DEBATE ELECTORAL EN EL CONFIDENCIAL

División en la derecha y sintonía en la izquierda: las candidatas marcan la campaña

María Jesús Montero e Irene Montero se tratan con guante blanco mientras entre PP, Ciudadanos y Vox se multiplican las críticas: populista, veleta, socialdemócrata...

El tablero de la campaña electoral está cada vez más despejado. En lo ideológico, PP, Ciudadanos y Vox llevan el debate hacia Cataluña, la unidad de España y, en menor medida, hacia la economía, mientras que el PSOE y Unidas Podemos intentan hablar de avances sociales y reducción de los recortes de gasto público. En lo táctico, la competición más encarnizada está en la derecha, donde los partidos se cruzan acusaciones entre sí a la vez que critican a Pedro Sánchez. Mientras, el PSOE trata a Unidas Podemos con un guante blanco correspondido solo en parte. Así se visualizó el lunes en el debate a cinco organizado por El Confidencial con María Jesús Montero (PSOE), Edurne Uriarte (PP), Inés Arrimadas (Ciudadanos), Irene Montero (Unidas Podemos) y Rocío Monasterio (Vox).

A unos días de que comience la campaña electoral, las mujeres más destacadas de los cinco partidos nacionales se reunieron en la redacción de este diario. Irene Montero, número dos de Unidas Podemos por Madrid; María Jesús Montero, ministra de Hacienda y número uno del PSOE por Sevilla; Edurne Uriarte, número tres del PP en la lista de Madrid; Inés Arrimadas, cabeza de lista de Ciudadanos por Barcelona, y Rocío Monasterio, líder de Vox en Madrid, protagonizaron un debate templado, con momentos de tensión y algunas interrupciones. El debate fue moderado por las periodistas Isabel Morillo y Paloma Esteban.

División en la derecha y sintonía en la izquierda: las candidatas marcan la campaña

El debate dejó las líneas generales de lo que está siendo la precampaña para las eleccioness del 28 de abril. Irene Montero y María Jesús Montero mantuvieron cierta afinidad durante el debate. La líder de Unidos Podemos llegó a destacar los acuerdos presupuestarios con el Ministerio de Hacienda —"es una ministra con la que nos hemos entendido"— e insistió en que su objetivo en estas elecciones es entrar en un Gobierno de coalición con el PSOE: "Hemos estado a un tris de aprobar los Presupuestos más sociales de la historia. Queremos pactos que impliquen gobiernos progresistas. Subir el salario mínimo, una transición ecológica, políticas feministas… Que solo se podrán realizar si estamos en el Gobierno".

Eso no evitó que Irene Montero lanzase varios golpes al PSOE. Acusó a los socialistas de preferir a Ciudadanos, de haber paralizado la proposición de ley de eutanasia de Podemos y de no acabar con el grupo policial que desde Interior ha investigado a Podemos sin cobertura legal. "El PSOE no es capaz de acabar con las cloacas y de hecho un alto cargo que trabajaba en Moncloa está imputado", afirmó en alusión a Alberto Pozas, director de Información Nacional de Moncloa hasta el viernes, cuando dimitió, y que el lunes pasó a ser investigado por la Audiencia Nacional.

División en la derecha y sintonía en la izquierda: las candidatas marcan la campaña

La ministra de Hacienda eludió el choque con Unidas Podemos y centró sus esfuerzos en desgastar a Ciudadanos, a los que acusó de "normalizar la mentira". "Hay un problema real de convivencia en Cataluña. Me gustaría preguntar a Arrimadas qué ha hecho para mejorar la convivencia en Cataluña, como primera fuerza. ¿Ciudadanos qué ha hecho por la convivencia de los ciudadanos en Cataluña?". "Señora Arrimadas, hablan de Cataluña permanentemente mintiendo: ¿dónde está el acuerdo con los independentistas?".

Las estrategias de los partidos se vieron en ese intercambio. El PSOE espera que Podemos se reanime y que remonte para que facilite la formación de Gobierno y no entra a polemizar con el partido que dirige Pablo Iglesias. En privado, muchos socialistas se alegran de la aparente revitalización que vive la fuerza con las acusaciones de espionaje contra el comisario Villarejo y sus socios porque refuerzan el relato de Pablo Iglesias.

División en la derecha y sintonía en la izquierda: las candidatas marcan la campaña

Mientras, los tres partidos de derecha alternaron duras críticas al Gobierno de Pedro Sánchez y a su relación con el independentismo y con Podemos con dardos entre ellos. Edurne Uriarte aspiró a que el próximo Gobierno "no esté bajo el chantaje de los nacionalistas. Ese es el gran problema de España y con el que tenemos que acabar, y es muy difícil". Pero como PP, Ciudadanos y Vox tienen su propia competición por el voto, Uriarte añadió en alusión a estos: "A veces los nuevos partidos dan lecciones, nunca gobernaron y creen que es muy fácil".

Arrimadas machacó una y otra vez con la necesidad de que Pedro Sánchez no repita mandato. "El futuro de España no corresponde a Otegi. El otro día, Otegi presumía de las veces que le han llamado, y a mí Sánchez no me ha llamado ni una vez en nueve meses. Es una vergüenza para este país que el PSOE llame más a Bildu, Otegi y Torra que a Ciudadanos. Sánchez es capaz de hacer cualquier cosa para estar en Moncloa. Y cuando eso pasa, es una emergencia nacional sacarle del poder". Y más adelante añadió: "No es solo que las llaves de Moncloa las van a tener Bildu y Torra, es que se va a podemizar el PSOE, que ha sido un partido de Estado". No se olvidó del PP cuando criticó su empeño en hablar de Franco y el aborto.

División en la derecha y sintonía en la izquierda: las candidatas marcan la campaña

Ciudadanos fue el partido que más críticas recibió —de nuevo, el guion de la campaña—. Es el partido con más fronteras de voto por su posición central en el panorama político y todos aspiran a arañarle votantes. Uriarte afeó a Arrimadas su "obsesión de presentarse entre PSOE y PP. Cuando se ponen en la mitad, parece que no tienen una visión económica clara de lo que quieren hacer con España. Parece que les da lo mismo derecha e izquierda".

Rocío Monasterio recogió el guante: "Entiendo que Arrimadas esté confusa porque mira a su izquierda y tiene al PSOE, que es socialdemócrata, y mira a su derecha y ve al PP, que es socialdemócrata". La previsible candidata de Vox para Madrid, la única de las presentes que no va en las listas de las generales, devolvió las críticas a Uriarte: "El PSOE pactaba con los golpistas y otros partidos son dudosos, que han pactado y que son veleta. El PP está sumido en la ciénaga de la corrupción y es un valor de riesgo, no seguro". Sobre la acusación de bisoñez para afrontar problemas complejos, ironizó: "Nosotros somos inexpertos en claudicar a cambio de sus votos [de los nacionalistas], pero creemos que hay una solución para España que no pasa por arrodillarse ante los independentistas".

Arrimadas, sentada junto a Irene Montero, afirmó que ella vive "en un pisito de alquiler". "Ojalá las cloacas no publiquen tu dirección", respondió esta

Otro de los aspectos que quedaron claros es dónde quiere poner el énfasis cada partido. Para PP, Ciudadanos y Vox, es la unidad de España y, en menor medida, la economía. Para PSOE y Unidas Podemos, son los avances sociales, sea el fin de los recortes o la eutanasia. Cuando se trató el bloque de Cataluña, Irene Montero pidió diálogo: "Incluso los que sobreactúan saben que al final hay que dialogar. Cuando surgen conflictos, hay que abordarlos desde el respeto, desde reconocer al otro, que tiene razones, aunque tú no compartas, incluso perdonarlo". Pero pronto, y sin que mediara interrupción o pregunta, derivó a los servicios públicos y lo que consideró los problemas reales de la gente, como la falta de consultorios en muchos pueblos o que Extremadura tenga un tren del siglo XIX. Igualmente, cuando la pregunta iba sobre el futuro de Europa, Vox acabó sacando que la UE no ha respetado a España en la euroorden contra Puigdemont.

División en la derecha y sintonía en la izquierda: las candidatas marcan la campaña

El debate no estuvo exento de momentos de tensión, especialmente el que protagonizaron Irene Montero e Inés Arrimadas. La portavoz de Ciudadanos afirmó que ella vive "en un pisito de alquiler". Sentada junto a ella, Irene Montero lo entendió, como el resto de los presentes, como una clara alusión al chalé de Galapagar. "Ojalá las cloacas no publiquen la dirección de tu casa", la interrumpió la número dos de Unidas Podemos. Campaña electoral en estado puro.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
54 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios