En una entrevista

Iglesias se retirará de la política en cinco o seis años para volver a la enseñanza

El líder de Unidas Podemos advierte de que su partido podría dar una sorpresa en las urnas y opina que la presencia de Vox en el Congreso daría lugar a un debate sobre tauromaquia

Foto: Pablo Iglesias en el debate electoral a cuatro en Atresmedia (Efe)
Pablo Iglesias en el debate electoral a cuatro en Atresmedia (Efe)

El secretario general de Podemos y candidato de Unidas Podemos a la Presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias, ha señalado este miércoles que tras cinco años dedicándose a la política, ve su labor temporal y cree que tras otros cinco o seis años finalizará su carrera política para volver a la enseñanza.

En una entrevista emitida en Antena 3, en un tono más informal del habitual, Iglesias, quien ha comentado que sí tomaría un café con el líder de Vox, Santiago Abascal, ha apuntado que echa de menos coger su moto y acercarse a la calle Argumosa a tomarse una cerveza. Por su cargo, y al tener que llevar escolta, señala que estas cosas ya no las puede hacer, pero ha indicado que "por suerte" su paso por la política es "temporal y terminará".

Un Congreso "entretenido" con Vox

Sobre el panorama político que se abrirá en el Congreso de los Diputados tras las generales del 28 de abril, en el que es posible que entren como diputados toreros o militares, Iglesias se ha mostrado convencido de que será "entretenido" y ha recordado que cuando Podemos irrumpió en 2015, el Parlamento "empezó a parecerse más a España".

En este sentido, ha añadido que es bueno que entre gente que procede de la sociedad civil, y ha apuntado que el hecho de que entren toreros en el Hemiciclo puede posibilitar, por ejemplo, un debate sobre la tauromaquia en el que Unidas Podemos pueda proponer que se vote sobre el futuro de las corridas. "Votemos sobre esto, estamos en contra del maltrato animal, no nos gusta, pero debatamos y que los españoles decidan si quieren maltrato o no", ha apostillado.

Las cloacas y el poder

Durante la entrevista, recogida por Europa Press, ha señalado que tras estos años, y tras conocerse que una 'policía patriótica' construyó informes falsos para desacreditar a su formación, ha comprobado que el poder "es más chungo de lo imaginado" y que lo que busca con "las dinámicas de las cloacas" es "subvertir la democracia": "Se pueden cambiar cosas, pero hay que saber cómo funciona el poder, por eso hay que llenar de verdades las urnas".

Al respecto de las 'cloacas' ha afirmado que los policías Fuentes Gago y Eugenio Pino "trabajaban para el PP y para poderes económicos", y que el comisario José Villarejo (hoy en prisión preventiva) "destruyó pruebas sobre la financiación y la corrupción del PP". "Esto es grave porque afecta a la democracia española, la pone en tela de juicio", ha añadido, para luego recalcar que su formación cuenta ahora con una madurez que no tenía, tras sufrir en sus carnes cómo funcionan las cloacas.

En este sentido, ha explicado que al contrario de lo que se piensa, el poder funciona "de manera descarnada" y no de forma compleja. Así, ha señalado que al poderoso le basta simplemente con descolgar un teléfono: "no se complican al vida, te llaman y dicen, éste fuera de la tertulia".

Cree que su partido podría dar una sorpresa

Tras ser preguntado si en estas elecciones generales su candidatura está a tiempo aún de lanzar un triple, Iglesias ha considerado que tras tirar "triples bien, te van defendiendo mejor", pero se ha mostrado seguro de que "meterán unos cuantos". Así, ha recomendado a sus adversarios políticos no confiarse porque hay un alto número de indecisos y desde Unidas Podemos lanzarán triples que van a meter.

Durante la entrevista, Iglesias ha hablado de sus hijos, de que se levanta a las 5:30 horas para poder trabajar y leer, ha contado que necesita dos cafés además del de la mañana, y que si bien durante muchos años no se planteó tener descendencia, "esa idea fue creciendo" y ahora le agobia que, cuando sus hijos sean adolescentes, él no tenga ya una edad para poder irse de cañas con ellos como un amigo.

Además, ha confesado que no le importaría que sus hijos acabaran siendo de derechas, y que lo que le haría feliz es "que fueran libres, que sean buena gente, de izquierdas o no". "Me gustaría tener una relación con ellos como la que tengo con mis padres", ha apostillado.

Elecciones Generales

El redactor recomienda