ELECCIONES GENERALES DEL 28-A

De Actúa a Pacma: 800.000 votos sin escaño y fracaso de las apuestas en solitario

La dispersión del voto vuelve a castigar al partido animalista, que se queda sin representación, mientras que proyectos en solitario, como el de Llamazares o En Marea, fracasan estrepitosamente

Foto: El candidato de Actúa a la presidencia del Gobierno, Gaspar Llamazares (i), conversa con el exjuez Baltasar Garzón (d), durante el acto de apertura de la campaña electoral. (EFE)
El candidato de Actúa a la presidencia del Gobierno, Gaspar Llamazares (i), conversa con el exjuez Baltasar Garzón (d), durante el acto de apertura de la campaña electoral. (EFE)

El voto progresista ha estado menos fragmentado que el de la derecha en estas elecciones generales, aunque no ha faltado la tradicional constelación de siglas, tanto de ámbito estatal como territorial, minoritarias y ultraminoritarias, que en suma han recibido más de 800.000 votos. A la cabeza de todos ellos se sitúa el partido animalista Pacma. Con 326.045 apoyos recibidos en toda España —40.000 más que en los anteriores comicios—, el partido liderado por Silvia Barquero vuelve a quedarse fuera del Congreso de los Diputados, después de que algunas encuestas lo situasen con opciones de obtener representación.

De mantener estos resultados en las elecciones europeas, el Pacma sí lograría romper el techo de cristal para entrar en las instituciones, al existir la circunscripción única y evitar los efectos negativos de la dispersión del voto que castiga la actual Ley Electoral, diseñada para primar a los partidos mayoritarios. De hecho, desde el partido han achacado su falta de representación a la “injusta” Ley Electoral y puesto en cuestión que otros partidos con menos votos, como EH Bildu (257.211), Coalición Canaria (117.486), Compromís (166.051), Navarra Suma (105.637) e, incluso, el Partido Regionalista de Cantabria (50.502), sí hayan obtenido representación.

El BNG, que suma ya tres legislaturas sin representación en el Congreso, tampoco ha obtenido escaño pese a doblar sus malos resultados de 2016 y sumar un total de 93.810 votantes. Era otra de las formaciones con opciones, según las encuestas, que finalmente no ha logrado transformar sus apoyos en escaños. Los nacionalistas gallegos que lidera Ana Pontón se quedaron a 10.000 votos de obtener representación, tras pelear un escaño con Ciudadanos, que de haberlo ganado podría haberlos convertido en llave de Gobierno.

Dentro del espectro independentista, el Front Republicà liderado por el que fuera secretario de Podem en Cataluña, Albano-Dante Fachin, y en alianza con un sector de la CUP —Poble Lliure—, consechó 113.008 sufragios que tampoco se tradujeron en representación parlamentaria. Estas siglas estuvieron también en el radar de las encuestas, pero la concentración de voto independentista de izquierdas en ERC dejó fuera a este nuevo proyecto con vocación unilateralista.

Sin salir del campo nacionalista, la coalición liderada por Més, que cogobierna en Baleares con el PSIB, obtuvo 25.384 votos. Geroa Bai, que encabeza el Gobierno autonómico en Navarra, se ve igualmente fuera del Congreso al quedarse en 22.150 votos —8.000 más que en los anteriores comicios—. En Marea, en Galicia, fue una de las grandes derrotadas en estos comicios. La formación, bajo el control del sector nacionalista de la que fuera la confluencia gallega de Podemos, y presentándose sin el apoyo de la formación liderada por Pablo Iglesias ni de IU ni Anova, se quedó con tan solo 17.726 votos.

La candidata al Congreso por Pacma, Laura Duarte, durante el acto de cierre de campaña. (EFE)
La candidata al Congreso por Pacma, Laura Duarte, durante el acto de cierre de campaña. (EFE)

La debacle de En Marea al presentarse en solitario ha sido comparable con el de la formación Actúa, las siglas del nuevo partido liderado por Gaspar Llamazares tras romper con Izquierda Unida, y en el que también participa Baltasar Garzón. El partido que aspiraba a recoger el apoyo de los votantes progresistas a la izquierda del PSOE y desencantados con Podemos se quedó en 30.448 votos en las ocho circunscripciones donde estuvo presente su papeleta.

Desde esta formación, reconocen que el resultado está alejado de las posibilidades de entrar en el Congreso con representación parlamentaria, pero demuestra, según su parecer, "que un proyecto recién nacido y en formación tiene razón de ser. Por ello, seguimos nuestra apuesta firme de izquierda seria y de diálogo con el próximo objetivo puesto en las europeas y municipales del próximo 26 de mayo para seguir consolidando". Se excusan asimismo porque Actúa "ha tenido que afrontar la recogida de miles de avales para poder presentarse a las generales y ha sido prácticamente silenciado en los medios por las restricciones de la Junta Electoral a partidos sin representación".

Constelación de ultraminoritarios

El partido de Llamazares se ha quedado por detrás de otras formaciones minoritarias, como Recortes Cero. Esta coalición progresista recibió 46.487 votos, cerca de los 51.907 que obtuvo en los pasados comicios generales. Nueva Canarias, formación que en los anteriores comicios se presentó en coalición con el PSOE y obtuvo un escaño en la pasada legislatura, ocupado por Pedro Quevedo, que se convirtió en el diputado 176, recibió 36.193 votos.

Dentro de la constelación de los partidos minoritarios, vuelve a hacer acto de presencia tras concurrir en coalición con Podemos en 2016 la formación vinculada al ámbito de las ONG que defienden los derechos de los migrantes, PUM+J (Por un Mundo Más Justo). Con 21.711 votos, lidera esta particular clasificación. A punto de conseguir un escaño estuvo la nueva coalición progresista en Melilla CpM. Finalmente, se quedó con 6.890 votos, el 20,38% del voto en la ciudad autónoma, pero el escaño se lo llevó el PP al recabar 8.082 votos y hacerse con la primera plaza, la única premiada.

Los siguen en número de votos una sopa de siglas con el denominador común del marxismo, como es el caso del PCTE (Partido Comunista de los Trabajadores de España), con 14.118 sufragios; el PCOE (Partido Comunista Obrero Español), con 9.094; el PCPE (Partido Comunista de los Pueblos de España), con 8.991, o el PCPA (Partido Comunista del Pueblo Andaluz), con 4.737. Así hasta sumar más de 800.000 sufragios en total y una constelación de siglas que van sumando desde miles hasta cientos de votos y llegar a formaciones que solo suman dos dígitos de apoyos. La formación que menos sufragios recabó fue UDT, con 28 en toda España al 99,99% escrutado, seguida de MAS (Muerte al Sistema), con 46.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios