El programa económico del PP para el 10-N

Casado mantiene sus rebajas fiscales frente a los planes de Sánchez de subir impuestos

El PP mantiene en el programa para el 10-N la rebaja de impuestos y la supresión del correspondiente a sucesiones que el PSOE quiere "armonizar" para subirlo en Madrid

Foto: El presidente del Partido Popular, Pablo Casado. (EFE)
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado. (EFE)
Adelantado en

El Partido Popular mantiene en el programa electoral para el 10-N la misma oferta general de rebajas de impuestos planteadas en abril pasado pese a la amenaza de recesión y frente a los planes del Gobierno de Pedro Sánchez de frenar las reducciones fiscales en las autonomías controladas por el PP.

En fuentes del equipo económico de Pablo Casado confirman la reedición de sus propuestas para bajar todos los principales impuestos, como el de sociedades y el aplicado a las personas físicas (IRPF), aunque sea sin fijar plazos concretos. Además, el PP planteará la supresión del correspondiente a patrimonio y bonificar el de sucesiones y donaciones hasta su práctica eliminación en línea con las reformas aplicadas ya en Madrid y Andalucía.

La pugna electoral entre los dos grandes partidos deja poco margen de acercamiento en materia de política fiscal, terreno en el que la dirección del PP remarca su condición de alternativa liberal y contraria a la apuesta de Sánchez por subir todos los impuestos a los ciudadanos y las empresas, además de anunciar otras tasas nuevas o reforzadas.

La pugna electoral entre el Partido Popular y el Partido Socialista deja poco margen de acercamiento en materia de política fiscal

El Ejecutivo en funciones ha dejado por escrito parte de esos planes al enviarlos a las autoridades comunitarias en Bruselas e intentó ponerlos antes en práctica, a principios de año y con el apoyo de Podemos, pero no pudo por falta de apoyos en el Congreso.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, metida en precampaña electoral, anunció la pasada semana los próximos objetivos del PSOE para aumentar la presión fiscal sobre los ciudadanos y las empresas radicadas en autonomías como la de Madrid. La dirigente socialista, exconsejera de Hacienda en Andalucía, propugnó medidas para "armonizar los impuestos de patrimonio y sucesiones" con el fin de que "los grandes patrimonios paguen lo que deben en todos los territorios".

La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero. (EFE)
La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero. (EFE)

Esa posible normativa pretende obligar al ejecutivo autonómico de Madrid a derogar su vigente bonificación del cien por cien en el impuesto sobre el patrimonio y a subir el de sucesiones y donaciones, ahora fijado en una cantidad casi simbólica, como ocurre en otras comunidades como Andalucía, la última en fijarlo al llegar a la presidencia de la Junta Juan Manuel Moreno.

El programa del PP propone directamente suprimir el impuesto sobre el patrimonio en toda España y eliminar el de sucesiones y donaciones "para las transmisiones entre padres e hijos y al resto de la línea descendiente, así como entre cónyuges". Además, el Partido Popular impulsa en todas las autonomías que gobierna deducciones para menores de 35 y familias "con al menos un hijo".

Para el impuesto de sociedades, el texto se limita a reiterar el compromiso de situar el tipo máximo "por debajo del 20%". No obstante, tanto Pablo Casado como su último fichaje para el equipo económico, la exministra Elvira Rodríguez, hablan en todas sus intervenciones de un "horizonte" de aplicación de la rebaja, sin definir en qué plazo se podría plasmar en un impuesto que ahora tiene un tope del 25 por ciento.

En el caso del IRPF, el principal partido de la oposición insiste en que está dispuesto a aprobar una rebaja fiscal que afectaría a todos los contribuyentes con un tipo máximo que situarían "por debajo del 40 por ciento".

En la sede de Génova insisten en la idea de que los datos de desaceleración en la economía, e incluso los avisos de inminente aumento del paro como el de la última Encuesta de Población Activa (EPA) confirman su teoría de que es necesario reactivar el crecimiento con rebajas fiscales en vez a agravar los síntomas de 'precrisis' con un aumento general de impuestos como pretende acometer Sánchez.

El PP mantiene también la propuesta de "blindaje fiscal del ahorro para la jubilación" que lanzó hace seis meses para extender los beneficios fiscales de los planes de pensiones a la vivienda habitual y a todos los planes de ahorro. Sobre las cotizaciones sociales reitera la promesa de reducirlas, "especialmente para la contratación de jóvenes y de parados de larga duración".

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios