El presidente del PP pide la unidad del voto

Casado abarrota el Palacio de los Deportes ante el reto de Vox a dos días del 28-A

El PP demuestra músculo organizativo y unidad con la presencia de todos sus pesos pesados en el acto de cierre de campaña celebrado en Madrid

Foto: Pablo Casado, Leopoldo López Gil y Cayetana Álvarez de Toledo, en el cierre de campaña. (Reuters)
Pablo Casado, Leopoldo López Gil y Cayetana Álvarez de Toledo, en el cierre de campaña. (Reuters)

El Partido Popular abarrotó el Palacio de los Deportes de Madrid para cerrar su campaña electoral del 28-A en una demostración de músculo organizativo y hasta de unidad con la presencia de todos sus pesos pesados: presidentes de Comunidades autónomas, los del Congreso y el Senado salientes, exministros, parlamentarios y los fichajes de Pablo Casado. Al grito de "presidente, presidente", unos 10.000 militantes y simpatizantes del PP se reunieron por primera vez en masa en torno a su nuevo jefe de filas para escuchar el último llamamiento de campaña a la unidad del voto del centro derecha para evitar que Pedro Sánchez siga al frente del Ejecutivo.

En un mar de banderas nacionales mezcladas con las azules del PP, Casado entró con su esposa, Isabel Torres, de la mano en el antiguo pabellón de deportes de Madrid a la hora prevista, pero cuando las gradas llevaban una hora llenas y cientos de simpatizantes se habían quedado fuera por falta de sitio.

Casado abarrota el Palacio de los Deportes ante el reto de Vox a dos días del 28-A

Los organizadores del mitin colocaron en primera fila a todas las figuras del partido como Alberto Núñez Feijóo, Juan Manuel Moreno, Fernando López-Miras, Ana Pastor, Pío García-Escudero o Juan Vicente Herrera. También acudieron exministros de la etapa de Mariano Rajoy como Dolors Montserrat, Isabel García Tejerina y Juan Ignacio Zoido o veteranos como el expresidente de las Cortes Jesús Posada. Y todos estaban mezclados con las incorporaciones de Casado: Adolfo Suárez, Cayetana Álvarez de Toledo, el maestro Miguel Abellán, Edurne Uriarte, Daniel Lacalle o Leopoldo López padre.

Álvarez de Toledo, la estrella mediática del PP casadista que se ha fajado en el frente catalán, hizo de telonera del presidente del partido y confirmó su predicamento entre las bases con sus ataques a los independentistas, a Sánchez y al "adolescente" Albert Rivera, a quien prometió hacer más caso cuando madure. Jaleada por su nombre de pila y aplaudida por elogiar al Rey como defensor de la libertad y la Constitución, a los de Santiago Abascal les comparó directamente con los populistas de izquierda. Se refería a la costumbre de proponer soluciones utópicas e inviables ante cualquier problema, como el de la inmigración ilegal.

La candidata del PP al Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo. (EFE)
La candidata del PP al Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo. (EFE)

Después de que Teodoro García Egea recomendara echar los plásticos al cubo amarillo y a los políticos sin principios al naranja de la basura (por el tránsfuga Ángel Garrido), Casado tomó la palabra para repetir su discurso de toda la campaña, con propuestas programáticas incluidas hasta el último minuto. Esta vez aprovechó para hacer público su agradecimiento al apoyo que le presta su esposa en la carrera de las urnas y citó a sus padres, presentes en el acto. Todo muy emotivo y patriótico, también con vivas a España e himno nacional para cerrar el mitin.

En el último llamamiento a concentrar el voto del centro derecha para que Sánchez no pueda seguir en la Moncloa con sus aliados de la moción de censura (Podemos, independentistas y nacionalistas), el presidente del PP apeló a la defensa de la nación y del orden constitucional, a su juicio en peligro. Casado insistió en que su partido es el que más ha hecho por España en las últimas décadas, cuando había que sacarla de una crisis económica o cuando estaba en peligro la unidad, como en el golpe al Estado que encabezaron Carles Puigdemont y Oriol Junqueras.

El sucesor de Rajoy reivindicó como propio el "centro ideológico" y presumió de su capacidad para pactar tanto a la izquierda como a su derecha. Se supone que se refería a Ciudadanos por sus antiguos orígenes socialdemócratas y a Vox como escisión en la práctica del sector conservador del PP. Casado, cuando sabía que las televisiones conectaban en directo, aprovechó para proclamar ante la competencia directa que "hay que pensar el voto con la cabeza y tener a España en el corazón".

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios