EL CIS VUELVE A LA COCINA

El PSOE teme que un CIS de Tezanos al alza enfríe a sus votantes antes del 28-A

El CIS volverá a la cocina para dar la estimación de voto y escaños en su gran encuesta preeelectoral. Los socialistas temen una relajación de su electorado si se confirma la tendencia

Foto: Un mitin de Pedro Sánchez en Zaragoza. (EFE)
Un mitin de Pedro Sánchez en Zaragoza. (EFE)

El PSOE considera que encara la campaña soñada. Destacado en las encuestas, con la derecha dividida, Pedro Sánchez ha emprendido una campaña de perfil bajo, de evitar riesgos, debates y posiciones comprometidas. Los estrategas de Ferraz no descartan llegar a los 140 escaños y esperan que pasen las semanas con el viento a favor. ¿Cuál es el riesgo de esta estrategia? Un exceso de confianza del electorado socialista que, a rebufo de las optimistas encuestas, no acuda en masa a votar el 28-A. Y dentro de los sondeos electorales, ninguno tiene más peso que el del CIS que dirige José Félix Tezanos. El martes sale la gran encuesta preelectoral, en la que volverá a la cocina. Para alivio de los socialistas, eso hará que previsiblemente la estimación del PSOE no será tan alta como lo sería con el polémico método Tezanos.

El pasado domingo, preguntado sobre si su campaña de perfil bajo podía acabar pasándole factura como a Susana Díaz en Andalucía, Pedro Sánchez negó la mayor. En la entrevista en este diario, respondió: "Siento que usted tenga esa percepción. Somos el único partido que está hablando de movilización, el que dice que la abstención puede robar el futuro a este país, que si no hay movilización, la derecha y sus tres siglas pueden sumar, y por tanto estamos haciendo una campaña muy movilizadora. Hemos explicado la España que queremos y ahora lo que estamos diciendo es que si queremos que ocurra, tenemos que hacerlo posible. Es lo que subyace bajo el lema 'Haz que pase'. Creo que somos los únicos que apelamos a la movilización de todos".

Antes de las andaluzas, el CIS volvió a hacer cocina pese a que había anunciado que mantendría el polémico método que tanto beneficia al PSOE

Sin embargo, en privado hay socialistas que admiten que esa es la amenaza que les sobrevuela. La única que ven de momento. "El exceso de confianza es el único riesgo", opina un dirigente socialista. "Hay que pinchar el globo de las encuestas", añade otro conocedor de las tripas de la campaña. Aun así, no creen que la situación sea comparable a la que vivió Susana Díaz en Andalucía. Esgrimen que allí su electorado aún no veía a Vox como un riesgo tangible —ahora sí— ni el PSOE lleva en Moncloa los casi 40 años que sí cumplía en la Junta andaluza.

Los políticos tienen una relación ciclotímica con los sondeos, una especie de espejito mágico al que culpan de modelar la realidad que refleja. Si salen mal en las encuestas se deprimen, y si salen muy bien también se preocupan. La gran encuesta electoral es la del CIS. Con sus 16.800 entrevistas, se publica este martes. Tras la llegada de Tezanos, el CIS cambió el método de estimación del voto el pasado septiembre y desde entonces es el sondeo que sistemáticamente mejor resultado ha dado a Pedro Sánchez.

El instituto público ha cambiado varias veces la metodología y ha terminado por no ofrecer estimación de voto. En septiembre, y sin previo aviso, dejó de ponderar la muestra, lo que hacía que el PSOE subiera en estimación de voto pese a bajar en intención directa respecto al mes anterior. Simplificando, eliminó la cocina y usó una simple regla de tres para trasladar lo que contestaban los encuestados sin tener en cuenta que esa muestra está tradicionalmente sesgada a favor de los socialistas.

El resultado es que ha estimado más porcentaje de voto para el PSOE que el resto de las encuestas. Para Tezanos, catedrático de Sociología de la UNED, la cocina es casi brujería, mientras que para las empresas de sondeos es fundamental para corregir los sesgos de la encuesta. Con el avance del PSOE, ya no hay apenas diferencia entre los resultados que auguran unos y otros. Los tezanistas creen que el tiempo les ha dado la razón, mientras que el sector insiste en que es la evolución posterior del voto la que se ha acercado.

José Félix Tezanos. (EFE)
José Félix Tezanos. (EFE)

La piedra de toque del tezanismo es el CIS preelectoral, el gran sondeo antes de las elecciones. Los partidos y los medios no tienen dinero para macroencuestas, así que este CIS será el que analicen todos al detalle en busca de estrategias electorales, escaños en disputa y movilización de votantes. Los titulares se los lleva la estimación de voto y escaños, y ahí Tezanos volverá a hacer cocina. Ya lo hizo en Andalucía, pese a que había anunciado que daría el resultado crudo que tanto beneficia al PSOE. Los socialistas confían en que, aunque les dé mejor que el resto de sondeos, el CIS no les dispare en la estimación de voto.

Hace unas semanas, Isidoro Tapia ya apuntaba en su columna ciertos paralelismos entre la campaña y la de las generales. "Un momento: liderazgo indiscutido en las encuestas, coaliciones de gobierno inciertas porque tu socio preferido anuncia que no quiere gobernar contigo, una campaña que arranca mirando hacia al centro y que a mitad de partido gira rápidamente para buscar la movilización de tu electorado más fiel... ¿Les resulta familiar todo esto? Debería. Porque fue exactamente, paso por paso, la campaña electoral que siguió Susana Díaz en Andalucía hace tan solo tres meses. Para que luego digan que los humanos no tropiezan dos veces en la misma piedra".

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios