FERRAZ CREE QUE ERREJÓN NO LES ROBARÍA VOTOS

Sánchez solo hará un debate a cinco y afronta el 10-N sin "miedo" a una alta abstención

"Nos han usurpado la victoria", señala Ábalos, que también coordinará la actual campaña, junto con Redondo. El PSOE dice no inquietarse por la irrupción de Errejón. No hará fichajes en sus listas

Foto: Pedro Sánchez, con José Luis Ábalos, Cristina Narbona, Adriana Lastra y Carmen Calvo, este 19 de septiembre en Ferraz. (EFE)
Pedro Sánchez, con José Luis Ábalos, Cristina Narbona, Adriana Lastra y Carmen Calvo, este 19 de septiembre en Ferraz. (EFE)

José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento en funciones: "Aquí hubo unas elecciones, las ganó un partido y otros, sin tener ninguna alternativa, decidieron que no gobernara este partido. Mi voto no es que esté humillado, es que nos lo han robado. ¿Defender la opción que sale ganando es poco aliciente? Pues yo me siento muy motivado, porque siento que nos han usurpado la victoria electoral". Con ese ánimo afronta el PSOE la campaña del 10 de noviembre. Con el discurso de que son los otros partidos los que han "boicoteado" la formación de Gobierno, sin "miedo" alguno a una alta abstención, como se presume cuando quedan por delante 52 días hasta las urnas. Un viaje más corto que en ocasiones anteriores y que reajustará las liturgias previas. Solo habrá una semana de campaña, no habrá cambios apenas en las listas (tampoco fichajes), y solo habrá un debate. Ya Ferraz adelanta que Pedro Sánchez solo participará en un formato a cinco, con Vox.

La ejecutiva federal socialista se reunió este jueves y fue tomando las primeras decisiones de cara a la competición del 10-N, que relató tras la cita el secretario de Organización, José Luis Ábalos. Para empezar, constituyó el comité electoral, que coordinará, como en la vez anterior, el propio Ábalos, coordinado también con el director de Gabinete del presidente, Iván Redondo. El sanedrín de estrategia, el órgano que toma las decisiones a diario, lo pilotará, también como antes, la vicesecretaria general, Adriana Lastra. El núcleo de confianza del candidato discutirá sobre una de las cuestiones estratégicas más relevantes: el debate en televisión.

RTVE ofreció ayer uno a cinco de todos los líderes para su emisión el lunes 4 de noviembre, otro de los portavoces de los siete grupos con representación parlamentaria y tres cara a cara (Pedro Sánchez-Pablo Casado, Pablo Casado-Albert Rivera y Pedro Sánchez-Pablo Iglesias). Atresmedia también planteará un espacio a cinco una vez se disuelvan las Cortes, la semana que viene, y Mediaset estaba igualmente interesada en ese formato. La Academia de la Televisión (ATV), que preside la periodista María Casado, propuso a los partidos la coordinación y organización del evento, como en anteriores confrontaciones electorales. La discusión es muy incipiente, pero al menos Ferraz sí ha dejado claras sus condiciones, después de las idas y venidas de la campaña anterior, que culminaron en dos debates a cuatro en días consecutivos en RTVE y Atresmedia.

"Un debate a cinco hay que hacerlo seguro. Es lo que corresponde", dice Ábalos, que no ve sentido a un cara a cara, porque no está clara la alternativa


"Un debate a cinco hay que hacerlo seguro. Es lo que corresponde", sentenció Ábalos, quien añadió que no tiene sentido un cara a cara pues no está claro "quién" es la alternativa al PSOE. Fuentes de la cúpula indicaron que pensar en duelos a dos es más un "festejo" que otra cosa, y que no lo aceptarán. Así que ahora el terreno de juego es más limitado: la discusión se centra en el plató en el que tendrá lugar. Qué tele organizará un debate que se considera crucial también en esta ocasión. Sánchez apostó para el 28-A en un encuentro a cinco, con Vox, en Atresmedia, pero la Junta Electoral Central lo prohibió porque entonces la formación ultraderechista no tenía representación parlamentaria ni un porcentaje significativo de voto en una convocatoria anterior de ámbito nacional. Ahora Vox puede participar en los debates, porque cuenta con 24 escaños en el Congreso.

Victoria "lo más rotunda posible"

Ese probable único debate marcará el camino al 10-N. Una campaña que, pese a la presumible apatía del electorado progresista, la dirección afirma no afrontar con temor. "No hay ningún miedo a la abstención. Cuando uno está convencido encara esto con mucha decisión [...]. La ciudadanía sabe quién está en condiciones de gobernar y quién tiene un proyecto nacional. Hay motivos suficientemente en positivo y de reivindicación de la victoria para salir a la calle. Así que ningún miedo. A lo único a lo que hay que tener miedo es al miedo", sentenció Ábalos en la rueda de prensa, lanzando por cierto un mensaje indirecto a los cuadros medios que en las últimas semanas manifestaban su inquietud por una repetición electoral que sin embargo en la Moncloa y en Ferraz se percibía inevitable por la obstinación de Unidas Podemos por un Ejecutivo de coalición. El número tres añadió que tampoco costará "ningún esfuerzo" movilizar las estructuras del partido, porque ya está entrenado para eso.

El PSOE mete a UP en el "bloque del bloqueo" y le acusa de impedir por cuarta vez la investidura de Sánchez y dar "una bola extra" a la derecha

El PSOE ya tiene los cimientos de su discurso del 10-N. Disparar contra todos. Contra el "bloque del bloqueo", porque es el "tacticismo personalista" de los líderes de PP, Ciudadanos y Unidas Podemos lo que aboca a España a unas segundas generales en 2019. El secretario de Organización señaló que "puede entenderse" que la derecha quiera otros comicios para ver si mejora sus resultados. Pero "lo que no es entendible" es que Pablo Iglesias "haya preferido por cuarta vez en cuatro años boicotear la investidura y dar esa bola extra a la derecha". Pero "el electorado progresista tiene memoria", y lo que el PSOE desea es una victoria "lo más rotunda posible" el 10-N, "lo suficientemente amplia para disuadir a los responsables del bloqueo de cualquier tentación obstruccionista", para así poder armar un Gobierno "fuerte, cohesionado y autónomo", capaz de pilotar el país para una "legislatura estable" que permita desplegar políticas "de izquierdas".

Sánchez solo hará un debate a cinco y afronta el 10-N sin "miedo" a una alta abstención

Los socialistas se presentan, pues, como víctimas del "bloqueo" de las demás formaciones. Porque fueron ellos los que vencieron el 28-A y los que sienten "humillados". "Nos han robado el voto [...]. Nos han usurpado la victoria electoral", expresó Ábalos, gráficamente. Cree el dirigente que ese hecho, la obstrucción y el 'birlar' el triunfo al PSOE es un elemento "suficientemente movilizador" y "penalizador". También que los avisos de la derecha de que Sánchez estaba dispuesto a construir un Gobierno con "populistas, independentistas, filoetarras", con aquellos que quieren "romper España" han quedado en nada. Eran una "mentira", denunció.

El momento de los ciudadanos

Pese al optimismo proyectado por la dirección, hay amenazas que se ciernen en el horizonte. Como una irrupción de Íñigo Errejón a escala nacional. Sánchez siempre lo concibió como un elemento positivo para presionar a Unidas Podemos, que Iglesias sintiera el miedo de una competición con su ex número dos y cediera. Pero no se apartó de su demanda de un Gobierno de coalición, que el presidente, tras la investidura fallida de julio, nunca más aceptó.

Ferraz entiende que Errejón representa un espacio "a la izquierda" del PSOE en el que el PSOE no juega y que debería inquietar más a Podemos

Ábalos aseguró que el PSOE "no tiene nada que decir" sobre el presunto salto de la plataforma de Errejón a la política nacional. No hay temor porque "el espacio que viene a representar [Más Madrid] no deja de representar una ruptura del espacio del que proviene", de Podemos. "Hablamos de un espacio a la izquierda del PSOE, que no es un espacio en el que estemos jugando. Nosotros jugamos en un espacio progresista, pero de gobierno, de capacidad para la gestión y de moderación también", agregó.

Sánchez solo hará un debate a cinco y afronta el 10-N sin "miedo" a una alta abstención

En definitiva, la irrupción potencial de Errejón no "preocupa" al PSOE ni tiene "ningún prejuicio al respecto". "No nos afecta porque las elecciones anteriores se plantearon con carácter plebiscitario", en torno al Gobierno de Sánchez. Pero los españoles decidieron "apoyar" al presidente y su Ejecutivo. Lo que está en juego el 10-N, dijo Ábalos, es si se "respetan" esos resultados del 28-A o no, y "también en clave de avance y de retroceso", también en clave de si le hace falta a España un proyecto "propio y no hipotecado". "A quien debería preocupar" el salto nacional del exportavoz morado, siguió el ministro, es "a quien habla de diversidad" pero luego no sabe cómo "gestionarla". O sea, que Ferraz piensa que debe inquietar a Podemos, no al PSOE.

Descartada de nuevo la coalición con Podemos

El análisis que han venido haciendo dirigentes de la cúpula en privado es que Errejón, en suma, roba votos a Podemos, y no al PSOE, pese a que los datos no lo avalan con esa contundencia. En las autonómicas y municipales del 26 de mayo, Más Madrid ganó con Manuela Carmena al frente los comicios (19 ediles), por los ocho del PSOE, y no sumaron mayoría suficiente para que ella conservara la alcaldía. Y en la región, Errejón logró 20 diputados, por los 37 de Ángel Gabilondo (los mismos escaños que tenía en 2015) y los siete de Unidas Podemos. Esos números explican que en la cúpula del PSOE madrileño no sean tan entusiastas como en Ferraz: la lectura de la federación que pilota José Manuel Franco, según fuentes de su entorno, reconocen que la entrada de Más Madrid mermó el crecimiento de Gabilondo y roba, por tanto, electores a los socialistas, no solo a los morados.

El comité federal dará poder a la comisión de listas para ultimar las candidaturas, pero no habrá sorpresas. Ábalos descarta la entrada de Carmena

Este jueves, el secretario general trasladó a su dirección que sigue descartando una coalición con los morados, según relataron fuentes de la cúpula. Es decir, Sánchez no quiere esa fórmula de entendimiento tampoco tras el 10-N. No obstante, Ábalos señaló que no es tiempo de responder a esa pregunta, puesto que ahora es "el momento de los ciudadanos", los que tienen la palabra en las urnas. "Esa pregunta tendría sentido si no tuviéramos elecciones. Para seguir en ese bucle, no harían falta. Estamos en otra situación cualitativamente muy distinta. El que está hablando de eso —y ahí lo decía por el PP y su voluntad de armar un España Suma— evidencia su incapacidad para ser alternativa". "Anteponer" la política de alianzas es un "gesto de debilidad tremendo".

El PSOE va a diseñar, en todo caso, anticipó el número tres, una campaña "propositiva", "alejada del juego sucio y la dinámica de confrontación". El partido actuará "como lo que es, depositario de la confianza de la ciudadanía, que es mayoritariamente progresista y moderada". Sánchez quiere rebañar votos de UP y atraer a los votantes desencantados de Ciudadanos, de ahí la insistencia en la "moderación".

Sánchez solo hará un debate a cinco y afronta el 10-N sin "miedo" a una alta abstención

En paralelo, se ponen en marcha los mecanismos orgánicos internos. El comité federal, máximo órgano de dirección, se reunirá el próximo 28 de septiembre, a la vuelta del viaje del presidente a Nueva York. Entonces, se aprobará una delegación de funciones, para que sea la comisión federal de listas la que introduzca los cambios "estrictamente necesarios" en las candidaturas, que habrán de registrarse en las juntas electorales entre el 2 y el 7 de octubre. El criterio que se seguirá es el de continuidad con las presentadas el 28-A, salvo casos puntuales, como la de parlamentarios electos que luego pasaron a desempeñar otros cargos. Es el caso de Blanca Fernández, número uno por Ciudad Real en las últimas generales, que ahora es portavoz del Gobierno manchego presidido por Emiliano García-Page.

Sánchez solo hará un debate a cinco y afronta el 10-N sin "miedo" a una alta abstención

Ábalos adelantó que no habrá incorporaciones mediáticas. "Al PSOE no le hace falta hacer fichajes, ni ir a un mercadillo o a un rastro" para encontrar a candidatos con los que "adornar" las listas para suplir las "carencias" de proyecto. "Nos sobran referentes". Al secretario de Organización se le preguntó explícitamente por Manuela Carmena, y él la descartó, de modo que no habrá sorpresas. Sánchez sí dijo en julio, en Telecinco, que no le importaría tener a la exalcaldesa en su Consejo de Ministros, porque reúne el "perfil adecuado". Ella misma aseguró este jueves que se descartaba para generales, que no quería entrar en ninguna lista.

El PSOE vuelve a incluir a Redondo en el comité de campaña y propone a los partidos quitar la publicidad exterior

La ejecutiva federal del PSOE constituyó este jueves un comité electoral muy semejante al que formó hace casi un año. A la cabeza, como es tradición, el secretario de Organización, José Luis Ábalos. El número tres seguirá coordinándose con el director de Gabinete del presidente, Iván Redondo, que sin embargo no aparece en el organigrama oficial [aquí en PDF], como tampoco figuraba en el anterior [también en PDF], ya que no pertenece al partido

El organigrama es calcado al último comité, con la diferencia de que no hay coordinadores de programa ni de las autonómicas, municipales y europeas, por razones obvias. Tampoco se nombra a portavoces: antes esa función la ejercían los diputados Esther Peña y Felipe Sicilia. Ábalos señaló que ambos podrían seguir desempeñando ese papel, pero podrá haber "más personas", en función de los temas. 

De Ábalos, como coordinador de la campaña, cuelgan dos vicecoordinadores, Santos Cerdán (Organización) y Paco Salazar (Acción Electoral), y tres coordinadoras temáticas: Maritcha Ruiz en Comunicación, Susana Ros en Igualdad y Luz Martínez Seijo en Institucional. Al frente de la gerencia continúa Mariano Moreno, y de Investigación y Análisis, Julio Navalpotro, dos de los hombres claves del aparato federal. Otros integrantes son Enma López (debates), Omar Anguita (jóvenes), Pilar Cancela (internacional), José Guillermo Berlanga (movilización) o Alfonso Hermida (actos públicos). 

La del PSOE, dijo Ábalos, será una "campaña austera", cuyo presupuesto aprobará el comité federal del 28 de septiembre. La ley impone que, en una repetición electoral, los gastos generales se reduzcan en un 30%. El ministro también planteó a los demás partidos un acuerdo para suprimir la publicidad exterior (vallas, banderolas, mupis...), como se hizo en 2016. La reforma de la Ley Electoral de aquel año también incluye una disposición en la que especifica que los partidos que concurran promoverán un acuerdo para "reducir al máximo los gastos electorales derivados de la publicidad exterior". 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
38 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios