EL VIERNES, NUEVA VOTACIÓN EN EL CONGRESO

Rajoy pierde su primera votación y se queda a seis escaños de ser investido

No ha habido sorpresas y los 180 votos en contra de su candidatura obligan a repetir la votación dentro de 48 horas. Las posiciones del debate anticipan otra investidura fallida

Foto: Mariano Rajoy y Soraya Saénz de Santamaría, hoy en el Congreso. (EFE)
Mariano Rajoy y Soraya Saénz de Santamaría, hoy en el Congreso. (EFE)

El tablero sigue bloqueado y sin ninguna aproximación que permita esbozar una salida al laberinto político emanado del 26-J. Mariano Rajoy no ha logrado sumar ni un solo voto más a los 170 ya comprometidos en su primera ronda de negociaciones con Ciudadanos y Coalición Canaria, y todo apunta a que el resultado será inamovible en la segunda votación, convocada para este viernes, en la que necesitará mayoría simple y 11 abstenciones de la oposición. La crónica de un debate de investidura fracasado desde el principio y que da paso ahora a una situación de 'impasse' hasta después de los comicios vascos y gallegos del 25 de septiembre. Entonces, habrá partido o, de lo contrario, el camino hacia las terceras elecciones será inevitable y quedará despejado.

170 síes y 180 noes. Sin sorpresas. La votación ha empezado a las 19:42 de la tarde y, con ella, se ha activado el reloj de la democracia, como diría Pedro Sánchez. La votación de esta tarde cumple un papel clave en la dinámica constitucional. Hoy se pone la cuenta atrás en marcha. A partir de ahora, comienza un plazo de dos meses para intentar formar Gobierno. Si el lunes 31 de octubre no hay un nuevo jefe del Ejecutivo, el Rey firmará, con el refrendo de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, el decreto de disolución de las Cortes y de convocatoria de elecciones, previstas, de momento, para el 25 de diciembre.

La segunda jornada del debate arrancaba sin sorpresas en la Carrera de San Jerónimo. Con la posición nítida de Pedro Sánchez en contra del más mínimo resquicio que permita otorgar la confianza de sus diputados al líder del PP en lo que ha calificado de un “chantaje” por parte del candidato. Un voto en contra que ha justificado “con total y absoluto” convencimiento, “por coherencia con nuestro ideario político, por el compromiso adquirido con nuestros votantes y por el bien de nuestro país. Porque España necesita con urgencia un Gobierno, no un mal Gobierno". La alternativa, que solo él podría encabezar y que no ha alentado de momento, pasa, eso sí, por un Ejecutivo “limpio, social y creíble”.

De nada han servido, en este sentido, las apelaciones de Rajoy a que Sánchez y, por elevación, los suyos, no obstaculicen la formación de un nuevo Gobierno. Con su habitual ironía y retranca, y en un tono mucho más vivo que el utilizado el martes en su primer discurso, Rajoy ha asegurado entender todas las partes del no socialista, pero ha pedido públicamente una solución a todo este embrollo. “Dé una salida, es injusto para los españoles. No podemos seguir celebrando elecciones hasta que a usted le convenga un resultado".

El candidato del PP recordó al dirigente socialista que su cerrazón le puede hacer pasar a la historia como el responsable de que España celebre unas terceras elecciones por sus "prejuicios". También se preguntó que si el Gobierno del PP "es tan malo" y sacó 52 escaños de ventaja al PSOE en los últimos comicios, "qué se puede decir de su ejecutoria al frente del Partido Socialista". Una pregunta a la que concluyó con una sentencia: "Usted es pésimo".

El choque de trenes entre ambos aleja, por tanto, cualquier posibilidad de entendimiento a corto o medio plazo y, en esta dureza, los socialistas ven ya el camino perfecto para otra campaña electoral.

Sea como fuere, pasado el enfrentamiento entre ambos, ha llegado el turno del líder de Podemos, Pablo Iglesias, que no se ha apeado del tono mitinero durante todo su discurso. Tan es así que lo ha terminado con el puño en alto y recordando en varias ocasiones que el PP es un partido creado por dirigentes que proceden de la dictadura. Iglesias justificó su no a que no van a renunciar a sus principios y a que "no queremos la respetabilidad que da el reconocimiento de los poderosos", en alusión al Ibex 35 y otras fuerzas que, en su opinión, sí han influido sobre otros partidos como Ciudadanos.

Rajoy pierde su primera votación y se queda a seis escaños de ser investido

Albert Rivera ha repetido que no se fía del PP en materia de lucha contra la corrupción y que el apoyo a Rajoy es la menos mala de las soluciones posibles encima de la mesa. Por ello, ha defendido con orgullo las exigencias impuestas por su partido para sumar sus 32 votos y, también, el hecho de que Ciudadanos haya sido capaz de acordar hasta 100 puntos que comparten tanto socialistas como populares.

El líder de Ciudadanos se ha cuidado de criticar la posición del PSOE, pero sí ha animado a Pedro Sánchez a desbloquear el proceso y sumar fuerzas desde la oposición. Sumar fuerzas para legislar juntos los cambios que necesita España y controlar conjuntamente a un Gobierno en minoría de Rajoy.

Rajoy, en su turno de réplica a Pedro Sánchez. (EFE)
Rajoy, en su turno de réplica a Pedro Sánchez. (EFE)

En el turno de los nacionalismos, ERC y la antigua Convergència han ofrecidos sus votos para que Pedro Sánchez dé un paso al frente y articule una mayoría alternativa al PP. Joan Tardà ha utilizado su tiempo para hacer un alegato de la independencia de Cataluña y atacar con fuerza a la monarquía y al Tribunal Constitucional. Después, se ha dirigido a Sánchez para preguntarle si estaba dispuesto a derogar las leyes más retrógradas del PP, a aplicar políticas sociales y a aceptar el referéndum de Cataluña. Si lo hace, podría contar con los diputados independentistas. "Palabra de Esquerra", le ha dicho.

Con el PNV, la puerta está cerrada también. Al menos, hasta después de las elecciones vascas. Su portavoz, Aitor Esteban, ha reprochado a Rajoy que no haya hecho “el mínimo esfuerzo” para buscar su voto y le ha planteado las condiciones en las que podría hacerlo. "Cuando estén dispuestos a llegar a un nuevo acuerdo bilateral en las relaciones Euskadi-Estado, llámennos. Mientras tanto, 'agur".

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios