PRESENTACIÓN DE LA PRECAMPAÑA EN MADRID

Sánchez: el 28-A pugnan dos modelos de España, la "luminosa" y la que "retrocede"

El presidente vuelve a cargar contra el portazo de Cs a toda alianza con los socialistas: ningún "cordón sanitario va a resistir la voluntad mayoritaria de este país y las ganas de avanzar"

Foto: Pedro Sánchez, este 19 de febrero en el acto de arranque de precampaña de las generales, en Madrid. (EFE)
Pedro Sánchez, este 19 de febrero en el acto de arranque de precampaña de las generales, en Madrid. (EFE)

Una autónoma, un jubilado, un doctor en Matemáticas, una investigadora, una activista bisexual, una pediatra... Cuatro mujeres, dos hombres, seis testimonios "inspiradores y diversos" que servían para calentar el ambiente, para dibujar 'La España que quieres', el lema de precampaña elegido por los socialistas. Un escenario teñido de rojo PSOE, con las siglas del partido acompañadas de un corazón. La música ambiente suena a todo volumen antes de que lleguen Pedro Sánchez y sus ministros: son las versiones pop de 'Como yo te amo', de 'Mi querida España', de 'Te quiero'. Declaración rotunda de amor a España del PSOE. 'Love is in the air'.

Es el estilo escogido por los socialistas para su arranque de campaña, celebrado este martes en una sala multiusos de Madrid, La Próxima Estación, envuelto casi como si fuera un garito 'afterwork'. La puesta en escena casaba con la idea fuerza que trasladó el presidente del Gobierno. El 28 de abril compiten dos "modelos de país" distintos, el de la España que "avanza" frente al de la España que "retrocede", la "España luminosa" frente a la "España en blanco y negro". La España —el PSOE, ya se anticipa, hará mucho patriotismo, para que no quede duda— en la que caben "todos" frente a aquella estrecha que ofrecen las derechas.

Los socialistas están planteando, por tanto, una "campaña en positivo", como resumían miembros del Gobierno al término del acto. Esa es la idea, desde luego, que armoniza con la pretensión de Sánchez de que las urnas den la espalda a la "crispación" y sirvan para reivindicar la "política" útil, la moderada y sensata. El PSOE entiende que Ciudadanos le ha dejado expedito el espacio del centro después de que ayer lunes cerrara la puerta a todo entendimiento con Ferraz y con el jefe del Ejecutivo.

Por ahora, la cúpula entiende que ha de seguir ese camino de estilo más 'soft', aunque en campaña muy probablemente el tono se recrudecerá. Pero, por el momento, Sánchez defendió esa "política útil, educada, tolerante, no crispada, faltona", pensada para "unir a los españoles" y no para "enfrentarlos y dividirlos" —como ayer también remarcaba durante su entrevista en TVE—.

"La España en la que cabemos todos"

Él lidera, dijo, una nueva generación de líderes socialistas que gobiernan un partido de 140 años de historia, se cumplirán el 2 de mayo, y que ha pilotado la mayor parte de los 40 años de democracia, que ha protagonizado "muchos de los grandes avances y conquistas sociales. "¡Y algunos nos quieren poner un cordón sanitario! Lo siento, pero ningún cordón sanitario va a resistir ni la voluntad mayoritaria de este país, ni las ganas de avanzar y transformar nuestro país". Recado directo, otro más, a Ciudadanos. En TVE ya afirmó que no "cierra" la puerta a nadie tras las generales, ni a los independentistas, ni a Cs, ni a Podemos ni al PP "en múltiples cuestiones".

Si es reelegido, promete que aprobará de inmediato unos Presupuestos "sociales" y que el pilar de su mandato será la apuesta por la educación pública

La idea motriz es, por tanto, una simple: "La España en la que cabemos todos". La que es "cuestión de todos", en la que o progresan "todos" o no progresa "nadie". La que defiende sus "lenguas", sus "creadores", la cultura y el deporte, la industria, la que persigue repoblar la España interior, la que quiere una España "más vertebrada, feminista, europeísta, próspera", la que apuesta por la Agenda 2030 como una hoja de ruta de transformación para las próximas décadas. "Una España de la que nadie tenga que irse y nadie quiera irse", que defienda y proteja la sanidad pública.

Sánchez: el 28-A pugnan dos modelos de España, la "luminosa" y la que "retrocede"

Sánchez recordó que su primera medida, si es reelegido como presidente, será la aprobación de unos Presupuestos "sociales". Y en ellos, anticipó, "la joya de la corona será la educación pública". La próxima, remarcó, será la "legislatura de la educación pública, de la extensión de la educación de 0 a 3 años", la que rubrique la "transformación del sistema educativo" y consagre "la excelencia" de la formación profesional, que persiga la "equidad y calidad" de la universidad, y que dé impulso a la "ciencia", "sobre todo a las mujeres científicas", y a la "innovación", y que tenga la cultura como "bien público".

Sánchez: el 28-A pugnan dos modelos de España, la "luminosa" y la que "retrocede"

Es la España —fueron decenas las veces en las que el presidente citó el nombre del país— también del 8-M, la de las mujeres, la que "rompe barreras y techos de cristal", la que "abraza la diversidad" y "repudia la intolerancia", dijo, mirando a los seis perfiles seleccionados por la organización, y que encajaban como un guante con el discurso que llevaba preparado. "Os quiere libres de verdad, Yolanda", afirmó, dirigiéndose a la activista bisexual. "Os quiere vivas, libres e iguales". A estas alturas, no cabe duda de que el PSOE buscará mimar en campaña a mujeres y colectivos minoritarios, los que entiende que son más perseguidos por Vox. Los socialistas reivindican esa España de derechos para todos que ellos ayudaron a construir, según subrayan. Por tanto, en las urnas del 28-A compiten "dos modelos de país" radicalmente distintos.

Sánchez: el 28-A pugnan dos modelos de España, la "luminosa" y la que "retrocede"

La España "constitucional"

Sánchez aportó más notas de esa España que dibuja. La España "que es Europa", la que cree en sus valores y cree en la Unión (de nuevo, en contraste con las formaciones euroescépticas y ultras), y la España "constitucional", de "mirada abierta, plural", que no defiende una perspectiva "excluyente" de la Carta Magna, sino que defiende sus "libertades y derechos" y que es un "punto de encuentro y de convivencia, nunca de confrontación". Era su aproximación más nítida a Cataluña, aunque sin meterse en mayores honduras, más allá de volver a proclamar esa "España democrática que dialoga".

Defiende la España "que es Europa", la de la diversidad, la de las mujeres, la de la cultura, la innovación, "optimista, abierta", "confiada"

En definitiva, los socialistas dibuja una España en verde (o en rojo, si se quiere) que "se encuentra y avanza unida y confiada, repleta de esperanza y de futuro", y la que se siente "optimista, abierta, europeísta, innovadora, innovadora, culta, ejemplar, tolerante, solidaria, que mira hacia delante y solo mira hacia atrás para buscar sabiduría y enseñanzas". Compiten en las urnas, pues, "dos modelos de país", el de la España que "avanza" y es "luminosa", frente a la que "retrocede" y está pintada "en blanco y negro", como a su juicio persiguen las derechas. "Nos veremos en los pueblos y en las ciudades, en las calles, en las plazas. La España que proponemos es la suya, la España que quieres, y eso y nada más que eso es el PSOE, la esperanza para esa España que quieres", remató. Sánchez hizo muchísimo hincapié en esa imagen de un país grande, "sin exclusiones", en la quepan "todos", y no aquella en la que solo caben "ellos", los que piensan como Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal. Líderes de PP, Cs y Vox, a los que no nombró. Ni falta hacía.

Pedro Sánchez, con sus ministros, en La Próxima Estación, este 19 de febrero. (EFE)
Pedro Sánchez, con sus ministros, en La Próxima Estación, este 19 de febrero. (EFE)

Entre miembros del Gobierno, del Gabinete del presidente, parlamentarios, dirigentes... se percibía entusiasmo. El partido se siente enchufado a la campaña y se siente ya ganador, aunque ni mucho menos esté claro que pueda volver a la Moncloa. Pero quiere proyectar una imagen de unidad, optimismo y apertura a la sociedad. Por eso acudieron susanistas y sanchistas, 13 de los 17 ministros del Ejecutivo —todos menos Fernando Grande-Marlaska, Pedro Duque, Luis Planas y Teresa Ribera—, y periodistas vips invitados y sentados en el auditorio. Y España, España, España por todos lados. El banderón XXL con que arrancó la precampaña en 2015, en el teatro circo Price de Madrid, se reemplazó este martes por la cita constante, a boca llena, de España.

El PSOE no quiere que le arruinen la fiesta. Ni que se le apague el buen rollo. El optimismo se siente. Y como decía un integrante del Gobierno muy cercano a Sánchez: Rivera viene a echar una mano, porque se ha tirado "no uno, sino dos tiros en el pie" en apenas una semana. La foto de Colón y, ahora, el cordón sanitario. Lo dicho, 'love is in the air'. Que no falten los corazones (para el PSOE).

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios