BUSCA UN ACUERDO CON PP, PSOE y C's

Podemos intensifica su guerra con CDC y ERC marginándolos en el reparto de escaños

Las relaciones entre Podemos y los independentistas siguen rotas. Al desacuerdo para la Mesa siguió la falta de apoyo para el grupo propio de CDC y el cruce de acusaciones. Ahora, el gallinero

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante su toma de posesión como parlamentario en la Constitución de las Cortes. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante su toma de posesión como parlamentario en la Constitución de las Cortes. (EFE)

Sin convocatoria de pleno ni fecha de investidura a la vista, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha decidido postergar, previsiblemente una semana más y según han confirmado fuentes de la Cámara Baja, la reunión de la Mesa, que entre otras cuestiones deberá resolver la distribución de escaños. La pelea entre los grupos parlamentarios por ocupar los mejores asientos vuelve a producirse con el gallinero como principal localización a evitar. Unidos Podemos y las formaciones nacionalistas catalanas difieren en quién debe 'heredar' los sillones que ocupaban en la pasada legislatura los diputados de la antigua Convergència, ahora en el Grupo Parlamentario Mixto, situados en la privilegiada tercera fila de la bancada central.

La formación liderada por Francesc Homs en el Congreso, sin grupo propio, defiende que sea ERC quien ocupe los asientos que ostentaron durante la pasada legislatura, al mismo tiempo que reclama una mejor posición para las fuerzas políticas integradas en el Grupo Mixto del que es portavoz, alejándolas del gallinero. Esta no es la opción barajada por Podemos, que tras reclamar estos escaños, ha lanzado una propuesta al resto de formaciones políticas todavía a la espera de respuesta.

La propuesta de Unidos Podemos pasa por repartir proporcionalmente entre los cuatro grupos con más representación (PP, PSOE, Ciudadanos y la propia formación morada) tanto las filas de abajo -las que cuentan con mayor visibilidad y que se sitúan inmediatamente después de los asientos azules del Gobierno- como el gallinero. El grupo presidido por Pablo Iglesias busca así un acuerdo en cuyas negociaciones no caben los minoritarios integrados en el Mixto ni tampoco ERC, por lo que deja al margen la propuesta realizada por el portavoz en Madrid del PDC (Partit Demòcrata Català, nueva denominación de los convergentes).

Distribución de escaños durante la pasada legislatura.
Distribución de escaños durante la pasada legislatura.

La presidenta del Congreso se comprometió a resolver esta cuestión a lo largo de la presente semana, por lo que los grupos políticos no descartan que Pastor pueda convocar la reunión de la Mesa de un día para otro y celebrarla antes de que finalice la semana. Con todo, descartan que pueda convocarse sin antes haberse producido un acuerdo entre las cuatro formaciones con representación en la Mesa del Congreso.

La relación entre Unidos Podemos y las formaciones independentistas catalanas está prácticamente rota desde la constitución de las Cortes el pasado 19 julio, ante el desacuerdo para apoyar conjuntamente al líder de En Comú Podem, Xavier Domènech, como presidente a la Mesa del Congreso. Ni ERC ni PDC accedieron a votar al portavoz de la confluencia catalana de Podemos, e incluso en la segunda ronda de votaciones para elegir a los vicepresidentes algunos diputados independentistas cambiaron el voto en blanco por una papeleta a favor de los candidatos acordados por PP y Ciudadanos.

Pablo Iglesias dedicó entonces unas duras palabras a Francesc Homs, señalando directamente a la antigua Convergència por “respaldar con cuatro votos a las vicepresidencias de Ciudadanos y el PP”. Ante aquel giro inesperado, reconoció que quizás habían "pecado de ingenuos” y dio casi por enterrada la posibilidad de un Ejecutivo progresista, para cuyo concurso es necesario el apoyo de las formaciones nacionalistas catalanas. La imposibilidad de llegar a un acuerdo con PSOE y nacionalistas para explorar una vía alternativa en la Mesa del Congreso, según dijo entonces, dejó “severamente comprometida” la opción del cambio.

Frances Homs, junto a Pablo Iglesias y Xavier Domènech, durante una reunión negociadora en la pasada legislatura. (EFE)
Frances Homs, junto a Pablo Iglesias y Xavier Domènech, durante una reunión negociadora en la pasada legislatura. (EFE)

Lejos de limar las diferencias durante las últimas semanas, estas han crecido, con cruces de acusaciones que en las redes sociales ha tenido como principales protagonistas a representantes de En Comú Podem y de la antigua Convergència. La ruptura de las relaciones volvió a manifestarse con la retirada del apoyo de los dos miembros de Podemos en la Mesa del Congreso para que PDC obtuviese grupo propio, que se abstuvieron en la votación junto a los representantes socialistas y del PP, provocando por primera vez en su historia que se tuviesen que integrar en el Mixto. La marginación de las formaciones nacionalistas en las negociaciones para la distribución de los asientos en la Cámara ha intensificado todavía más esta guerra.

El gallinero ya protagonizó los primeros compases de la pasada legislatura, después de que la Mesa decidiese ubicar estos escaños a los representantes de Podemos. Una propuesta del PSOE que entonces fue apoyada con los votos de PP y Ciudadanos, pero a la que posteriormente se dio marcha atrás. Finalmente se aceptó la propuesta alternativa presentada por Podemos para situar a parte de sus diputados en la zona baja de la Cámara, evitando que todos se queden en el gallinero. Una reubicación que permitió a Pablo Iglesias sentarse en la misma fila que Pedro Sánchez, acompañado del portavoz, Íñigo Errejón, y de la secretaria del grupo parlamentario, Carolina Bescansa.

Los parlamentarios del PSOE se ubicaron durante la pasada legislatura en el ala izquierda del hemiciclo y compartieron ese quesito con parte del grupo de Podemos. En el gajo central, las dos primeras filas fueron compartidas por PNV y Ciudadanos. En la tercera fila, Ciudadanos se sentó al lado de los ocho diputados de Democràcia i Llibertat (DiL, la antigua Convergència). Por su parte, los nueve parlamentarios de ERC se empotraron dentro del grupo de Podemos y los 14 del Mixto se interpusieron entre estos y los de Podemos en las últimas hileras del gajo central. Una posición, esta última, que Homs reclama abandonar ahora que forma parte del Mixto.

Elecciones Generales

El redactor recomienda