MÍTINES, MOVILIZACIONES Y COHESIÓN INTERNA

Podemos engrasa su maquinaria electoral, convencido de que el PP busca ir a terceras

El nuevo relato de campaña ya está en marcha, los mítines agendados y la guerra interna aplazada. El partido se prepara para el 18-D ante la idea de que el PP forzará elecciones

Foto: El secretario de Política de Podemos, Íñigo Errejón (i); el coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón (c), y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)
El secretario de Política de Podemos, Íñigo Errejón (i); el coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón (c), y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)

“Tememos que Rajoy esté pensando en clave Tratado de Versalles por el cual no le valga con una abstención que da por descontada, sino que exigirá al PSOE su complicidad en la aplicación de recortes presupuestarios más profundos”. La analogía con el armisticio que puso fin a la Primera Guerra Mundial ha sido utilizada este miércoles por la secretaría política que dirige Íñigo Errejón, en referencia a una claudicación de máximos con una serie de condiciones impuestas por el PP para presentarse a la investidura que ni la gestora decretada en Ferraz podría asumir.

En la misma línea se expresaba ya el martes Pablo Iglesias, aventurando que el PP podría pretender “humillar al PSOE o directamente buscar terceras elecciones”. El secretario general daba por descontado que la gestora pretendía abstenerse, pero se preguntaba si sería suficiente: “Vamos a ver si el Partido Popular se lo permite”. Anoche, antes de participar en la presentación del último libro de Jorge Alemán, el líder de Podemos volvía a recalcar que la repetición electoral está en las manos del PP y del PSOE, “si acepta esta abstención o trata de ponerle condiciones versallescas”; y que “si finalmente vamos a elecciones, saldremos a ganar como siempre”.

Las últimas exigencias lanzadas por el PP refuerzan sus argumentos, al igual que las votaciones en el pleno del martes, donde la oposición en bloque tumbó algunas de las reformas del PP. Ante la amenaza que gana enteros en Princesa, Podemos ya está engrasando su maquinaria electoral.

Podemos engrasa su maquinaria electoral, convencido de que el PP busca ir a terceras

La primera fase pasa por reactivar a las bases de cara a la hipotética campaña electoral. Sin más demora, la secretaría general emplazó al consejo municipal de Podemos en Madrid que organizase un mitin para este mismo viernes con las bases más activas del partido. Más de 800 militantes se reunirán así en la cine Palafox. Muchos no podrán acudir por falta de aforo, pero la falta de tiempo ha impedido organizar el acto al aire libre, pues se manejó llevarlo 'in extremis' a la plaza del Reina Sofía, espacio fetiche para la formación, donde suele celebrar los actos de precampaña y las noches electorales.

La segunda fase arrancará el 17 de octubre, con una movilización estatal coincidiendo con el día internacional por la erradicación de la pobreza. Podemos pondrá el acento en la pobreza energética y ha emplazado a sus asambleas locales a organizar concentraciones, bicicletadas o cualquier otro tipo de actos públicos. Se trata de la campaña denominada 'Vamos!', que se acabó de diseñar antes del inicio de la crisis del PSOE, pero que servirá para relanzar las propuestas del partido en materia del rescate social.

Al margen del calendario de mítines, movilización de las bases y campañas de visibilización de propuestas programáticas, la formación ya ha comenzado también a apuntalar su discurso y, lo que es más urgente de cara a la posibilidad de una repetición, a cohesionarlo. A esto último ha ayudado la crisis del PSOE, al aplazar el debate interno entre pablistas y errejonistas respecto a la postura que debería adoptar el partido ante unas hipotéticas negociaciones para una investidura alternativa, pero también al hacer coincidir a ambos sectores sobre la estrategia a seguir tras su implosión.

Ideas fuerza para una nueva campaña

El relato construido por Podemos arrincona al 'nuevo' PSOE en el lado de la resistencia al cambio, como garante de un 'régimen del 78' que se trata de superar. No hay fisuras entre pablistas y errejonistas en este diagnóstico, a pesar de que las diferencias sobre el modo de relacionarse con los socialistas fueron una de las principales causas por las que vienen enfrentándose ambos sectores desde la pasada legislatura. Unas coincidencias que se han resaltado asimismo en el órdago lanzado al PSOE en las comunidades donde gobierna gracias a acuerdos de investidura con Podemos, pues estos han sido puestos en cuarentena tanto por dirigentes territoriales afines a Iglesias como a Errejón, amenazando con romperlos si finalmente se decantan por la abstención a Rajoy.

Podemos engrasa su maquinaria electoral, convencido de que el PP busca ir a terceras

La apuesta por dejar atrás la 'mano tendida' y recuperar la esencia impugnatoria con la que nació Podemos se va haciendo camino no solo en la sala de máquinas del partido, donde tejen las costuras discursivas los 'spin doctors' del partido, sino también los dirigentes de Unidos Podemos. Eso sí, el relato de la 'mano tendida' tiene continuidad, pero dirigiéndose al electorado socialista. En este sentido, las declaraciones públicas más clarividentes han sido las de Alberto Garzón, coordinador federal de IU y portavoz adjunto de Unidos Podemos, quien invitaba directamente a los votantes de izquierdas a “no caer en la frustración” y aseguraba que “es el momento de Unidos Podemos”. Esta organización, añadía, tiene ahora el “deber” de tomar la iniciativa y de canalizar “las ganas de cambio”.

El relato en clave electoralista se centra asimismo en resaltar las incoherencias del PSOE, tras su crisis de identidad, y presentar en contraposición a estas el proyecto de Podemos, como garantía inequívoca del cambio. “Garantías frente a dudas”, como ya afinaba el secretario de Organización, Pablo Echenique, el pasado lunes tras la reunión de la ejecutiva.

En palabras de Pablo Iglesias —como afirmaba en el acto público de anoche en 'La Morada' del partido—, mientras el PSOE “demuestra división, debilidad e incoherencia” hasta el punto de que “el partido más importante del siglo XX puede acabar arrodillándose frente al PP, nosotros demostramos que somos el futuro, que estamos a la altura y que debatimos con fraternidad”. La maquinaria electoral está engrasada, con sus correspondientes ideas fuerza, y el discurso, como corresponde a las campañas, vuelve a ser compartido por los diferentes sectores de la formación.

Elecciones Generales

El redactor recomienda