ANTE LA FALTA DE APOYOS DEL PP

Errejón presiona a Sánchez para activar un 'plan B' que Iglesias ha dado por muerto

El número dos de Podemos subraya que la formación "pondría lo que hiciera falta" de su parte para explorar el Gobierno alternativo de izquierdas. El PSOE insiste en que aún es el tiempo de Rajoy

Foto: Íñigo Errejón conversa con los portavoces parlamentarios de PSOE, Antonio Hernando, y la antigua Convergència, Francesc Homs, el pasado 5 de abril en el Congreso. (EFE)
Íñigo Errejón conversa con los portavoces parlamentarios de PSOE, Antonio Hernando, y la antigua Convergència, Francesc Homs, el pasado 5 de abril en el Congreso. (EFE)

Las dificultades con las que se está topando Mariano Rajoy para conseguir los apoyos necesarios de cara a su investidura han reactivado en la secretaría política de Podemos un resquicio de esperanza. El responsable del área y portavoz parlamentario de Unidos Podemos-En Comú, Íñigo Errejón, se mostró este martes dispuesto a “hacer todo lo que haga falta para lograr un Ejecutivo alternativo” en caso de que el presidente en funciones no logre cerrar acuerdos con otras fuerzas para ser investido. “Si todo el mundo mantiene lo que decía en campaña no lo conseguirá [la investidura] y en ese momento se abriría otro escenario”, según analizó el dirigente de Podemos.

El número dos del partido nunca ha querido dar por perdida la posibilidad de un Gobierno alternativo que desaloje de la Moncloa a Mariano Rajoy, si bien no escondió su pesimismo tras el desacuerdo con socialistas y formaciones nacionalistas para evitar que la popular Ana Pastor se hiciese con la Mesa del Congreso. Entonces, Pablo Iglesias ya tiró la toalla, dando por muerta esta vía alternativa. El secretario general llegó a reconocer que “quizá" pecaron "de ingenuos”, en referencia a sus esfuerzos por atraer a la antigua Convèrgencia y a PNV hacia una operación que, junto al PSOE, sumaría mayoría absoluta en el Congreso.

El líder de Podemos ya dio por enterrada la alternativa después del pacto para la Mesa del Congreso. Errejón ha mantenido no obstante viva esa llama

La formación de la Mesa del Congreso se concibió como un preámbulo a la configuración del Gobierno, y si hasta ese momento el líder de la formación había defendido que los números dan, el mismo martes ya reconoció abiertamente que la posibilidad de un Ejecutivo progresista quedaba “severamente comprometida” para en los siguientes días dar por enterrada esta opción. Errejón, en cambio, no quiso resignarse y ha mantenido viva esta llama en todo momento, y así lo demostró este martes en rueda de prensa, a pesar de que llegó a reconocer la posibilidad de que “el pacto de la Mesa prefigure un posible acuerdo de gobierno”. Los acuerdos entre “las élites catalanas y españolas son tan viejos como el bipartidismo y, por tanto, no nos sorprende. No nos olvidamos de quién puso a [José María] Aznar en la Moncloa [Jordi Pujol y Xabier Arzalluz]”, explicó.

Errejón presiona a Sánchez para activar un 'plan B' que Iglesias ha dado por muerto

Contactos activos Hernando-Errejón

Los contactos entre el portavoz de Unidos Podemos y su homólogo del PSOE, Antonio Hernando, no se han roto y la comunicación entre ambos se produce a diario, según confirman fuentes cercanas a los dos dirigentes. Las conversaciones se limitan a cuestiones parlamentarias y están relacionadas con el día a día de la Cámara Baja, aunque el mantenimiento de estos puentes es crucial de cara explorar una vía alternativa. De hecho, el número dos de Podemos apuesta por activar un “plan B” en el mismo instante en que se demuestre la supuesta incapacidad de Rajoy para recabar los apoyos suficientes. El calendario para ello es una incógnita y desde el equipo de Errejón insisten en que la iniciativa corresponde ahora al candidato del PP y jefe del Ejecutivo en funciones.

Garzón también apremia a Sánchez a que "explore" una mayoría de cambio y abandone la "partida de póquer" que mantiene con PP y Ciudadanos

Más expeditivo que el número dos de Podemos fue incluso el coordinador federal de IU. Tras su audiencia con el Rey en la Zarzuela, invitó en rueda de prensa al PSOE a que "explore" esa vía alternativa y deje a un lado su "partida de póquer" con PP y Ciudadanos. Y si intenta ese camino, le dijo Alberto Garzón, entonces encontrará en IU a sus "aliados potenciales" e incluso los "mediadores" con otras fuerzas. Pero el "prerrequisito", insistió, es que Sánchez se anime, como hizo en diciembre, después de las generales del 20-D. También CDC -ahora Partit Demòcrata Català (PDC)- y el PNV animan a los socialistas a tomar la iniciativa.

La dirección del PSOE, mientras, mantiene perfil bajo y reitera hasta la saciedad que este es el tiempo de Rajoy y que ha de ser él quien busque los apoyos necesarios para propiciar su reelección. El secretario general, que ha medido sus escasas intervenciones públicas, sigue resguardado desde el martes pasado -el puente incluso se desplazó a La Rioja, para pasar unos días de descanso-, y no reaparecerá hasta el jueves, cuando se entreviste con Felipe VI. Pero no ha descartado en ningún momento la búsqueda de esa alternativa a la que le empujan algunos de los barones que se alinean con él y que entienden que el no al PP y a Rajoy es definitivo.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, durante el minuto de silencio celebrado en el Congreso por las víctimas del atentado de Niza, el pasado 15 de julio. (Reuters)
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, durante el minuto de silencio celebrado en el Congreso por las víctimas del atentado de Niza, el pasado 15 de julio. (Reuters)

Nadie sabe con precisión qué tiene Sánchez en su cabeza, porque él no ha querido cerrar expresamente ninguna puerta. Ni siquiera la de un Ejecutivo alternativo, por el que por cierto también apuesta Economistas Frente a la Crisis, un colectivo que cuenta con miembros cercanos al partido. Los críticos con el líder entienden que ese camino no es posible porque no dan los números. La única opción plausible para el PSOE sería la suma con Podemos y Ciudadanos, pero ambas formaciones se vetan. Y la alianza con Pablo Iglesias y fuerzas nacionalistas e independentistas generaría un colosal desgarro en la casa socialista. En la ejecutiva federal, tampoco son mayoría los que creen viable un Gobierno alternativo. Dirigentes como Ibán García del Blanco o Susana Sumelzo sí lo defienden, pero no lo han hecho quienes son los portavoces más autorizados de Sánchez: sus dos líderes parlamentarios, Antonio Hernando y Óscar López.

En la cúpula, no obstante, insisten en que aunque existen los contactos Hernando-Errejón a nivel parlamentario, "no hay ninguna negociación en marcha sobre la investidura con Podemos", y que de hecho se interrumpieron las conversaciones cuando Iglesias intentó que el presidente de la Cámara fuera Xavi Domènech, portavoz de En Comú, y no Patxi López. También la interlocución con Ciudadanos y con Albert Rivera "está congelada". En cualquier caso, en Ferraz siempre recuerdan que si no hay presidente socialista ya en La Moncloa se debe al veto recíproco de los dos emergentes y el "bloqueo" de Iglesias.

Errejón presiona a Sánchez para activar un 'plan B' que Iglesias ha dado por muerto

Por lo pronto, la presión en el PSOE está puesta en que el presidente en funciones acuda sí o sí a la investidura y no se escape. "Si necesita más tiempo, tendrá más tiempo. Aznar tardó casi dos meses. No contemplo la posibilidad de que Rajoy no sea capaz de hacer esa suma. Existe esa capacidad de negociar, de conseguir apoyos. Lo que tiene que hacer es el esfuerzo para hacer que la investidura sea posible lo antes que podamos", aseguraba este martes la secretaria de Estudios y Programas, Meritxell Batet, en 'Los desayunos de TVE'. Isabel Rodríguez, portavoz adjunta del grupo, machacó la misma idea: que Rajoy "deje de ser el irresponsable que ha huido ya dos veces del Rey" y negocie "cuanto antes".

El PSOE exige a Rajoy que acuda a la investidura y se muestra convencido de que "busca terceras elecciones". Sánchez no ha descartado una alternativa

En el PSOE se está aquilatando la impresión de que Rajoy "tiene cero interés en formar gobierno" y "busca claramente las terceras elecciones", según confiesan tanto en Ferraz como en la dirección del grupo. Eso explicaría que Rajoy "no esté moviéndose" y ni siquiera haya sumado el apoyo de la diputada de Coalición Canaria -a quien este martes se vio muy molesta con el PP- y de los 32 parlamentarios de C's. Los socialistas dicen no tener "miedo" a que el PP intente endosarles la culpa de una tercera llamada a las urnas, porque "los ciudadanos verán que el PP es el que no ha hecho nada", y que "Mariano está escondido en su cueva".

Sintonía en el Congreso

Desde que el pasado martes se puso en marcha la XII Legislatura, Podemos y PSOE han mostrado una elevada sintonía en materia parlamentaria, igual que ocurrió en los primeros seis meses del año, tras el 20-D. El impulso de los socialistas en el Congreso a la derogación de leyes aprobadas por el PP ha contado con el apoyo de Podemos, al igual que la solicitud para la creación de una comisión de investigación sobre el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, por el caso de las escuchas.

Errejón y Garzón usan el procesamiento del P por los ordenadores de Bárcenas como un acicate. En el PSOE comparten que el caso refuerza más el no a Rajoy

El secretario político de Podemos y jefe del equipo negociador de esta formación en la pasada legislatura, censuró la actitud de Rajoy porque, sostiene, “para ser presidente hay que convencer y trabajar, no vale quedarse esperando sin más, huyendo de la responsabilidad de formar su gobierno que traslada a otros partidos sin ambages y a través del chantaje”. Todo está en el aire y Errejón no descarta que la balanza se incline a su favor.

El procesamiento al PP por la supuesta comisión de un delito de daños informáticos y otro de encubrimiento por el supuesto borrado de los discos duros de los ordenadores usados por el extesorero Luis Bárcenas en la sede nacional de Génova también cargó de argumentos a Errejón y Garzón en su defensa de la vía alternativa. Tras el registro en el Congreso del grupo confederal Unidos Podemos-En Comú Podem, el dirigente del partido deslizó que “si la jueza piensa que el PP es una trama mafiosa y no un problema de manzanas podridas” el resto de formaciones manifestarán más dudas, e incluso “vergüenza”, a la hora de dar su voto a favor a Mariano Rajoy.

También en el PSOE creen que el nuevo paso procesal contra el PP en el caso de los ordenadores de Luis Bárcenas hace más difícil esa hipotética abstención que algunos notables y barones críticos defienden como una solución in extremis. Así las cosas, el jueves trasladará al Rey su no a la investidura de Rajoy y su exigencia de que esta vez acuda a la investidura y trabaje para cosechar apoyos entre sus afines ideológicos. Que no cuente con ningún aliado más tampoco empuja a los más proclives a una eventual abstención a empujar por ella.

Vara: "Los españoles están hartos, señor Rajoy, señor Rivera, señor Sánchez y señor Iglesias"

El presidente extremeño acostumbra a hablar claro, a veces más de lo que manda la ortodoxia de su partido. Fue de los primeros en reclamar abiertamente la abstención del PSOE si Mariano Rajoy se acercaba a la mayoría absoluta. Y ahora prácticamente manda a todos los líderes al carajo, porque los españoles han llegado "al límite" en su tolerancia respecto a la formación de gobierno: "Los españoles están hartos, señor Rajoy, señor Rivera, señor Sánchez y señor Iglesias, hartos ya de estar hartos".

"Que lo sepan y si no, tenemos que ir un día en manifestación a decirlo, a ver si así lo entienden un poco mejor", señaló el socialista Guillermo Fernández Vara en rueda de prensa en Mérida, informa Efe. 

"El país tiene un cabreo monumental, la gente está que bufa y los políticos parece que no lo entienden", aseguró el jefe de la Junta, y reclamó que si este mensaje "no lo han entendido bien los que están en el Congreso, que lo escuchen".

Elecciones Generales

El redactor recomienda