felipe vi afronta lA SEGUNDA JORNADA DE CONTACTOS

Cinco trucos que el Rey podría usar para desbloquear la investidura

La ronda de contactos del Rey continúa y el bloqueo permanece. Expertos constitucionalistas abren el melón de posibles soluciones. Desde una figura independiente a cambiar el reglamento del Congreso

Foto: El rey Felipe conversa con la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, a quien recibió en audiencia en el Palacio de la Zarzuela. (EFE)
El rey Felipe conversa con la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, a quien recibió en audiencia en el Palacio de la Zarzuela. (EFE)

El Rey encara este miércoles la segunda jornada de consultas con los representantes de las fuerzas parlamentarias. A lo largo del día, PNV, En Marea, CDC, Compromís y En Comú Podem desfilarán por las alfombras del Palacio de la Zarzuela para dar cuenta de sus respectivas posturas de apoyo a los candidatos que podrían someterse a una sesión de investidura. El jueves tendrán lugar las citas cruciales: Albert Rivera, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Mariano Rajoy irán a ver a Felipe VI. Lo harán por ese orden y difícilmente ofrecerán una solución que empuje al monarca a designar un candidato. Ante el riesgo de que el bloqueo permanezca, expertos constitucionalistas consultados por este diario abren el melón de posibles soluciones dentro de los límites marcados por la Constitución y que todavía no se han puesto en marcha pese a los fracasos cosechados por la clase política en los últimos meses.

[Siga en directo la ronda de consultas del Rey​]

Cinco trucos que el Rey podría usar para desbloquear la investidura

Como explica el catedrático de Derecho Constitucional de la UNED Antonio Torres del Moral, Felipe VI tiene una importante "función de influencia" dentro de su labor de "asesorar, estimular, sugerir" para hacer ver a los representantes políticos que "los intereses generales están por encima de los particulares y, en concreto, de los suyos propios y sus partidos". En la misma línea, el profesor de Derecho Constitucional de la Universidad Complutense Miguel Ángel Fernández Valencia, asegura que, en esta ocasión, el Rey se ve 'obligado'  a "insistir con rotundidad" en que el "desgaste" que conllevarían unos terceros comicios "sería tremendo e insoportable" para la sociedad española. En este contexto de adormecimiento político, el Rey podría alterar los pasos seguidos hasta el momento e introducir novedades para 'agitar' las posiciones inmovilistas de los partidos.

En este adormecimiento político, el Rey podría alterar los pasos seguidos hasta el momento e introducir novedades para 'agitar' las posiciones de los líderes

Consultas de líderes conjuntas

El apartado primero del artículo 99 de la Constitución habla de la "previa consulta con los representantes designados por los grupos políticos y el presidente del Congreso", pero no establece la obligatoriedad de que estas reuniones deban ser por separado. Es decir, la ronda de contactos podría producirse con varios candidatos a la vez de manera que, según explica Torres del Moral, "el Rey podría ejercer realmente su labor de árbitro". Supondría alterar la fórmula habitual pero no incumpliría lo estipulado en la Carta Magna. El catedrático de la UNED asegura que las conversaciones serían de mayor utilidad. "Los representantes políticos tendrían más complicado enrocarse y dejar la pelota en tejado ajeno".

El entendimiento, asiente, "estaría más cerca" si los principales implicados compartieran una negociación real con Felipe VI ejerciendo de moderador. Si el jueves ningún candidato trasladara al Monarca la seguridad de contar con los apoyos necesarios, el Rey no debería designar a nadie y abriría una nueva ronda de contactos que bien podría citar a varios líderes al mismo tiempo.

Felipe VI y Mariano Rajoy en el Palacio de la Zarzuela. (EFE)
Felipe VI y Mariano Rajoy en el Palacio de la Zarzuela. (EFE)

Figura independiente

La posibilidad se planteó en la pasada legislatura tras la investidura fallida de Pedro Sánchez. Rivera llegó a pronunciarla de viva voz el pasado mes de abril para dejar a un lado los "personalismos". Los expertos constitucionalistas, sin embargo, reconocen que es ahora cuando no puede descartarse como opción. Sobre todo si el candidato del PP, Mariano Rajoy, sigue representando el principal escollo para el entendimiento y, aun así, se postula como candidato. "Tras el fracaso del 20-D, esta opción no era consistente porque se podía intentar en unos segundos comicios. Pero ahora las cosas han cambiado y el Rey puede tomar esa decisión para evitar ir a terceras elecciones", según explica el profesor Fernández Valencia.

En efecto, si ninguno de los líderes se viera capacitado para conseguir la confianza de la Cámara Baja, el Monarca podría sugerir a los candidatos que la figura de un independiente acudiera a la investidura. Para ello, pediría propuestas a todos ellos y buscaría un personaje de consenso. El objetivo sería doble: comprobar si realmente accederían a esa posibilidad o se decantarían finalmente por que uno de los candidatos que concurrió a las elecciones del 26-J fuera investido, o lograr un pacto de investidura con el compromiso de que el independiente sacara adelante los presupuestos generales y un paquete de medidas de cada programa electoral. La legislatura podría tener fecha de caducidad pero, al menos, conseguiría desbloquear el país.

Cambiar el Reglamento del Congreso evitaría la reforma constitucional y permitiría poner en marcha el llamado 'reloj de la democracia'

Mayor peso para la presidenta del Congreso

El presidente del órgano de Gobierno de la Cámara Baja -Ana Pastor en la presente legislatura- es la tercera autoridad del Estado y, en el momento actual, la responsable política del proceso previo a la investidura. En última instancia es la figura que refrenda las conversaciones de los líderes políticos con el Rey así como la designación del candidato a la investidura. Los expertos consideran que sería legítimo que estuviera presente en la ronda de contactos e incluso que trabajara dando apoyo a la labor que ejerce el monarca, abriendo una serie de reuniones con los representantes de las fuerzas parlamentarias. "Sería más efectivo que las dos figuras institucionales estuvieran alineadas. Y desde luego la presión sería mayor", explica el catedrático de Derecho Constitucional de la UNED. En este caso todavía más, ya que la presidenta es del partido del candidato con mayores opciones y podría intervenir en las negociaciones directamente.

Modificar el reglamento del Congreso

Más que una modificación pasaría por añadir un apartado al artículo 172 del reglamento del Congreso de los Diputados. La fórmula que propone Antonio Torres del Moral permitiría activar el bautizado como 'reloj de la democracia' para que el plazo de dos meses hasta convocar unas terceras elecciones comenzara a correr en caso de que no hubiera un candidato con apoyos para someterse a la investidura.

Ante la ausencia de aspirantes y siendo necesaria una investidura fallida, el nuevo apartado conllevaría 'grosso modo' la consideración del presidente en funciones como candidato nato, entendiendo el 'sacrificio' como una función más del cargo. No se celebraría un debate como tal, sino una votación directa que la presidenta del Congreso enunciaría en el orden del día y que podría producirse incluso telemáticamente. El único objetivo sería poner en marcha la cuenta atrás. El Rey podría abrir una nueva ronda de consultas para ver si los líderes políticos, ante la sombra de terceras elecciones, movieran sus posturas. O bien, como sucedió la última vez, que el monarca disolviera las Cámaras transcurrido el plazo y se convocaran los nuevos comicios.

El Rey recibe al líder de IU, Alberto Garzón, este 26 de julio. (EFE)
El Rey recibe al líder de IU, Alberto Garzón, este 26 de julio. (EFE)

Esta fórmula, explica Torres del Moral, evitaría "dificultades ulteriores" porque el Congreso sería "el único órgano interviniente en la redacción y aprobación de ese apartado" evitando la reforma de la Constitución, que sería la otra vía. "Una salida airosa" en palabras del catedrático, que difícilmente contaría con el beneplácito del PP ya que Rajoy perdería opciones de continuar como candidato al ser rechazado aún en un servicio de Estado por su condición de presidente en funciones. Eso sí, la unión del resto de principales fuerzas podría sacar adelante la fórmula por mayoría en la Cámara Baja.

Contactos con otros actores políticos

Aunque no sea una solución inmediata para acabar con el desbloqueo, como el resto de 'trucos' mencionados, serviría para 'agitar' y movilizar a los líderes de sus posiciones actuales. El Rey podría reunirse con otros actores políticos dentro de su labor de asesoramiento para recabar toda información necesaria sobre las distintas formaciones. En ese punto, podría citar a cargos orgánicos como la socialista Susana Díaz o a expresidentes del Gobierno para conocer de primera mano otras perspectivas dentro de los partidos políticos. Sin duda, un ejercicio de presión que podría conseguir reacciones frente al inmovilismo.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios