Es noticia
Menú
Podemos arroja a los barones 'derechizados' en los brazos del PP
  1. Elecciones Generales
COMO CONSECUENCIA de LA ABSTENCIÓN

Podemos arroja a los barones 'derechizados' en los brazos del PP

Los barones que gobiernan gracias a acuerdos de investidura con Podemos tendrán que cambiar de aliado para mantener la gobernabilidad. La primera consecuencia: los presupuestos

Foto: El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, tras una reunión con secretarios generales autonómicos el pasado mes de marzo. (EFE)
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, tras una reunión con secretarios generales autonómicos el pasado mes de marzo. (EFE)

Suicidio, irresponsabilidad, debilidad o entierro del bipartidismo son algunas de las conclusiones sobre el “abstencionazo” del comité federal del PSOE que han compartido diferentes dirigentes de Podemos, tanto a nivel estatal como territorial. La decisión de los socialistas ha cohesionado a las filas moradas, que han aparcado las diferencias estratégicas entre sectores manifestadas durante las últimas semanas para presentarse como una alternativa unida frente a lo que consideran, 'de facto', una “gran coalición”. Este domingo, Podemos pasó la página de la “mano tendida”, de manera oficial, para situar en el mismo plano a PP, PSOE y Ciudadanos. Una vuelta de hoja en el modo de relacionarse con el PSOE que eleva la tensión entre ambas formaciones en las comunidades donde gobiernan los socialistas gracias a acuerdos de Podemos, dejando los pactos de investidura en varias autonomías pendiendo de un hilo y arrinconando así a los socialistas hacia el bando conservador para mantener la gobernabilidad.

Si en Castilla-La Mancha y Extremadura las relaciones ya están rotas, en Aragón y Valencia gana peso la opción de seguir estos mismos pasos. El líder de la formación en la comunidad aragonesa y secretario de Organización, Pablo Echenique, ya adelantó días antes de consumarse la decisión del comité federal que “la opinión mayoritaria es que el PSOE de Aragón ha tenido un papel importante para el cambio en Ferraz de cara a que acabe gobernando el PP, y que están más cerca del programa del PP que de Podemos”. Una postura que se complementa con la amenaza de que “podrá haber consecuencias”.

La decisión sobre las líneas estratégicas y de acción política, entre las que se incluye un mayor acercamiento al PSOE de Javier Lambán o una oposición más dura, estará en manos de las bases. Entre los días 7 y 9 de noviembre, la militancia votará sobre la nueva hoja de ruta, y todo apunta a que el PSOE tendrá que buscarse nuevos socios en la derecha (PP, PAR y Ciudadanos) para sacar adelante su acción de gobierno. Las consecuencias, por tanto, tendrán forma de “gran coalición” también en Aragón.

Las palabras de Echenique arrojan luz en este sentido: "Javier Lambán sabe que lo que hizo hace unas semanas en Madrid y lo que ha votado hoy [por este domingo] quizá sea bueno para sus perspectivas internas en el PSOE a nivel estatal —y quizá por eso sonríe satisfecho a la vera de la sultana de Andalucía—, pero lo que es seguro es que es malo para Aragón. Por eso, este domingo ha entrado y salido de Ferraz por el garaje y no ha querido ni intervenir en el comité federal ni dar declaraciones a los medios de comunicación. Es el silencio de la vergüenza".

En Valencia, a pesar de que esta misma semana la comisión técnica de seguimiento del Acuerdo del Botánico, por el que gobiernan PSOE y Compromís con el apoyo de Podemos, finalizó los trabajos técnicos de ampliación y renovación de cada uno de sus objetivos, el clima tampoco es el más propicio. El secretario general de Podem en Valencia, Jaime Paulino, achacaba al 'president', Ximo Puig, que su voto favorable a la abstención en el comité federal demuestra que "el pueblo valenciano no es su prioridad” y se preguntaba, en un mensaje publicado en Twitter, si es ser responsable “que gobiernen quienes nos empobrecen”.

Las presiones de Compromís para que Podemos mantenga su compromiso de investidura vienen produciéndose desde hace días, pero la división interna sobre si romper o no el acuerdo de investidura es patente. La diputada en el Congreso de la coalición valenciana Àngela Ballester, resaltaba que “el PSPV cambia de rumbo y se aleja del cambio” por haber apoyado la abstención y “claudicado como alternativa al PP de la corrupción, la austeridad y los recortes”. Sin embargo, subrayaba que la formación seguirá “apostando por el cambio, defendiendo los derechos sociales, la financiación justa, el Acord del Botànic”, el documento marco en el que se basa el acuerdo de investidura con Puig.

Presupuestos autonómicos

La primera prueba de fuego para los barones socialistas en los gobiernos autonómicos serán los proyectos de presupuestos. En Extremadura y en Castilla-La Mancha, ya se da por hecho que tanto Guillermo Fernández Vara como Emiliano García-Page tendrán que negociar con la derecha. Como explica el líder de Podemos en Extremadura, Álvaro Jaén, "no nos sorprende la decisión, pero lamentamos que se haya impuesto la postura del PSOE más conservador, que conocemos bien porque Vara es uno de sus máximos representantes", y califica la decisión de "inmoral". En Aragón tampoco están dispuestos a facilitar las cosas a Lambán, pues consideran que se ha “derechizado” y su postura a favor de la abstención es solo la última gota que colma el vaso. Lo mismo ocurre en Valencia, aunque en esta comunidad el papel de Compromís como garante de las políticas sociales e intermediario entre Puig y Antonio Montiel, el secretario autonómico de Podem, será crucial.

En Asturias, donde precisamente gobierna el presidente de la gestora que ha llevado al PSOE a la abstención en la investidura de Mariano Rajoy, Podemos no confía en que Javier Fernández esté por la labor de sacar adelante unos presupuestos sociales y medidas fiscales distributivas, según el curso de las negociaciones. El portavoz parlamentario de Podemos en la Junta General, Emilio León, ha lamentado tras la resolución del comité federal que “mientras el PP lleva sus cuentas a Suiza y el Ibex 35 a Panamá, Javier Fernández instala al PSOE en la complicidad y en la inacción política”.

El dirigente asturiano, que califica esta decisión como “el último paso de la revuelta de los mandarines”, desconfía de que las intenciones de Fernández no pasen por buscar el apoyo del PP “para terminar con tranquilidad la legislatura”. En este sentido, recuerda que Fernández fue el primer presidente autonómico del PSOE en pactar los presupuesto con el PP, al prorrogar los de 2014, y tras “levantarse de la mesa de negociación con Podemos” porque “se sentía más cómodo en el marco de las políticas de austeridad como las que volverá a impulsar ahora Rajoy”.

Como “mayordomo de Susana Díaz”, según retrata Emilio León al presidente asturiano y de la gestora socialista, vaticina que el PSOE preferirá apoyarse en el PP para sacar adelante los presupuestos, probablemente, añade, a cambio de eliminar el impuesto de sucesiones. Precisamente, en las negociaciones sobre modernización fiscal entre PSOE y Podemos, estos últimos pusieron sobre la mesa reducir el mínimo exento para que contribuyan más las grandes fortunas, así como una bajada de la presión fiscal a las rentas menores de 60.000 euros anuales (el 97% de la población asturiana). Si las relaciones entre el PSOE y Podemos viven su momento más tenso a nivel estatal, en Asturias la falta sintonía viene de lejos y los dirigentes de la formación morada no son ajenos a la responsabilidad que ha tenido Fernández en el último viaje “del Orient Express de la socialdemocracia en España”.

La única baronía con margen de maniobra hacia la izquierda, de entre las que accedieron al poder gracias al concurso de Podemos, es la balear. La presidenta Francina Armengol, del sector sanchista, se ha mantenido desde la creación de la gestora en el “no es no”. El pacto con la formación econacionalista Mès, en el Gobierno, y Podemos, en la oposición, no está amenazado, aunque la dirigente de la formación morada en las islas ha reclamado una revisión de los acuerdos tras constatar ciertos incumplimientos.

Podemos se prepara ya para convertirse en la alternativa al Gobierno del PP, arrinconando al PSOE hacia la derecha y arrogándose el título de principal fuerza de oposición. El secretario general, Pablo Iglesias, resumía así la nueva hoja de ruta del partido: “Hoy se constata el fin del turnismo como sistema de partidos; nace una Gran Coalición que nos tendrá enfrente como alternativa”. Su jefa de gabinete, Irene Montero, insistía asimismo que “son el PSOE y el PP naranja quienes con su voto pondrán en manos de Mariano Rajoy unas enormes tijeras para seguir recortando en sanidad o educación, para seguir desahuciando, para acabar en un año con la hucha de las pensiones”. Un contexto por el que “nos encontrarán multiplicando los espacios de encuentro y organización de los sectores populares, feminizando la política, construyendo fraternidad, haciendo con nuestras propias manos el país que anda naciendo”.

Suicidio, irresponsabilidad, debilidad o entierro del bipartidismo son algunas de las conclusiones sobre el “abstencionazo” del comité federal del PSOE que han compartido diferentes dirigentes de Podemos, tanto a nivel estatal como territorial. La decisión de los socialistas ha cohesionado a las filas moradas, que han aparcado las diferencias estratégicas entre sectores manifestadas durante las últimas semanas para presentarse como una alternativa unida frente a lo que consideran, 'de facto', una “gran coalición”. Este domingo, Podemos pasó la página de la “mano tendida”, de manera oficial, para situar en el mismo plano a PP, PSOE y Ciudadanos. Una vuelta de hoja en el modo de relacionarse con el PSOE que eleva la tensión entre ambas formaciones en las comunidades donde gobiernan los socialistas gracias a acuerdos de Podemos, dejando los pactos de investidura en varias autonomías pendiendo de un hilo y arrinconando así a los socialistas hacia el bando conservador para mantener la gobernabilidad.

Valencia Javier Lambán Pablo Echenique Ximo Puig Compromís Mariano Rajoy Irene Montero Guillermo Fernández Vara Emiliano García-Page
El redactor recomienda