PARA "CALENTAR" LA MAQUINARIA DEL PSOE

Sánchez acelera tras Nueva York y arranca una precampaña "intensa", con un acto diario

El presidente concluye su agenda en EEUU este jueves y retoma la actividad de partido: comité federal el sábado, BCN el domingo, presentación de precampaña el lunes y mítines toda la semana

Foto: Pedro Sánchez, en el mitin de campaña en Barcelona de las pasadas generales, el 25 de abril. (EFE)
Pedro Sánchez, en el mitin de campaña en Barcelona de las pasadas generales, el 25 de abril. (EFE)

Pedro Sánchez concluye este jueves su apretado viaje a Nueva York con una agenda repleta de intervenciones y encuentros. Un escenario en el que cada vez el presidente del Gobierno se ha ido moviendo más cómodamente y que le permite lucirse como la imagen de España. Pero ahora tiene por delante poco más de 40 días en los que ha de intentar revertir la tendencia de estancamiento o de discreto crecimiento de su partido en las encuestas. Fidelizar a sus votantes, rebañar papeletas por un flanco izquierdo más competido y crecer por el centro. Un equilibrio tremendamente complejo en un contexto explosivo y volátil, y en el que ha irrumpido Más País, la plataforma de Íñigo Errejón que aunque no preocupa en la sala de máquinas del PSOE, sí amenaza con morder también en su propio espacio.

El presidente regresa y ya tiene preparado un primer diseño de la precampaña, que en Ferraz definen como "intensa", en la que irá combinando actos institucionales con mítines de partido, como ya sucedió en marzo. En el sanedrín estratégico que pilota el recorrido del candidato hasta las urnas del 10-N asumen que le conviene una gran exposición para ir grabando el mensaje, para "explicar" a los ciudadanos el relato y por qué se llega a la repetición electoral. Fijar en los ciudadanos, en fin, una idea que remachará día tras día, que si los españoles quieren un Gobierno "progresista, estable y coherente", solo pueden apostar por una fuerza, la suya, el PSOE.

Desayuno de trabajo en The Council of Americas y un encuentro con emprendedores españoles en el Grand Central Tech. Son los dos últimos actos que Sánchez tiene programados en la agenda de este jueves en Nueva York. Por la tarde, volará con su equipo de vuelta a España. Con el tiempo muy justo para llegar a tiempo el viernes a la reunión semanal del Consejo de Ministros.

Sánchez saldrá a "explicar" su proyecto y convencer a los ciudadanos de que han de apostar por un Gobierno "estable, progresista y coherente"


El sábado, retoma la actividad de partido en Ferraz con su intervención ante el comité federal del PSOE, que le prestará su total respaldo de cara al 10-N y mandatará a la comisión de listas —convocada para el lunes 30— que introduzca y apruebe los ajustes mínimos en las candidaturas, en las que no se prevé ningún fichaje. Poco más que un visible cierre de filas se espera de una cita del máximo órgano de dirección a la que se prevé que acudan todos los barones, incluida Susana Díaz, ahora militante (por obligación más que por convicción) del sector oficialista. El comité está confeccionado a la medida del líder y discurrirá así sin turbulencias, sin tan siquiera las tensiones por las listas que emergieron en su anterior convocatoria, en marzo, cuando Sánchez sí chocó con Díaz precisamente por las listas. No obstante, hay líderes autonómicos y cuadros que siguen sin ver el panorama totalmente despejado y ponen cautelas a las perspectivas más optimistas de la cúpula.

Sustituto de 'La España que quieres'

Gavà, en Barcelona, será el escenario del primerísimo mitin de precampaña del presidente. El secretario general protagonizará la tradicional Fiesta de la Rosa del PSC en la pineda de la localidad. Será su estreno con la militancia en el encendido de motores de este viaje al 10-N, y estará acompañado en el atril por el jefe de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, los presidentes de Congreso y Senado —y cabezas de cartel por Barcelona—, Meritxell Batet y Manuel Cruz, y la alcaldesa de Gavà, Raquel Sánchez.

Para el lunes, Ferraz prevé la puesta de largo de la precampaña, con la presentación del eslogan, un acto en Madrid con Sánchez arropado por los suyos

Para el lunes 30, Ferraz tiene programado el acto de presentación de la precampaña del PSOE. Será en Madrid, probablemente en La Próxima Estación, una sala multiusos de aires modernos cercana a la estación de Príncipe Pío que el partido ya alquiló en febrero para el mismo fin, para iniciar el camino hacia las generales —y de la que después volvió a tirar en agosto para algunos encuentros del líder con la sociedad civil—. Allí, el presidente presentó entonces un lema que caló y gustó en el PSOE, 'La España que quieres', con el que pretendía oponer su proyecto, de "avance", frente al modelo que encarnaban las tres derechas, de "retroceso". Para las dos semanas finales, Ferraz optó por un eslogan más controvertido y menos pacífico: 'Haz que pase'. Enseguida, fue objeto de chanza.

Pedro Sánchez, con Cristina Narbona, José Luis Ábalos y Carmen Calvo, el pasado 19 de febrero en el espacio La Próxima Estación, en Madrid, en el acto de lanzamiento de la precampaña del PSOE. (Inma Mesa | PSOE)
Pedro Sánchez, con Cristina Narbona, José Luis Ábalos y Carmen Calvo, el pasado 19 de febrero en el espacio La Próxima Estación, en Madrid, en el acto de lanzamiento de la precampaña del PSOE. (Inma Mesa | PSOE)

El lema que acompañe al candidato en esta primera fase hacia el 10-N pivotará sobre otra idea, la de la certidumbre, la de la necesidad de proporcionar a España un Ejecutivo "fuerte", "coherente", tras años de convulsión política. Se resumiría en ese "dale estabilidad a tu país", que sintetizaba el portavoz de la cúpula, Óscar Puente, en una entrevista publicada este miércoles en 'El HuffPost'. Se cuenta con que al acto de presentación de la precampaña del próximo lunes acudan miembros de la dirección y del Gobierno. Una puesta en escena recurrente en el último año en el PSOE. Partido y Gabinete arropando al jefe.

Sánchez acelera tras Nueva York y arranca una precampaña "intensa", con un acto diario

Sánchez pisará seis autonomías hasta el fin de semana: el martes, Aragón (Zaragoza); el miércoles, Comunidad Valenciana (Valencia); el jueves, Extremadura (Badajoz y Cáceres); el viernes, Asturias; el sábado, Galicia (Vigo), y el domingo 6 de octubre, Euskadi (Barakaldo). En todas coincidirá con los barones territoriales. En el último mitin compartirá protagonismo con la jefa del PSE, Idoia Mendia, que será proclamada candidata del partido a las autonómicas vascas previstas para 2020.

Chute de energía por Franco

El recorrido de esta primera semana da alguna idea de cuáles son los puntos en el mapa a los que Ferraz da prioridad. Algunos de sus graneros tradicionales de voto. Aquí sí se aprecia una diferencia respecto al diseño de la anterior precampaña: entonces Sánchez se volcó en la España vaciada, en las provincias pequeñas en las que el PSOE podía arañar escaños al PP. Ahora se centra en aquellas en las que hay más escaños en juego y en las que el partido sigue siendo fuerte.

A diferencia del camino para el 28-A, Sánchez empieza por los graneros de voto tradicional, plazas fuertes, en lugar de por la España vaciada

"Se trata de arrancar, calentar, que se note que la maquinaria se mueve. Activar, movilizar. Pretendemos eso. Queremos empezar con fuerza, con plazas potentes, y ver cómo responden los nuestros. De momento, nuestra gente está respondiendo bien", indican fuentes del comité electoral a este periódico. En ese sentido, el partido ha digerido con entusiasmo la sentencia del Supremo sobre la exhumación y posterior reinhumación de Francisco Franco, ya que los magistrados han avalado por completo el plan del Ejecutivo, que podrá proceder a sacar al dictador del Valle de los Caídos antes del 10-N. Una imagen muy poderosa antes de las urnas.

Sánchez acelera tras Nueva York y arranca una precampaña "intensa", con un acto diario

Sánchez no prevé que la participación se desplome el 10-N, aunque quizá no sea tan alta como la del 28 de abril (75,75%, sin voto CERA), que fue verdaderamente histórica. Pero la amenaza de una abstención más que elevada continúa presente en el ambiente. Y es uno de los elementos más difíciles de pronosticar para las empresas encuestadoras. De ahí que Ferraz se plantee como primer objetivo movilizar a sus bases, tensionar, crear ambiente.

Mensajes para atraer a los centristas

El presidente se ha encontrado en Estados Unidos con un panorama dulce. Su estatura como líder internacional se ha reforzado. Participó en la Cumbre de Acción Climática e intervino en el día de apertura de las sesiones de la Asamblea General de la ONU, la jornada reservada para los principales dirigentes de todo el mundo. Ha concedido entrevistas a medios extranjeros —'The Washington Post', Bloomberg—, ha mantenido bilaterales con diversos mandatarios —entre ellos, el presidente de Irán, Hasan Rohaní—, ha intervenido en foros de renombre con anfitriones vip, como Bill y Melinda Gates. Pero al aterrizar en España este viernes, se encontrará con una realidad más dura.

El candidato se enfrenta a amenazas para el 10-N: enfriamiento de la economía, fallo del 'procés', Brexit... y ahora Errejón, no visto como un peligro

Sánchez no para de repetir que las urnas del 10-N son una "enorme oportunidad" para acabar con la "provisionalidad, la interinidad", y dar al país un Gobierno "estable, coherente y que dé una perspectiva progresista a muchos de los desafíos" por delante. Pero las últimas encuestas no disparan la estimación de voto al PSOE. Y en el horizonte planean amenazas objetivas, como el empeoramiento de la economía, la gestión de la sentencia contra los cabecillas del 'procés' o la hipótesis de un Brexit duro. Y ahora, la irrupción de Errejón. El presidente y su equipo creen que el escenario es favorable y proyectan seguridad. El propio Sánchez defendió ante los periodistas desplazados a Nueva York el pasado lunes, en conversación informal, que la foto actual que arrojan los sondeos es irreal, porque al final los ciudadanos acabarán reforzando a quien creen que puede vencer, como sucedió en 2016 con Mariano Rajoy.

Sánchez acelera tras Nueva York y arranca una precampaña "intensa", con un acto diario

Ferraz, pues, trabaja con la idea de que los votantes apostarán por la "estabilidad". La tranquilidad frente a las turbulencias. Pero el presidente puede salir algo trasquilado por el desgaste de la negociación fallida. Y ahí quien tiene más que ganar, por el flanco de la izquierda, es, precisamente, Errejón. La cúpula insiste en que el exportavoz morado no le roba votos: a quien erosionará, pronostica, es a Pablo Iglesias. Sánchez aseguraba ayer desde Nueva York que mira "con cierta distancia" y "respeto" al dirigente madrileño. "Somos testigos de una recomposición del espacio político que representó en el pasado Unidas Podemos y sus confluencias", señaló, como si no fuera con él. Y es que el candidato además está convencido de que el voto el 10-N será más pragmático que ideológico, y su atención en campaña se centrará en la conquista de los electores descontentos de Ciudadanos, los que valoran la "moderación" y la estabilidad, fidelizando a la vez a los votantes progresistas. El intento de crecimiento hacia el centro explica los mensajes durísimos hacia el independentismo catalán: desde la advertencia de aplicación del 155 hasta la exigencia a Quim Torra, ayer, de condena de los actos violentos de grupos separatistas.

El jefe del Ejecutivo en funciones no verbalizó en rueda de prensa lo que manifestó a la prensa en su charla distendida: que ve a Errejón "más posibilista". Así lo perciben en la dirección: un líder más proclive a entenderse con el PSOE. De cualquier modo, el trato que Sánchez le ha dispensado ha sido modélico. No le ha atacado, a diferencia de los duros reproches vertidos a Iglesias, a quien ha responsabilizado del "bloqueo" y de querer imponer una concepción de Gobierno "compartimentado", "dividido", que era absolutamente inaceptable para él. El diferente registro y el tono empleado por el presidente con Errejón preludian una campaña de guante blanco con él. Justo como lo fue la anterior con Iglesias, cuando sus relaciones no estaban tocadas. Pero es que poco tiene que ver el 28-A con el 10-N. El PSOE continúa en cabeza, pero el camino puede ser más cuesta arriba de lo esperado.

'¿Y ahora? Avanzar', el lema elegido para calentar motores

Desde este jueves por la mañana cuelga de la fachada de Ferraz, 70, la sede federal del partido, una pancarta gigante con un lema diseñado para arrancar motores: '¿Y ahora? Avanzar'

 

A ese eslogan le acompañan otros mensajes que arropan esa idea central: "Ahora no hay tiempo que perder, hay que seguir avanzando. Ahora, más responsabilidad y más sentido de Estado. Ahora, más generosidad y más consenso. Ahora, más confianza. Ahora, ni un paso atrás en libertades. Ahora, más altura de miras. Ahora, igualdad real entre mujeres y hombres. Ahora, cero tolerancia con la violencia machista. Ahora, más justicia social. Ahora, seguir luchando contra el cambio climático. Porque ahora, y no mañana, vamos a transformar este país en la España que nos merecemos". 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios