DESDE EL VIERNES NO TIENE NINGÚN ACTO

El Rey despeja su agenda para seguir unas elecciones cruciales en el futuro de España

Felipe VI no tiene actos en su agenda desde el viernes. Mientras la Reina viaja este domingo a Mozambique, el jefe del Estado estará en Madrid siguiendo unas elecciones clave

Foto: El rey Felipe VI. (EFE)
El rey Felipe VI. (EFE)

La agenda de Felipe VI se vació el fin de semana desde el viernes. La Reina viajará el domingo a Mozambique en una visita de cooperación. No le acompaña el Rey, como es habitual en este tipo de salidas, pero tampoco tiene apenas actividades previstas hasta la semana del 6 de mayo. Presidirá la entrega de unos premios periodísticos el martes. Como era esperable, el monarca estará en Madrid los días previos a la jornada electoral, el domingo en el que se conocerán los resultados del próximo Congreso de los Diputados y los días posteriores, tal y como siempre ha hecho en momentos especialmente significativos para el futuro del país.

[Sigue en directo las elecciones generales de 2019 - 28-A]

Más todavía en esta ocasión en la que los comicios serán cruciales para la estabilidad, augurando cómo se configurará el próximo Gobierno de España. Si es que las sumas permiten finalmente alguna opción.

Más allá del bloqueo que sufrió la agenda del jefe del Estado desde las elecciones de diciembre de 2015 hasta las de junio de 2016 cuando, por fin, una mayoría arrojó luz sobre quién sería el próximo inquilino de la Moncloa (Rajoy con el apoyo de Ciudadanos y PNV), paralizando varios viajes de Estado previstos, Felipe VI ha alterado en más ocasiones el ajetreo habitual de su actividad por acontecimientos políticos recientes. Sucedió en septiembre de 2017, cuando despejó su agenda por completo desde el día 29 hasta pasado el referéndum ilegal del 1 de octubre.

Su preocupación sobre lo que pudiera ocurrir aquel domingo era evidente, como en el resto de instituciones. Mantuvo un contacto continuo con el presidente del Gobierno y con otros líderes políticos para conocer de primera mano cómo se sucedían los acontecimientos. La jornada del domingo la pasó en su despacho de Zarzuela y ciñó sus actos posteriores a Madrid hasta casi una semana después cuando viajó a Galicia. El 3 de octubre decidió enviar un mensaje al conjunto de los ciudadanos para dar certidumbre tras el 1-O. Ese mismo verano el Rey se mantuvo en alerta, también en la semana del 15 de agosto, cuando el Parlament amenazó con poner en marcha la maquinaria del referéndum.

Las elecciones de este domingo se enmarcan dentro de la normalidad de una jornada electoral, pero la situación de inestabilidad dentro del país —con la irrupción de nuevas fuerzas políticas, la crisis catalana en plena efervescencia y unas encuestas que no resuelven la incógnita del 30% de indecisos— hacen que el seguimiento de la jornada sea de especial trascendencia. Lo previsible será, una vez más, que el Rey pase el domingo en Zarzuela siguiendo la última hora de lo que digan las urnas.

La próxima semana, además de comenzar con la resaca electoral cuenta con dos festivos —uno nacional y otro específico de la Comunidad de Madrid— y el Rey tiene previsto un solo acto en su agenda. Será el lunes 6 de mayo cuando la retome con fuerza, con citas a diario y varias salidas fuera de Madrid.

Pablo Casado, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias. (Cordon Press)
Pablo Casado, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias. (Cordon Press)


La figura del Rey tras el 28-A

Cuando las Cortes de la XIII legislatura queden constituidas, el Rey volverá a ser una figura protagonista. Tal y como establece el artículo 99 de la Constitución, el jefe del Estado debe iniciar una ronda de consultas con los representantes que designen los distintos grupos parlamentarios para conocer su posición, y dependiendo de la aritmética parlamentaria, proponer un candidato a la investidura. Lo habitual es que sea el líder de la fuerza más votada el que tome la iniciativa, pero en 2015 Rajoy sentó un precedente al decirle a Felipe VI que no lo haría porque no contaba con los votos suficientes.

Aquella inédita situación motivó que el monarca, poco tiempo después, propusiera a Pedro Sánchez como candidato. El dirigente socialista —hoy presidente del Gobierno tras una moción de censura— inició negociaciones con Albert Rivera y llegó a firmar un pacto de investidura que Podemos rechazó, como también el PP. El bloqueo político daba como resultado una nueva convocatoria electoral el 26 de junio de 2016.

Entonces, tras iniciar de nuevo el mecanismo constitucional y reunirse con los dirigentes, el Rey volvió a proponer a Rajoy que en esta ocasión sí se presentó, fracasando en el primer debate de investidura. El monarca decidió entonces no volver a convocar una ronda de consultas e incluyó un mensaje, también inédito, en el comunicado que emitió Zarzuela: recordaba que "la pluralidad política, expresada en las urnas" conllevaba "una forma de ejercer la política basada en el diálogo, la concertación y el compromiso, con la finalidad de tomar las mejores decisiones que resuelvan los problemas de los ciudadanos". Instaba así a los líderes políticos a entender que la nueva realidad incluía la necesidad constante de llagar a acuerdos. Tres años y medio después el escenario podría volver a ser el mismo.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios