, de 33 años. “Albert Rivera habla de soluciones, no mete crispación”. Sánchez votaba antes al PP. “Es un proyecto ya caduco”. Lo que le gusta a Davila de Ciudadanos es la “actitud positiva”.Manuel Núñez, de 63 años, no es precisamente un fan del partido. “Todos dicen lo mismo. Este partido, también. He cotizado 41 años y mi sueño es volver a soñar. ¿En qué creará empleo?¿Cómo lo hará? Eso no lo ha explicado”.

Albert Rivera se haceselfiesy da besos como un ídolo. “Mira, ahí viene, ¿Esto es un político? PareceMiguel Bosé”, bromea Núñez. “Ahora no se puede”, dice un escolta. Y llega el líder delante de cámaras, teléfonos móviles. “Me voy corriendo a Murcia. Mañana tengo allí un mitin”. ¡Oh, es él!, como escribióMaruja TorresdeJulio Iglesias.

“Hola, Albert. ¿Te importa que nos hagamos una foto contigo, por favor?”. Las chicas (sobre todo eran ellas) no le dejaban atravesar el pasillo. Lo hizo a trompicones, y trasengatusarcon su verbo directo a simpatizantes y afiliados en un discurso con inequívocas claves locales: su madre es natural de la comarca malagueña de la Axarquía. “Vuelvo a Málaga, a empezar nuestra campaña en Andalucía, es un orgullo, cómo no, hay que decirlo, volver a mi tierra”.

“Tengo claro”, añadió, “que Málaga tiene muchísimas oportunidades. Mi familia es de aquí. Yo no sé si Málaga será la cuarta o segunda ciudad de España, pero tenemos claro que nuestro objetivo no es sacar escaños, sino cambiar las cosas y este país. La pregunta del futuro de España no es con quién, sino para qué pactarán ustedes”. Y terminó en plan futbolero… y del Barça. “Prefiero tener a gente con más talento al lado, no hay que tener miedo. Necesitas a unMessi,Iniestay un buen utillero, quiero quecuidéis a nuestros candidatos”.

Acaba de terminar el mitin de Albert Rivera yAna Alcolea, de 64 años, yEmilio Matarín, de 68 años, aplauden, como si fuera el Mesías esperado, los mensajes “anticorrupción y equilibrados” de su paisano catalán. Alcolea y Matarín, jubilados, residentes en Barcelona, viven cuatro meses al año en Málaga. Alquilan un apartamento en la calle Larios, la calle principal de la ciudad (y la más cara) y representan a esos exvotantes del PP desencantados con Rajoy. Ellos forman parte de las 1.000 personas que han abarrotado el NH Málaga para escuchar los 30 minutos de intervención de su ídolo.

Ciudadanos
El redactor recomienda