DEJA TODO EN MANOS DEL PSOE

El pacto de la Mesa certifica que Rivera no cambiará su voto en la investidura de agosto

El acuerdo alcanzado entre PP y Ciudadanos en la Mesa no altera en absoluto la postura de Rivera. Los 32 diputados de centro no pasarán de la abstención, al menos en la investidura de agosto

Foto: El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la rueda de prensa posterior a la reunión mantenida con el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en el Congreso. (EFE)
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la rueda de prensa posterior a la reunión mantenida con el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en el Congreso. (EFE)

El pacto entre PP y Ciudadanos en la Mesa del Congreso para que la ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor, sea candidata a la presidencia y, a cambio, el partido de centro obtenga dos puestos en el órgano de gobierno -la vicepresidencia primera y una secretaría- no altera en absoluto la decisión de la ejecutiva nacional de cara a la futura investidura de Mariano Rajoy prevista para principios de agosto: los 32 diputados de centro votarán en contra en la primera tanda y se abstendrán en la votación a las 48 horas, dejándolo todo en manos del PSOE.

El pacto de la Mesa certifica que Rivera no cambiará su voto en la investidura de agosto

La negociación resultante del pacto del Congreso -que necesitará la abstención de los nacionalistas o de los socialistas para salir adelante- refuerza aún más la posición de Rivera, que rechazó la oferta de los conservadores para presidir la Mesa a cambio del sí en la investidura. Miembros de la cúpula naranja insisten en que no hay vuelta de hoja al respecto y Ciudadanos no contempla de ninguna forma cambiar la decisión tomada por la ejecutiva nacional hace apenas unos días. Al menos en agosto, la formación de centro no irá más allá de la abstención.

Fuentes del partido aseguran que para moverse al voto afirmativo sería necesario "hacer un profundo cambio de equipos y de políticas", aunque no especifican si en ese cambio estaría necesariamente el propio candidato, Mariano Rajoy, o el 'lavado de cara' de los populares podría encaminarse a una revolución en los miembros del Ejecutivo, pero manteniendo al jefe de Génova. En todo caso, el nuevo escenario no llegará para la primera sesión de investidura si se cumple la pretensión anunciada por el presidente en funciones de celebrar el debate el 2 de agosto.

El líder de C's, Albert Rivera (d), y el candidato de la formación a presidente de la Cámara, Nacho Prendes.
El líder de C's, Albert Rivera (d), y el candidato de la formación a presidente de la Cámara, Nacho Prendes.

Apenas faltan dos semanas para esa fecha y, tras la constitución de las Cortes este martes, los grupos parlamentarios habrán de concretarse durante el resto de la semana. Será la próxima cuando Felipe VI llame a todos los representantes políticos a la ronda de consultas en Zarzuela, y de esos contactos, saldrá el encargo del Rey a Rajoy -previsiblemente- en primer lugar. La propia agenda marcada hasta principios de agosto impide que las negociaciones avancen como exige Ciudadanos para plantear un cambio en el sentido del voto. Si la investidura se produce en agosto, no habrá voto a favor del PP. Está por ver si el candidato conservador, a la vista de que no contará con los apoyos suficientes -si el PSOE permanece enrocado en su no- acudirá a la investidura o dejará pasar el tiempo como ya hiciera tras el 20-D.

Las conversaciones para alcanzar un pacto en la Mesa del Congreso entre ambas formaciones desvelan que Albert Rivera no está dispuesto a dar su brazo a torcer. La negociación se prolongó durante el fin de semana, después de que el partido de centro rechazara de plano la gran apuesta del PP para presidir el órgano de gobierno del hemiciclo: María Dolores de Cospedal. Precisamente la secretaria general popular representa el "cambio de equipos" que los naranjas demandan y fue el lunes por la mañana cuando los líderes de ambos partidos se comunicaron directamente para desancallar la situación: la candidata final fue Ana Pastor.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (i), y Albert Rivera (d), durante la reunión en el Congreso. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (i), y Albert Rivera (d), durante la reunión en el Congreso. (EFE)

Miembros de Ciudadanos reconocen que la oferta final de Rajoy fue aceptada sin fisuras, al entender que la titular en funciones de Fomento "cumple con los requisitos" que demandaban para esa función. El vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, destacó "su carácter institucional", la "capacidad de diálogo" y que está "alejada de manchas y sospechas" que afectan a otros miembros del PP. De la misma forma, en la formación naranja aseguran que en el pacto con los populares no se incluyeron las cesiones necesarias para que grupos nacionalistas como CDC se abstengan y permitan que el acuerdo salga adelante. En este caso, la cesión pasaría por que el grupo liderado por Françesc Homs se asegurara un grupo parlamentario propio en el Congreso. "Si es por nosotros, no será así", insisten desde Ciudadanos, que aseguran que las abstenciones "corren de parte del PP".

Ignacio Prendes y Patricia Reyes, en la Mesa

Tal y como estaba previsto, los dos puestos que el PP cede a Ciudadanos serán ocupados por los diputados por Asturias y Madrid, Ignacio Prendes y Patricia Reyes, respectivamente. Ambos diputados repiten en la Mesa, después de ser elegidos en la pasada y breve legislatura. Prendes fue secretario segundo de la Mesa y ahora es candidato a la vicepresidencia primera del órgano de gobierno de la Cámara, mientras que Reyes, secretaria tercera en la pasada, ocupará otra vez una secretaría, aunque mañana en la votación de la Mesa se conocerá cuál será exactamente su puesto.

Según fuentes de la formación naranja, el PP adelantó el acuerdo para tratar de anular la conversación pendiente entre Podemos y el PSOE, y después de que el propio Patxi López anunciara que mantenía su candidatura por parte de los socialistas. Según fuentes de Ciudadanos, el acuerdo debía haberse hecho oficial en la tarde del lunes, pero desde el PP prefirieron adelantarlo.

Elecciones Generales

El redactor recomienda