NEGOCIACIONES PARA que ARRANQUE DE LEGISLATURA

El PP ofrece la presidencia del Congreso a cambio de investidura

El Grupo Popular garantiza a Ciudadanos un puesto en la Mesa para allanar el camino hacia un futuro acuerdo de gobernabilidad que empiece por el sí de Rivera

Foto: Rafael Hernando, portavoz parlamentario del PP. (EFE)
Rafael Hernando, portavoz parlamentario del PP. (EFE)

El Partido Popular negocia la composición de la próxima Mesa del Congreso como el primer paso para atar compromisos de gobernabilidad con el PSOE y Ciudadanos en el arranque de la XII Legislatura. Con sus 137 diputados, un 40% de la Cámara, aspira a la presidencia de las Cortes, un puesto que estaría dispuesto a ceder a cambio de garantías para sacar luego la investidura de Mariano Rajoy adelante y un compromiso de mínimos sobre las primeras decisiones presupuestarias: techo de gasto y senda de reducción del déficit de las administraciones.

Bajo esas premisas, el portavoz del Grupo Popular, Rafael Hernando, con hilo directo con La Moncloa, apura los plazos en sus conversaciones (básicamente con el PSOE y C's), que han durado todo el fin de semana, con el fin de cerrar un acuerdo a tres bandas ante las votaciones convocadas para mañana martes en el Congreso. Esta tarde, la junta directiva nacional del PP se reúne para aprobar las candidaturas del partido para los cargos institucionales en juego (presidencia, cuatro vicepresidencias y otras cuatro secretarías), más los nombramientos del futuro portavoz y del secretario general del grupo.

El PP apura los plazos con C's y PSOE para cerrar un acuerdo a tres bandas de cara a la composición de la Mesa del Congreso de los Diputados

Mientras Podemos intenta con la candidatura de Xavi Domènech una maniobra envolvente sobre el PSOE para, junto a los grupos independentistas, encabezar desde el primer minuto de la legislatura al bloque de izquierdas de la Cámara, el PP insiste en dejar clara la mayoría "constitucionalista" del Congreso con un pacto entre populares, socialistas y riveristas para la constitución de la Mesa.

La oferta del Partido Popular, que incluye la posibilidad de que un dirigente del PSOE o de Ciudadanos sea el próximo presidente de la Cámara, pese a la exigua representación parlamentaria de ambos grupos, incluye el requisito de desbloquear la investidura de Mariano Rajoy para ir después más allá y que un sí de Albert Rivera, más la imprescindible abstención de Pedro Sánchez, permitan después al nuevo Ejecutivo cumplir con el calendario legislativo más urgente, el económico y de compromisos pendientes con la UE.

Ese compromiso no tendría que concretarse ni darse a conocer antes de la investidura, y los tres partidos podrían alegar para su acuerdo sobre la Mesa la obviedad de que se pacta que la misma tenga un fiel reflejo de la composición de la Cámara: cuatro puestos para el PP, dos para el PSOE y uno para Ciudadanos. Podemos, por su cuenta, se quedaría con los dos restantes.

El Grupo Popular, salvo acuerdos entre los demás partidos, parte con ventaja para hacerse con la presidencia y tiene garantizadas dos vicepresidencias y otras dos secretarías. El PSOE, por su lado, solo puede aspirar a dos puestos (igual que Podemos), y en cualquier caso Ciudadanos depende de la generosidad de populares o socialistas para entrar en el órgano de dirección del Congreso.

El Grupo Popular parte con ventaja, ya que tiene garantizadas dos vicepresidencias y dos secretarías

Los de Rivera, en concreto Ignacio Prendes, se postulan como aspirantes 'de consenso' entre populares y socialistas a la presidencia de la Cámara, pese a tener 32 escaños. Esa pretensión del cuarto grupo parlamentario no tiene más precedentes que la iniciativa de algún diputado de CiU en la legislatura de 1996 de hacerse con el cargo como primer compromiso de gobernabilidad entre el PP y Convergència. Al final, el PP (Federico Trillo) se hizo con la presidencia como primera fuerza política y Jordi Pujol firmó un pacto de legislatura con José María Aznar, pero no quiso que ninguno de sus parlamentarios entraran en el Ejecutivo.

A la espera de cómo se decantan las conversaciones a última hora, en medios del PP reconocen que si presentan candidato propio a la presidencia del Congreso, "es que va a salir". En la legislatura pasada, renunciaron para permitir que fuera elegido Patxi López con los votos del PSOE y de Ciudadanos. Pero acusan a Rivera de no cumplir su palabra, al apostar luego por darles también a los socialistas la jefatura del Ejecutivo.

Otra clave de los nombramientos está en la continuidad de Rafael Hernando como portavoz del Grupo Popular. Según fuentes del PP, si repite, será que sigue sin despejarse la investidura y Rajoy le necesita en el puesto para las negociaciones de las próximas semanas. De cualquier forma, también apuntan que Hernando podría acabar en el Gobierno al final del proceso de conversaciones para garantizar el arranque de la legislatura y ser sustituido al frente del grupo por otro miembro de su Grupo.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios