ESTE martes, EN EL PLENO DEL CONGRESO

Iglesias ensaya su papel como jefe de la oposición frente al bloque PP, PSOE y C's

La nueva línea discursiva de Podemos pasa por situar al PSOE fuera de la oposición, etiquetarlo como artífice de la “gran coalición” y presentarse como la verdadera alternativa al PP

Foto:  Los diputados de Unidos Podemos Íñigo Errejón, Carolina Bescansa y Pablo Iglesias, al inicio del pleno de este martes. (EFE)
Los diputados de Unidos Podemos Íñigo Errejón, Carolina Bescansa y Pablo Iglesias, al inicio del pleno de este martes. (EFE)

La crisis del PSOE y la consiguiente creación de una gestora, que ya se ha mostrado favorable a la abstención en una nueva investidura de Mariano Rajoy, llevó a Pablo Iglesias a arrogarse de forma inmediata el título de jefe de la oposición. Un liderazgo que pretende ejercer principalmente en la calle, como marco de batalla predilecto contra la reedición de un Gobierno del PP, pero también en el Congreso rescatando el fantasma de la gran coalición. En esta línea, Podemos decidió tras "debate y dudas" decantarse por rechazar la reforma del artículo 15 de la Ley de Estabilidad propuesta por el PP, que este martes superó su primer trámite y que contará con el apoyo en bloque de PSOE y C's.

“El PSOE nos ha entregado el espacio de la oposición", afirmaba en su último encuentro con los círculos en Madrid, como antesala del informe político que defendería al día siguiente en el consejo ciudadano estatal del pasado 8 de octubre. En la reunión del órgano, ahondó en este nuevo papel insistiendo en la "decadencia" del PSOE por “entregarle el poder” al PP, y llamando a los suyos a prepararse para liderar el espacio de la oposición. Entonces anticipaba que cuando “el PSOE haga presidente a Mariano Rajoy”, más allá de la fórmula que se elija para ello, “abstención técnica, a medias, con o sin disciplina de voto”, se deberá “reconfigurar el panorama político en España”, porque los socialistas renunciarían así “a ocupar el espacio simbólico que ocuparon durante tantos años”.

El voto en contra de Podemos se decidió este martes durante una reunión del grupo después de un intenso debate, según explicó el portavoz parlamentario Íñigo Errejón. En la ejecutiva del lunes, la dirección del partido aplazó tomar una decisión sobre el sentido de su voto, aunque el secretario de Organización, Pablo Echenique, avanzó que el debate se movía entre la abstención y el voto en contra, al considerar que contaba con algunos elementos positivos.

Iglesias ensaya su papel como jefe de la oposición frente al bloque PP, PSOE y C's

El debate sobre la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria incluso puso en riesgo la disciplina de voto, puesto que los diputados de Izquierda Unida avanzaron que votarían en contra y la confluencia catalana de En Comú Podem, también con autonomía de voto, abogaba asimismo por oponerse. Finalmente, los diputados de Podemos decidieron sumarse al voto en contra y hacer frente común contra lo que denominan una “gran coalición” como antesala de la investidura de Mariano Rajoy.

El portavoz de Unidos Podemos justificó las dudas de su grupo porque el propósito de ampliar el techo de déficit de las comunidades autónomas les "parecía interesante" para no "asfixiarlas". Sin embargo, criticó que pueda suponer un "precedente" para que un Gobierno en funciones cambie rápidamente los objetivos de déficit. Es por ello que finalmente se tomó la decisión de no hacerse “corresponsables de esta reforma de la Ley Orgánica que además es fallida y no ha funcionado y sigue por el camino de los recortes".

Los encargados de defender la postura de Unidos Podemos y sus enmiendas este martes en el Congreso fueron el responsable de economía de Podemos, Alberto Montero, y el coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón. Este último señaló: “Estamos de acuerdo con la flexibilidad del déficit para las comunidades y votaremos a favor, pero no lo estamos con el marco en que ustedes la presentan”. El portavoz de IU insistió en que están "ante una oportunidad para revisar” una ley que, en su opinión, lo único que busca desde su aprobación en 2012 ha sido “institucionalizar ideológicamente” la estabilidad presupuestaria, además de “limitar la capacidad del Estado de intervenir en la economía”.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias (i), conversa con el coordinador federal de IU, Alberto Garzón. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias (i), conversa con el coordinador federal de IU, Alberto Garzón. (EFE)

Alberto Montero, por su parte, avanzó su intención de presentar enmiendas “con la finalidad de proponer una transición hacia un marco fiscal que efectivamente se preocupe por la suficiencia financiera, no promoviendo recortes en las prestaciones públicas para cuadrar las cuentas, sino facilitando que las distintas administraciones públicas cuenten con los suficientes recursos para atender adecuadamente sus competencias”.

La nueva estrategia discursiva de Podemos pasa por situar al PSOE fuera de la oposición, etiquetarlo como artífice de la “gran coalición”, y presentarse como la verdadera alternativa al PP. Este lunes, durante el primer ensayo general de la nueva estrategia auspiciada por Pablo Iglesias para volver a las calles y "crear poder popular" más allá de las instituciones, el secretario general arremetió contra la posibilidad de que, tras "entregarle otra vez el poder al PP", el PSOE vuelva a cambiar el discurso "y se disfrace de izquierdista". "Que no se disfracen al día siguiente de izquierda quienes van a investir a Rajoy", reiteró, colocándose en el papel de jefe de la oposición. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios