SEGUNDO DÍA DE LA RONDA DE CONTACTOS DEL REY

Podemos acelera el paso con sus alianzas y nacionalistas para forzar un giro del PSOE

La alianza tácita entre Podemos, sus alianzas y nacionalistas pretende forzar a Sánchez para gire a la izquierda y evite tanto un gobierno conservador como unas terceras elecciones

Foto: El portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví (3i) junto a integrantes de A la Valenciana tras la reunión en Zarzuela. (EFE)
El portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví (3i) junto a integrantes de A la Valenciana tras la reunión en Zarzuela. (EFE)

Toda la presión sobre Pedro Sánchez, a derecha e izquierda, para superar el impasse en el que se encuentra la formación de gobierno tras el segundo día de ronda de consultas del rey Felipe VI con los partidos. Podemos, de la mano de Íñigo Errejón y sus confluencias territoriales, ha resucitado la vía alternativa para buscar un Ejecutivo de signo progresista. Una opción a la que se han sumado las formaciones nacionalistas. Tanto PNV como el Partit Democratic, la antigua Convergència, han apostado por esta opción. ERC también le ha dado su visto bueno. La formación que lidera en Madrid Joan Tardà declinó, como en pasadas ocasiones, asistir a la reunión en Zarzuela, pero no por ello ha dejado de fijar su postura respecto a la investidura: están dispuestos a negociar su apoyo a un gobierno progresista.

La alianza tácita entre Unidos Podemos, sus alianzas y las formaciones nacionalistas pretende forzar a Pedro Sánchez a girar hacia la izquierda y evitar tanto la reedición de un gobierno conservador como unas terceras elecciones. Todos los escenarios están abiertos. El líder socialista, que solamente ha roto su silencio de los últimos días para pronunciarse sobre el proceso constituyente que aprobó este miércoles el parlamento catalán, sigue manteniéndose en la indefinición. Una actitud que han afeado quienes se presentan ya como su potenciales aliados para explorar una vía alternativa a Mariano Rajoy. La mayoría de partidos que han pasado estos días por Zarzuela consideran que el candidato del PP no recabará los apoyos necesarios para su investidura y hasta comienzan a agitar el fantasma de una nueva repetición electoral.

Especialmente elocuente ha sido el portavoz de la formación jeltzale en la Cámara Baja. Aitor Esteban, con un tono de visible enfado por las declaraciones de otros líderes políticos presuponiendo su apoyo a Rajoy, ha instado a “construir una alternativa de izquierdas” azuzando no solo al PSOE, sino también a Unidos Podemos al considerar que hay falta de voluntad en ambas formaciones. En esta misma línea, el portavoz de Convergència, Francesc Homs, se ha mostrado dispuesto a negociar si Sánchez da un paso hacia adelante porque “hay condiciones”.

Podemos acelera el paso con sus alianzas y nacionalistas para forzar un giro del PSOE

Sin esconder las dificultades que entrañaría sacar a flote esta alternativa, el dirigente nacionalista ha querido dejar clara su “predisposición” para intentarlo. Olvidado se ha quedado el caso de los “votos perdidos” en la Constitución de las Cortes, cuando diez votos provenientes de CDC y PNV fueron a parar a los vicepresidentes de la Mesa propuestos por PP y Ciudadanos.

El mensaje de la portavoz de En Marea, Alexandra Fernández, ha sido igual de rotundo: “los números dan”, ha defendido en referencia a la mayoría simple que sumarían PSOE, Unidos Podemos y nacionalistas en una hipotética investidura de Pedro Sánchez. La diputada gallega ha insistido en que "la puerta está abierta" y ha aprovechado para instar al líder socialista a que se defina. El objetivo es que Ferraz mueva ficha ante previsible fracaso de Rajoy en su, de momento, infructífera búsqueda de apoyos parlamentarios.

La estrategia puesta en marcha este mismo martes por el número dos de Podemos, Íñigo Errejón, comienza a generar adhesiones y eleva la presión sobre el líder del PSOE. El segundo día de la ronda de contactos con el Rey ha servido para que Podemos, a través de sus confluencias territoriales, a quienes les ha tocado hoy pasar por Moncloa (En Comú Podem, En Marea y A la Valenciana), ha tratado de acelerar el paso a Sánchez para que abandone su “indefinición” y forzar que finalmente gire a la izquierda. El portavoz de Compromís, Joan Baldoví, ha ido más allá al hablar de “obligación moral” respecto a la construcción de una alternativa si se consuma la aparente falta de apoyos del PP. Con todo, mañana será el turno de Sánchez en el que romperá el silencio respecto a su posición.

Descarga de responsabilidades en el PSOE

El secretario político de Podemos ha mantenido viva la llama del 'plan B' a Rajoy, aunque respetando los tiempos. Sin embargo, se evitó concretar un calendario y en las últimas horas se ha decidido pisar el acelerador. Al envite de las formaciones nacionalistas se ha sumado el procesamiento al PP por la supuesta comisión de un delito de daños informáticos y otro de encubrimiento por el supuesto borrado de los discos duros de los ordenadores usados por el extesorero Luis Bárcenas en la sede nacional de Génova. Y es que, según han argumentado desde la secretaría política de Podemos, "es lógico que el comportamiento más de banda organizada que de partido haga dudar o avergonzarse a quien estuviera pensándose apoyar por activa o por pasiva un gobierno del PP”.

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez bajan por la Carrera de San Jerónimo. (EFE)
Pablo Iglesias y Pedro Sánchez bajan por la Carrera de San Jerónimo. (EFE)

Toso estos nuevos condicionantes han sacado a Podemos del pesimismo para explorar una vía alternativa, que no ocultó tras el desencuentro con PSOE y nacionalistas para proponer un candidato en la votación de la Mesa del Congreso. Podemos pretende activar el reloj de la cuenta atrás para Mariano Rajoy, con la intención de que la iniciativa cambie de bando tras la primera ronda de consultas del monarca. El portavoz de los comunes, Xavier Domènech, explicó tras verse con el Rey que “ahora es el momento de Rajoy, es el momento de que el PP intente formar gobierno, pero si no lo consigue estamos dispuestos a sumar por un gobierno al servicio de la gente que afronte los retos necesarios para superar la triple crisis”.

Las posibilidades para hacer realidad esta voluntad son muy reducidas, según reconocen todos ellos en privado, pero el objetivo es demostrar que se intentará todo hasta el final y descargar toda la responsabilidad sobre el PSOE. Ya sea porque finalmente se pliega al PP y favorece un gobierno conservador o porque se mantiene en el inmovilismo -el doble no a Rajoy y a una alternativa- provocando unas terceras elecciones. Las comparecencias públicas de los dirigentes políticos tienen ya un acento mitinero, lo que solo indica que unas terceras elecciones son hoy mucho menos descartables. En esta línea, la maquinaria de los relatos para culpar al otro ante una hipotética repetición electoral ya está en marcha.

Elecciones Generales

El redactor recomienda