HASTA EL 17, LA EJECUTIVA DEL PP NO VOTARÁ LAS CONDICIONES

Rivera se pliega con los tiempos de Rajoy y permite que España se paralice otra semana

El presidente dijo que su comité ejecutivo analizaría el documento para votarlo. Pero la reunión tendrá lugar después del puente, el miércoles día 17. Hasta entonces, es imposible avanzar

Foto: El presidente en funciones y del PP, Mariano Rajoy, junto al líder de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)
El presidente en funciones y del PP, Mariano Rajoy, junto al líder de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)

El comité ejecutivo del Partido Popular estudiará y votará el documento con las exigencias impuestas por Ciudadanos en materia de regeneración (previas a la negociación que allane el camino al voto favorable de los 32 diputados de centro en la investidura de Mariano Rajoy) dentro de una semana. El miércoles 17 de agosto. Hasta entonces, con el puente de La Paloma de por medio, las conversaciones para avanzar en el desbloqueo político e institucional de España permanecerán completamente paralizadas.

[El doble fondo de las condiciones de Rivera]

Rivera se pliega con los tiempos de Rajoy y permite que España se paralice otra semana

El líder centrista anunció las seis condiciones -entre las que están eliminar los aforamientos, una nueva ley electoral y la creación de una comisión que investigue la presunta financiación ilegal del PP- horas antes de verse con el candidato propuesto por el Rey. Además, Rivera afirmó en su declaración institucional que la "condición logística de sentido común" para firmar ese documento con seis puntos sería la fijación de la fecha del debate de investidura. Fuentes de la formación de centro aseguraron que la urgencia de señalar en el calendario el día sería también una prioridad que Rivera trasladaría personalmente al presidente en funciones en la cita de ayer; y, sin embargo, al término de la misma, Rajoy reconoció que la elección de la fecha se decidirá después de la reunión de su ejecutiva. Sin mayor concreción.

El presidente en funciones, al término de su rueda de prensa junto a varios miembros de su equipo. (Reuters)
El presidente en funciones, al término de su rueda de prensa junto a varios miembros de su equipo. (Reuters)

Miembros de la cúpula de Ciudadanos insisten en que será al término del comité ejecutivo popular o al día siguiente cuando esperan que Rajoy comunique a Rivera los plazos. Pero en Génova no confirman que vaya a ser la próxima semana cuando fechen el debate, algo que en última instancia deberá hacer público la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, tras acordarlo con el candidato designado por Felipe VI. De la misma forma, dirigentes de la cúpula centrista descartan la posibilidad de dar un ultimátum a los conservadores aunque no anuncien la fecha -siguiendo los pasos del artículo 99 de la Constitución-, y tampoco toman en consideración, al menos por ahora, exigirlo formalmente.

[El PP acotará las condiciones de Rivera para suscribir un "acuerdo digno"]

El dirigente de centro afirmó respetar los tiempos internos del PP y optó por no reclamar un plazo máximo ni para la reunión de la ejecutiva de los conservadores ni para celebrar la investidura. Especialmente relevante es la primera fecha, teniendo en cuenta que el calendario de las negociaciones está congelado hasta conocer si los populares aceptan esas condiciones para arrancar la negociación de contenidos y reformas que lleven al sí a Rivera y los suyos. De hecho, el partido de centro ya cuenta con que ese periodo de conversaciones en realidad será una negociación exprés de un máximo de 10 días, justamente lo opuesto al desarrollado con el PSOE en la anterior legislatura para pactar el acuerdo de gobierno que Sánchez y Rivera suscribieron.

Pero los plazos aprietan más que nunca a pesar del paso emprendido por Ciudadanos, crucial para desencallar el escenario actual. Que la ejecutiva nacional del PP no tome su primera decisión hasta el día 17, indudablemente retrasa hasta finales de la próxima semana o principios de la siguiente la creación de equipos específicos de trabajo en ambos partidos. Serán esas 'brigadas de negociación' las que traten reformas y contenidos específicos que permitirán a los de centro -si están satisfechos- garantizar su apoyo a Rajoy. A partir de entonces, el PSOE dirigido por Pedro Sánchez no podrá eludir su papel y la presión crecerá en Ferraz.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la declaración en la que enumeró sus exigencias.
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la declaración en la que enumeró sus exigencias.

En realidad, el presidente en funciones aprovecha cada aparición pública para recordar a los socialistas que sin ellos ningún acuerdo ni investidura saldrá adelante. Tanto Rajoy como Rivera insisten en la "responsabilidad de Estado" que en estos momentos tiene el Partido Socialista, y que todavía tendrá más si el conservador se hace con 169 apoyos parlamentarios -o 170, si suma a la diputada de Coalición Canaria-. Aunque el portavoz del PSOE en el Senado, Óscar López, no dudó en reiterar que su formación no convocará un comité federal para virar a la abstención, la situación de momento sigue contemplando el apoyo de los 137 diputados populares.

[PP-Ciudadanos la están peinando]

Si el voto afirmativo de los de centro se oficializa, el debate volverá a estar encima de la mesa de Pedro Sánchez, porque Rajoy se encontraría a solo siete escaños de la mayoría, y la izquierda del Congreso tampoco contempla ya una alternativa al conservador. En todo caso, cualquier cambio en la posición de los socialistas tendría que pasar efectivamente por la convocatoria de un comité federal, que difícilmente tendría lugar antes del fin de semana del 3 de septiembre, en vista de los nuevos plazos conocidos este miércoles en la comparecencia del presidente del PP. Eso situaría el debate de investidura el martes 6 de septiembre, aunque fuentes del Congreso insisten en no descartar que los acontecimientos se aceleren y pueda producirse en la semana anterior.

Los seis puntos que el día 17 el PP votará

Mariano Rajoy ya tiene en su poder el documento con los seis puntos que Ciudadanos exige al PP antes de sentarse a negociar su sí en la investidura. Además, el líder de centro reiteró que para empezar a negociar deberá establecer el día exacto del debate de investidura. Una fecha que, sin embargo, los populares siguen dilatando. Más allá de eso, estos son los seis puntos que los conservadores deben aceptar el próximo día 17:

- Separación de cualquier cargo público imputado por corrupción política.

- Eliminación de los aforamientos para acabar con "los privilegios" de la clase política.

- Una nueva ley electoral. Tras 40 años, Ciudadanos exige que se modifique la normativa para que, "como mínimo", contenga listas abiertas, que aumente la proporcionalidad de los votos y se termine el voto rogado.

- Acabar con los indultos por corrupción política.

- Limitación de mandatos. Ciudadanos apuesta por que la limitación sea de ocho años o de dos mandatos del presidente del Gobierno de España, "como muchas naciones del resto del mundo".

- Creación de una comisión de investigación parlamentaria para investigar la presunta financiación ilegal del PP dentro del caso Bárcenas. El partido de Rivera, como hizo en la Comunidad de Madrid y en la Junta de Andalucía, insiste en que en las instituciones se investigue igual que en sede judicial "las responsabilidades políticas que se diriman" de estos casos.

Elecciones Generales

El redactor recomienda