EL ÚNICO CHOQUE TELEVISIVO, EN EL AIRE

Sánchez se enroca: solo irá a un debate, y será a cuatro el martes 23 de abril y en RTVE

La dirección insiste en que la disponibilidad del presidente se ciñe al 23-A, y que irá a la pública, pero PP, Cs y Podemos presionan para que haya dos debates: en RTVE, el 22, y en Atresmedia, el 23

Foto: Pedro Sánchez, este 17 de abril, durante un paseo electoral en Ibiza. (EFE)
Pedro Sánchez, este 17 de abril, durante un paseo electoral en Ibiza. (EFE)

Para la cúpula del PSOE, no hay vuelta de hoja. Las condiciones del debate electoral en el que participará Pedro Sánchez son unas y solo esas, y punto. Que solo haya uno, que sea finalmente a cuatro y que se celebre el martes 23 de abril y en RTVE. No hay más alternativas. Pero PP, Ciudadanos y Podemos han visto la rendija que anhelaban y presionan para que haya dos batallas televisivas en dos días consecutivos, el 22 en la corporación pública y el 23 en Atresmedia.

En el círculo del presidente del Gobierno insisten en trasladar "tranquilidad" pese al trasiego de comunicados y declaraciones de partidos y televisiones. Confían en que el embrollo se resuelva "pronto" y a su favor. Pero lo cierto es que el debate del debate está colonizando esta primera parte de campaña y está tomando un cariz menos positivo de lo que preveía Ferraz, hasta el punto de que corre el riesgo de que se le vuelva en contra. El puzle, cuando quedan apenas diez días para que se abran las urnas, sigue sin ordenar y nadie quiere dar por perdido el pulso. Así, el debate peligra por las tensiones cruzadas de los partidos (y las teles). Todo posible gracias a que en 40 años de democracia las formaciones políticas no han llegado jamás a hacer obligatorios por ley y regular estos espacios en TV.

La situación ha girado radicalmente en las últimas 48 horas. El debate a cinco en Atresmedia, con Pedro Sánchez, Pablo Casado, Albert Rivera, Pablo Iglesias y Santiago Abascal, parecía seguro. Era la apuesta del sanedrín de campaña socialista, la que le permitía redondear el incansable mensaje de campaña del presidente: las tres derechas contra él. La foto de Colón en 'prime time'. Pura "estrategia", como reconoció el director de campaña y secretario de Organización, José Luis Ábalos. Pero la Junta Electoral Central (JEC) desbarató los planes de Ferraz y prohibió ese debate a cinco por no respetar la "proporcionalidad", ya que Vox no tuvo representación parlamentaria en las anteriores generales ni cosechó un 5% de las papeletas en convocatorias nacionales posteriores.

Sánchez se enroca: solo irá a un debate, y será a cuatro el martes 23 de abril y en RTVE

Atresmedia reformuló su propuesta: debate a cuatro. RTVE pujó más: debate a cuatro y con señal gratuita para todos los medios audiovisuales que la solicitaran. El comité electoral socialista anunció que aceptaba la oferta de la cadena pública, porque posibilitaba "máxima difusión". Y porque, en igualdad de condiciones, "obviamente" ha de primar la iniciativa de la corporación, en palabras de la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá. Pero Atresmedia no se dio por vencida y, aprovechando que RTVE no había cerrado ninguna fecha, lanzó un comunicado para recalcar que mantenía su debate a cuatro para el martes 23 de abril, y que ya habían confirmado asistencia Casado, Rivera e Iglesias.

En el círculo del presidente insisten en que su única "disponibilidad" es la del martes 23, y alegan que es el día reservado antes por todos los candidatos


La radiotelevisión estatal emitió nota por la tarde, en la que recordaba que su previsión inicial era un encuentro a cuatro el 22 de abril, pero se abría a organizarlo para días posteriores —léase el 23— siempre que las formaciones "lo consensúen entre ellas".

La posición del PSOE, inamovible

Desde el equipo del presidente subrayan que la decisión está tomada y es inamovible. "Como idea clara: Pedro hará un debate y puede el 23 en RTVE. Es decir, el presidente puede el 23 como todos y plantea hacerlo en RTVE. Nunca un presidente ha sido tan generoso con los debates: aceptó uno a cinco, ahora otro a cuatro. Las campañas están organizadas y son autónomas. Todos podemos el martes 23. Lo sabe media España. Ellos verán si dicen que no a RTVE, que se abre a hacerlo en otro día distinto al previsto inicialmente", sentencian con rotundidad fuentes próximas al secretario general.

Sánchez tiene por el momento descargada su agenda de domingo a martes. En Ferraz insisten en que la posición es inamovible: "Aguantamos"

Es decir, en Ferraz y en la Moncloa recalcan que la "disponibilidad" de Sánchez es limitada, y se ciñe al 23. Sin embargo, al menos hasta ahora, el PSOE no ha programado actos para el candidato ni el domingo 21, ni el lunes 22, ni el martes 23. De entrada no se fijó ningún mitin para el 21 por las dificultades de movilización de las bases, al coincidir con la operación retorno de vacaciones. Al dejárselo libre, le permitía prepararse la agenda con su equipo.

En el PSOE insisten en que no se apearán de su posición. Así que serían posibles varios escenarios. El más sencillo es que finalmente cuaje el acuerdo para que haya un solo debate entre los cuatro líderes el 23 de abril. Otro es que se mantengan los formatos a cuatro en dos días consecutivos, el 22 en RTVE y el 23 en Atresmedia, y en esa hipótesis Sánchez podría no ir a ninguno o solo a uno de ellos y dejar la silla vacía en el del grupo privado, con el coste político que supondría. Un tercero es que vaya a uno de los dos espacios e intente enviar a un sustituto —la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, es la que está dando la cara en estos careos con los rivales— al otro. Y la última posibilidad es que finalmente la negociación se haga imposible y no haya ningún debate para el 28-A, una anomalía democrática que se entendería mal cuando en todas las convocatorias de generales desde 2008 ha habido al menos un encuentro en televisión. La consigna constante en Ferraz es que el candidato no debe cometer errores ni asumir riesgos. Dos careos con sus oponentes sería tentar demasiado el fuego, y en la cúpula no están dispuestos.

Sánchez se enroca: solo irá a un debate, y será a cuatro el martes 23 de abril y en RTVE

RTVE y Atresmedia mantienen su pulso vivo. En la pública sus profesionales celebran el giro del PSOE después de haber reprobado al presidente por su "desprecio" hacia la corporación. En el grupo controlado por Planeta, que se precia de haberse convertido en el "referente informativo" gracias a sus tres plataformas —Antena 3, La Sexta y Onda Cero—, se podía palpar este miércoles una enorme irritación hacia Ferraz, porque Sánchez se había comprometido con ellos y ahora se encontraban compuestos y sin debate. Pero insistían: habrá debate el 23, tres de los cuatro líderes han confirmado asistencia y se mantiene la invitación al presidente. Y solo al presidente, no a cualquiera de sus segundos, porque es un espacio con los aspirantes a la Moncloa.

Como un "emperador romano"

El embrollo a cuenta de la contienda en los platós ha servido en bandeja a la oposición la oportunidad de apretar a Sánchez. PP, Ciudadanos y Podemos quieren que haya dos debates: el 22 en RTVE, la ida, y el 23, en Atresmedia, la vuelta.

PP, Podemos y Cs ya han dicho que sí a Atresmedia y a RTVE. Casado y Rivera están dispuestos a un debate a tres siempre que se deje el atril vacío

Los populares vienen reclamando un cara a cara Sánchez-Casado desde la convocatoria de las generales, porque ambos representan a los dos partidos mayoritarios. El líder del PP, como le ocurría a Sánchez frente a Mariano Rajoy en 2015 y 2016, necesita sacar la cabeza, que se le visualice como alternativa. Pero Ferraz tiene claro que no aceptará ese formato, porque no quiere impulsar a su principal oponente.

Sánchez se enroca: solo irá a un debate, y será a cuatro el martes 23 de abril y en RTVE

Casado ha aceptado las ofertas de RTVE y Atresmedia, y estaría dispuesto a acudir a este último encuentro aunque no acudiera el jefe del Ejecutivo, siempre que la cadena deje el atril vacío, según indicaban fuentes de la cúpula conservadora, informa EFE. Es decir, que el PP no aceptará que el PSOE mande a un sustituto de su candidato. Los populares tachan de "insólita" la actitud de Sánchez, que se comporta como un "emperador romano", "ahora comparezco y ahora no comparezco". En Ciudadanos la posición es semejante: dos contiendas televisivas, y Albert Rivera está dispuesto a un espacio a tres en el que haya silla vacía si no va Sánchez, sin segundas espadas.

Sánchez se enroca: solo irá a un debate, y será a cuatro el martes 23 de abril y en RTVE

Pablo Iglesias, socio preferente de los socialistas antes y después del 28-A, no cede en su exigencia. "Lo más razonable es que tengamos todos la racionalidad y la decencia de ir a los dos debates", señaló el candidato de Unidas Podemos en Valencia. "Cualquier candidato debería estar obligado por ley a ir a debates en la televisión pública". "De momento, nosotros aguantamos —sentencian en el comité electoral socialista—. Es una chorrada. Dos debates iguales en dos días... Ellos no se lo creen, lo que quieren es complicarnos la vida. Y es cierto que estamos en un lío tremendo".

Sánchez se enroca: solo irá a un debate, y será a cuatro el martes 23 de abril y en RTVE

La pugna está abierta y nadie quiere bajarse de su peana, aunque el tiempo apremie. La pelea se libra en los partidos, con una tensión insólita, pero también en los medios. Atresmedia no quiere quedarse atrás, y ya emite promos con el debate a cuatro, y con los cuatro líderes. Y RTVE necesita un espacio que con certeza marcará la campaña y que le puede ayudar a recuperar un prestigio y una audiencia perdidas.

Sánchez replica a Álvarez de Toledo: "Si no hay un sí, siempre es un no"

Lo que sí siguió coleando en este miércoles de campaña es el debate a seis de ayer en RTVE. Una contienda bronca que quedó marcada por los latigazos de Cayetana Álvarez de Toledo a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y a Irene Montero, portavoz de Unidas Podemos. Especialmente en el capítulo relativo a los delitos sexuales. La número uno del PP por Barcelona criticó que el programa socialista plantee reformar el Código Penal para que se considere violación si no hay consentimiento de la mujer. "¿Un silencio es un no? ¿De verdad van diciendo ustedes sí, sí, sí, hasta el final?", preguntó. 

"El consentimiento es algo fundamental para decidir si hay o no agresión sexual" y "si no hay un sí, es siempre un no", replicó este miércoles Pedro Sánchez desde su mitin en Palma junto a la presidenta de Baleares, la socialista Francina Armengol. El candidato subrayó el "compromiso del PSOE con las mujeres que sufren al año más de 11.000 agresiones sexuales" en España. 

"Ayer escuché el debate entre los seis candidatos y escuchaba y veía lo que decía la candidata del PP y sí, sí, sí, para el PSOE es fundamental modificar el Código Penal para tipificar de manera mucho más eficaz los delitos de agresión sexual", sostuvo el presidente, ante unos 1.500 asistentes que corearon "¡igualdad! ¡igualdad!", informa EFE. 

Sánchez replica a Álvarez de Toledo: "Si no hay un sí, es siempre un no"

"Como dijeron tres veces sí ayer, nosotros el próximo 28 de abril tenemos que decirles tres veces no: no a su corrupción, no a su desigualdad y no a su confrontación y crispación territorial", pidió a los simpatizantes, que regalaron una sonora pitada al líder del PP, Pablo Casado, cuando el presidente recordó los "insultos" que le ha dirigido. 

"Me ha llamado golpista, me ha llamado presidente ilegitimo, ¡me ha llamado felón! Que la verdad es que me pilló desprevenido, porque que te llamen felón es una cosa bastante sorprendente", bromeó. 

Sánchez no mencionó Cataluña esta vez, ni a los independentistas, pero sí aseguró que "la unidad de España no se garantiza con uniformidad sino reconociendo la pluralidad y diversidad de este gran país que es España", informa EFE. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios