El PP sugiere la salida del socialista

Casado elude la abstención a la espera de que Sánchez enseñe su pacto con Iglesias

Los dirigentes del PP se desentienden de la cuestión por considerar que "la pelota está en el tejado" del inquilino de La Moncloa y recordar que anuncia un gobierno de izquierdas

Foto: El líder del PP, Pablo Casado, tras los resultados electorales. (EFE)
El líder del PP, Pablo Casado, tras los resultados electorales. (EFE)

La dirección del Partido Popular intenta eludir el debate interno ante la posibilidad de que Pedro Sánchez pida a Pablo Casado que se abstenga en la votación de un próximo intento de investidura como presidente del Gobierno. La consigna general que siguen todos los dirigentes y portavoces es la de desentenderse de la cuestión con la frase de que "la pelota está en el tejado" del actual inquilino de La Moncloa después de que este, lejos de cualquier autocrítica por su fracaso en la repetición de elecciones, se limite a anunciar un gabinete de izquierdas.

Casado elude la abstención a la espera de que Sánchez enseñe su pacto con Iglesias

En la sede de Génova esperan ahora la llamada del jefe del Ejecutivo en funciones para conocer sus intenciones de forma directa más allá de los mensajes, todavía de campaña, transmitidos por Carmen Calvo y José Luis Ábalos. En el PP sí que dan por hecho que Sánchez tendrá que ceder algo ante Pablo Iglesias con tal de conformar una mínima base parlamentaria para buscar después apoyos entre los nacionalistas más regionalistas y abstenciones de independentistas. En ese caso y si se confirman las primeras negociaciones PSOE-Podemos, la abstención de los populares sería imposible.

Como recuerdan en fuentes del Grupo Popular, si Sánchez pretende gobernar en solitario, el hecho de que sus 88 diputados se abstuvieran tampoco le arreglaría la votación al aspirante del PSOE. La izquierda en bloque, además de los independentistas, se pronunciarían en contra para tumbar al candidato socialista.

En los mismos medios del PP recuerdan que ni sus votantes ni sus simpatizantes iban a entender en ningún caso que Casado facilitara la permanencia del socialista en el poder, y menos para que luego se apoyara en Podemos y continuara sin hacer frente al desorden constitucional en Cataluña.

La misma noche electoral y en las horas posteriores al recuento los dirigentes populares, con Teodoro García Egea al frente, han jugado con la insinuación de que una retirada de Sánchez sería el primer paso para facilitar el desbloqueo político. Pero el mensaje no tiene más calado porque en la dirección del PP saben que al presidente del Gobierno en funciones está dispuesto a seguir como sea y que su control del PSOE es absoluto.

El principal partido de la oposición tiene listas sus conocidas condiciones para apoyar al gobierno socialista: ruptura del PSOE con los independentistas y pactos de Estado, incluido el respeto a la estabilidad presupuestaria. Son las mismas que formulaba antes de la repetición de elecciones y que Sánchez no se molestó en tomar en cuenta.

Casado reúne este martes al comité ejecutivo nacional de su partido para analizar los resultados de los comicios y la contribución que puede hacer el PP al desbloqueo de la situación política. De momento, su secretario general recuerda que si los españoles se libraron en 2016 de unas terceras elecciones fue porque los dirigentes socialistas de la época lograron echar a Sánchez de la secretaría general del partido. Ahora la abstención del PP (88 escaños) tampoco serviría para garantizar la investidura de un candidato con 120 escaños en una Cámara de 350 diputados.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios