obtiene 10 diputados frente a nueve

El PSOE hace historia en Galicia al superar al PP por primera vez en elecciones generales

Feijóo aguanta frente a la debacle de su partido en el resto de España, pero cede el primer puesto a los socialistas. Irrumpe Ciudadanos, Vox pincha y cae Unidas Podemos

Foto: El secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero. (EFE)
El secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero. (EFE)

Ni siquiera en 2008, cuando Zapatero revalidó con creces su mayoría en el Congreso, el PSOE logró en Galicia el sorpaso al Partido Popular. Esta vez lo ha conseguido, con una victoria histórica que supone un vuelco en el feudo de Feijóo. En un clima que hace apenas un año era de tensión interna, ahora, de la mano de Gonzalo Caballero, los socialistas gallegos logran por primera vez ser el partido más votado en unas elecciones generales y el que obtiene mayor representación, con 10 diputados. La resistencia de Alberto Núñez Feijóo ha sido relativa. Evita una debacle como la de Pablo Casado, pero le han faltado casi 77.000 votos para mantener la hegemonía, y se queda en nueve escaños. Ciudadanos debuta en la comunidad autónoma (dos actas) y las cinco de En Marea se convierten en solo dos de En Común-Unidas Podemos.

[Elecciones generales 2019, en directo]

En Galicia, el PP se deja 14 puntos (pasa del 41,53% al 27,45%, con el 95% del escrutinio) y casi un tercio de los 650.000 votos que obtuvo en 2016. Es su peor resultado en unas generales, muy por debajo de un suelo que hasta ahora estaba en el 37%. Y sin embargo, de los 12 diputados que tenía mantiene nueve, lo que le permite salvar los muebles. El PSOE, en cambio, se dispara en escaños, que pasan de los seis de hace tres años a los 10 que le permiten encabezar el reparto en Galicia. Lo hace principalmente gracias a los resultados en las dos provincias más urbanas, A Coruña y Pontevedra. En cada una de ellas, supera en torno a 40.000 apoyos a los populares, aunque solo en esta última lo hace también en escaños.

El panorama en Galicia mantiene pese a todos estos cambios el aroma a bipartidismo que ya es historia en el resto de España, porque entre los dos grandes suman 19 de 23 escaños, uno más que en 2016. Los socialistas encabezan el reparto con esos 10 diputados (32% de apoyos) y les sigue el PP con nueve. Los otros cuatro se los reparten En Común-Unidas Podemos y Ciudadanos a partes iguales, dos cada uno, aunque con ventaja para el entorno de Podemos de cuatro puntos y más de 50.000 votos. El BNG ve frustrado su intento de recuperar su presencia en el Congreso de los Diputados desde que en 2016 se quedó por primera vez sin ningún representante del nacionalismo gallego.

A En Común-Unidas Podemos le queda el consuelo de haberse impuesto claramente a su competidora En Marea, la marca con la que concurrió hace tres años y que ahora ha quedado en manos de su líder, Luís Villares, y de diversos grupos de ideología nacionalista. Su fracaso es absoluto, con apenas 17.000 votos y un 1,08% de porcentaje, poco más que el Pacma.

Vox se queda sin representación en Galicia. Sus poco más de 86.000 votos, que suponen un 5,27% del total, no le bastan para conseguir representación en ninguna de las cuatro provincias, una de las claves que explican que la sangría de votos del PP no lo sea tanto de escaños. El partido de Santiago Abascal, eso sí, amenaza el quinto puesto en el recuento que todavía conserva el Bloque Nacionalista Galego.

Si en 2016 el PP duplicaba en escaños al PSdeG, ahora son los socialistas los que encabezan el reparto. Lo hacen con Gonzalo Caballero, un secretario general que tomó el mando del partido en octubre de 2017 de la mano de Pedro Sánchez. El escenario que hace año y medio parecía desastroso para los socialistas gallegos se despeja ahora que se pone en marcha la cuenta atrás para las autonómicas gallegas, que deberán celebrarse el año próximo. Esta vez, Feijóo no se ha descartado como candidato de su partido, aunque el revuelo que se espera en Génova tras el desastre del 28-A situará una vez más al presidente de la Xunta en las quinielas de la política nacional.

También se volverá a hablar de Ana Pastor, aunque sus resultados en Pontevedra, donde era cabeza de lista, han sido más que discretos. De tres diputados pasa a dos, al revés que los socialistas, que se convierten en los mejor representados por la provincia. Desciende de un 38,36% de apoyos al 25,00 %, después de haber perdido 65.000 votos de los 209.000 de las últimas generales. O lo que es lo mismo, se le han quedado por el camino un 31% de los votos que consiguió en el año 2016. Ni siquiera logra Pastor ser la más votada en Pontevedra, su ciudad y la de su mentor Mariano Rajoy, donde los socialistas obtienen 4.500 votos más y superan al PP en nueve puntos. El PSOE hace el trayecto inverso: pasa del 21,81% de apoyos al 32,30%, al sumar más de 65.000 sufragios a los 119.000 de las anteriores generales. En Pontevedra, los dos diputados de En Marea (Podemos, En Marea, Anova y Esquerda Unida) se los reparten ahora En Común-Unidas Podemos y Ciudadanos a partes iguales.

En A Coruña, la situación es muy similar, con la diferencia de que ahí el PP partía con mayor ventaja: cuatro diputados frente a dos del PSOE. Los socialistas aventajan en votos a los populares, pero el reparto de escaños se equilibra: tres para cada uno. Y los dos de En Marea también van para En Común-Unidas Podemos y Ciudadanos, a partes iguales. Tanto en Ourense como en Lugo, dos feudos tradicionales del PP, el partido de Feijóo se mantiene como el más votado, pero con el PSOE pisándole los talones e igualándolo en el reparto. En Ourense, el 3-1 a favor del PP es ahora un empate a dos escaños. En Lugo, los populares conservan los dos que tenían, pero el PSOE suma el que pierde En Marea.

En vísperas de las elecciones municipales, el triunfo de la izquierda es espectacular en Vigo, donde PSOE (36,41%) y En Común-Unidas Podemos suman el 57,41% de los votos, frente al 18,12% del PP, tercer partido. Tampoco en la otra gran ciudad gallega, A Coruña, se salva el PP, aunque el 20,90% de apoyos le evita ser superado por la formación morada (16,24%). En Ferrol, pese a los problemas de su alcalde, del entorno de las Mareas, En Común-Unidas Podemos logra casi un 18% de votos, casi cuatro puntos más que la media de Galicia. Y en Santiago, donde también gobierna la izquierda rupturista, el porcentaje es similar al del resto de Galicia.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios