PODRÍA RECIBIR A TODOS LOS LÍDERES EN UN DÍA

Las fechas del PSOE obligan al Rey a hacer una consulta exprés previa a la investidura

La Constitución no establece la modalidad y duración de las consultas. Los expertos descartan que sea telefónica y aseguran que Felipe VI podría recibir a todos los líderes en un solo día

Foto: El rey Felipe VI recibe al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy (d), en el Palacio de la Zarzuela. (EFE)
El rey Felipe VI recibe al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy (d), en el Palacio de la Zarzuela. (EFE)

El calendario que fije la gestora del Partido Socialista marcará la cuenta atrás para una investidura que solo será convocada para que de ella salga un nuevo presidente del Gobierno o, por el contrario, para la celebración de unas nuevas elecciones. La segunda reunión presidida en la sede de Ferraz por Javier Fernández terminó este lunes sin una fecha definitiva para el comité federal en que el PSOE decidirá si se abstiene o no para que Mariano Rajoy revalide su cargo en La Moncloa. El líder en funciones de los socialistas aspira a 'coser' más el partido antes del cónclave y por eso apurará al máximo los plazos. El día 23 de octubre es la fecha límite, y dado que el fin de semana anterior el PSC afronta sus primarias, todas las quinielas miran necesariamente al penúltimo domingo del mes.

Las fechas del PSOE obligan al Rey a hacer una consulta exprés previa a la investidura

En los círculos políticos y parlamentarios, esperaban la definición del calendario definitivo este lunes. La decepción de no conocer con certeza las fechas llegó a las sedes nacionales del resto de partidos. Aunque los plazos se consuman al máximo, los pasos marcados por la Constitución han de cumplirse a rajatabla. En caso de que el PSOE acordara abstenerse al término del comité federal del 23-O, quedaría una semana exactamente para la disolución de las Cortes. El artículo 99 de la Carta Magna establece la ronda de consultas del Rey con los representantes de todas las fuerzas parlamentarias. Ahora bien, no establece la duración ni la modalidad de las mismas. Todos los expertos constitucionalistas aseguran que el monarca realizará con toda probabilidad una ronda exprés, que podría concentrar las audiencias en un mismo día sin alterar en absoluto la legalidad y validez del proceso.

Hasta el momento, las consultas realizadas tanto por el rey Juan Carlos como por Felipe VI se llevaron a cabo a lo largo de dos o tres días. Siempre de manera individual y presencial en el Palacio de la Zarzuela, pese a que estos conceptos no quedan establecidos en la Constitución. De hecho, en caso de necesidad, las conversaciones podrían realizarse incluso de forma telefónica, supuesto que los expertos consultados por este diario descartan por el momento. El profesor de Derecho Constitucional de la Universidad Complutense Miguel Ángel Valencia asegura que, "en principio, no es procedente esta modalidad, ya que todas las visitas pueden hacerse en un solo día". Valencia, igual que el catedrático de la Univeridad del País Vasco Javier Tajadura, insiste en la posibilidad de que los encuentros "no tuvieran más de una duración de 10 minutos para cumplir con lo establecido en la Constitución y al mismo tiempo no dilatar el proceso".

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (i), saluda al candidato a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy.
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (i), saluda al candidato a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy.

Sobre la opción de que las consultas fueran presenciales únicamente con los representantes de los que depende el éxito de la investidura —PP, C's y PSOE si decide abstenerse— y que con el resto se hicieran telemáticamente —como en el caso de DiL o el PNV, que insisten en el no a Rajoy—, la respuesta de los constitucionalistas es unánime: "Siempre ha de primar la delicadeza, y el jefe del Estado debe ser cuidadoso para que ninguno de los líderes pueda apreciar ningún agravio. Es perfectamente posible recibirlos a todos durante un tiempo muy breve", afirman.

Lo que parece claro, según explica el constitucionalista Antonio Torres del Moral, es que la ronda de contactos está abocada a celebrarse ese mismo lunes, para que el resto de plazos puedan cumplirse a tiempo. Que el lunes a última hora Felipe VI designara un nuevo candidato —con refrendo de la presidenta del Congreso— permitiría su publicación oficial en el BOE del martes por la mañana y el debate de investidura podría comenzar ese mismo martes por la tarde o a más tardar el miércoles. Según el artículo 69 del reglamento de la Cámara Baja, los debates deben convocarse con al menos 48 horas, "salvo acuerdo en contrario de la Mesa, debidamente justificado".

Es decir, la normativa parlamentaria prevé un margen que en esta ocasión podría utilizarse de forma extraordinaria. Además, el debate debe convocarse teniendo en cuenta que la segunda votación debe celebrarse también a las 48 horas de la primera, independientemente de si es necesario utilizarla o si, por el contrario, el candidato goza de mayoría suficiente en la primera tanda. En caso de que el PSOE decidiera abstenerse, quedaría por ver si lo haría ya en la primera ocasión o lo demoraría hasta la segunda para manifestar su desacuerdo con la candidatura del conservador pese a tener decidida su postura final.

El presidente de la comisión gestora del PSOE, Javier Fernández (c), durante la reunión celebrada en Ferraz. (EFE)
El presidente de la comisión gestora del PSOE, Javier Fernández (c), durante la reunión celebrada en Ferraz. (EFE)

La agenda exterior y la preocupación del Rey

Precisamente en la última semana de octubre tiene lugar la XXV Cumbre Iberoamericana en Cartagena de Indias, a la que además de Rajoy también acude el jefe del Estado, en un momento especialmente complicado para Colombia, después de que los ciudadanos rechazaran en un referéndum el acuerdo de paz con las FARC. Intento por el que el presidente Juan Manuel Santos, sin embargo, ha sido galardonado con el Premio Nobel. Aun así, no sería la primera vez que Felipe VI se ve obligado a suspender un viaje oficial por la situación política en España durante el último año, en que las salidas del Rey al exterior se han visto muy limitadas.

La prioridad en la Jefatura del Estado es en todo caso evitar unas terceras elecciones. El monarca oficializó su preocupación el pasado mes en el comunicado de la Casa Real advirtiendo de que no abriría por el momento otra ronda de contactos. La advertencia, al recordar a los principales líderes políticos del país que la pluralidad emanada de las urnas, tanto en diciembre como en junio, conlleva una nueva forma de ejercer una política "basada en el diálogo, la concertación y el compromiso", constituyó un paso más por parte del Rey. Los expertos constitucionalistas ya coincidieron en que el primer gesto público de Felipe VI tuvo trascendencia indudable y pretendió llamar al orden a la clase política española. Este miércoles, don Felipe coincidirá con Rajoy, Fernández y Rivera en la recepción del Palacio Real por la Fiesta Nacional.

Elecciones Generales

El redactor recomienda