LOS SONDEOS APUNTAN AL HUNDIMIENTO

Preocupación y desánimo en Ciudadanos: "Esperemos que durante la noche mejore"

José Manuel Villegas reconoce que las encuestas hasta el momento "son malas" e insiste en que esperan que durante la noche electoral "vayan a mejor". Malestar en la sede del partido

Foto: El candidato de Ciudadanos a la presidencia del Gobierno, Albert Rivera. (EFE)
El candidato de Ciudadanos a la presidencia del Gobierno, Albert Rivera. (EFE)

A la espera de los resultados definitivos, los peores pronósticos para Ciudadanos están cerca de confirmarse. Según el sondeo de GAD3 para RTVE y Forta —una mezcla de 13.000 entrevistas realizadas en las últimas dos semanas hasta este domingo—, el partido de Albert Rivera se quedaría entre los 14 y 15 escaños (42 menos que en las elecciones de abril) y se situaría como la quinta fuerza política, por detrás de Unidas Podemos y Vox.

Preocupación y desánimo en Ciudadanos: "Esperemos que durante la noche mejore"

Una aproximación que el secretario general de los naranjas valoró antes de las 9 de la noche, cuando reconoció que las encuestas conocidas hasta el momento “son malas para Ciudadanos” y deseó “que durante la noche electoral vayan a mejor”. Eso sí, José Manuel Villegas aseguró que los votantes de su formación “pueden estar tranquilos” porque “los votos que han depositado irán a solucionar el principal problema de España que es el bloqueo político”. El número 2 de Rivera insistió en que “lamentablemente la participación será bastante más baja, una noticia que siempre es mala”.

El mismo sondeo apunta al PSOE como claro vencedor, aunque caería con respecto a abril (119 escaños como máximo y 114, mínimo), y le da una subida importante al PP de Pablo Casado, que recuperaría una parte importante del votante perdido alcanzado el entorno de los 90 diputados. El partido de Pablo Iglesias, por su parte, no lograría revalidar la tercera posición y caería hasta el cuarto puesto, con una horquilla de entre 30 y 34 diputados (al menos una caída de 8 escaños). Vox sería sin lugar a dudas el gran vencedor de la noche según este sondeo: crecería 35 escaños hasta rozar los 59 y conseguía colocarse como tercera fuerza.

Después de semanas de encuestas apuntando a una debacle para el partido naranja, el 10 de noviembre llega como una verdadera prueba de fuego para los de Rivera. Que la participación final alcance el 70% puede ser determinante para el partido, aunque el sondeo de GAD3 asegura que la formación liberal no superará el 8,5% del voto. En abril casi alcanzaron el 16%. Las expectativas ahora son muy distintas a las de abril, cuando en los días previos a los comicios el equipo naranja daba por hecho que le pisaba los talones al PP. En estos momentos el verdadero objetivo es no caer del 10% del voto, lo que de facto supondría perder la barrera de los 20 diputados.

En todo caso, que en el partido de Rivera saben que habrá poco que celebrar es evidente. Las diferencias con respecto a abril son notables. La principal, que en la fachada principal de la sede del partido decidieron no instalar un escenario (en la pasada primavera sí lo hicieron) para que militantes y simpatizantes pudieran concentrarse durante el recuento, y reunirse por la noche con el líder y los principales dirigentes. En esta ocasión no está prevista ninguna acción de este tipo.

El comité de campaña del partido, formado por ‘pesos pesados’ como José Manuel Villegas, Fernando de Páramo, Fran Hervías, Carlos Cuadrado y los asesores de Rivera —incluido el candidato a la presidencia, que llegó a la sede pasadas las ocho y veinte de la tarde— harán el seguimiento del escrutinio en la tercera planta de la sede. Otros dirigentes como Begoña Villacís, Ignacio Aguado o Inés Arrimadas y Lorena Roldán acudirán también al cuartel general naranja y estarán recluidos en la primera planta.

El ambiente en la sede es de calma tensa. Ningún dirigente está dispuesto a hacer un pronóstico seguro e insisten en esperar al fin del recuento. Aseguran que en las pasadas generales, igual que en las autonómicas y municipales los resultados fueron mejorando según avanzaba el escrutinio y, por eso, se reafirman en esperar a que avance la noche. Aun así, no hay grandes resquicios de optimismo. Más bien, lo contrario. Ya no esconden que esta noche habrá malas noticias.

Las consecuencias más graves en este momento supondrían el descabezamiento de Ciudadanos en el Congreso. La mayor parte de los referentes políticos del partido no conseguirían revalidar su escaño. Como publicó este diario, era una realidad más que posible. Villegas, igual que Espejo o Hervías y Juan Carlos Girauta dejarían de representar al grupo por las provincias de Almería, Barcelona, Granada y Toledo respectivamente. En Madrid Ciudadanos solo obtendría cuatro escaños (en abril consiguió ocho) y Patricia Reyes y Miguel Gutiérrez dejarían de estar en la Cámara Baja.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios