la excepción de ávila, la 'provincia azul'

Umbrías, la aldea gala de Podemos

En una provincia teñida de azul, un grupo de aldeas votaron masivamente a Podemos el 26-J. En el municipio, nadie tiene claro por qué son tan diferentes a sus vecinos

En Navalonguilla votan al PP, en Nava del Barco votan al PP, en Puerto de Castilla votan al PP, en Solana votan al PP, en Becedas votan al PP, en La Carrera votan al PP, en Llanos del Torme votan al PP, en Bohoyo votan al PP… Hasta donde alcanza la vista, Ávila es un feudo azul: la provincia de España donde mayor porcentaje de votos logró el 26-J el partido de Mariano Rajoy (un 51,59%).

Pero en una ladera del Alto Tormes se asienta una enigmática excepción.

“Aquí siempre votamos al revés que el resto, desde hace mucho tiempo. En las generales, a la izquierda. Y la manía va a más. Al día siguiente de las elecciones, comentando los resultados, estuvimos bromeando con la idea de construir una empalizada de madera alrededor del municipio, como Astérix. Este es el único sitio de toda esta zona donde se vota mayoritariamente a otro partido”, reivindica la alcaldesa, Eloisa Martín.

Umbrías no es más que un pequeño racimo de aldeas con apenas 120 habitantes censados. Más de la mitad votaron a Podemos, sin que sus vecinos sepan explicar por qué se comportan en las urnas de manera tan diferente al resto. “A lo mejor es porque hay gente más joven, no lo sé. Bueno, relativamente joven: si tienes menos de 60 años en esta zona, todavía eres joven”, dice la alcaldesa.

En el comedor de La Fuente y el Pilón, uno de los bares de Umbrías, se abre el debate sobre este extraño fenómeno electoral. “Hay quien dice que es porque aquí había unos curas de izquierdas hace 20 o 30 años. Eran de las escuelas campesinas, gente muy activa, que nos acostumbraron a ser muy críticos y a organizarnos para hacer cosas novedosas, pero no sé”, comentan.

"No se trata tanto de votar a Podemos como de votar en contra, en contra de cómo se han hecho las cosas aquí toda la vida"

“No se trata tanto de votar a Podemos como de votar en contra, en contra de cómo se han hecho las cosas aquí toda la vida, y de esa idea de que hay que votar al PP para que llegue dinero porque ellos mandan en Madrid y en la Junta”, comentan. Lo primero que cambiarían, coinciden, es la complicada burocracia que se exige para el emprendimiento rural. Está muy reciente, explican, el caso de una pareja que intentó montar una quesería artesanal con cabras y no consiguió los permisos. También preocupa el mantenimiento de las infraestructuras para llevar agua corriente a los siete anejos (aldeas) del municipio, que se comen la mayor parte del presupuesto.

La alcaldesa, Eloisa Martín. (E.T.)
La alcaldesa, Eloisa Martín. (E.T.)

Se habla de la influencia de dos personas concretas, Miriam Martín y Juan Carlos Soto, dos expertos en desarrollo rural que llevaron a cabo proyectos con la Junta de Castilla y León que, con los años, acabaron presentándose en las listas de Podemos. “La gente estaba muy contenta con ellos porque hicieron muchas cosas, montaron una asociación de propietarios de fincas, otra micológica y otros muchos proyectos”, recuerda Martín.

Quizá, solo quizá -continúan los vecinos-, también pesa el voto de los que han regresado después de criarse o de pasar varios años en la ciudad. Como Héctor Hernández, 28 años, doctorando en Ciencias Ambientales que ha vuelto al pueblo para centrarse en sus estudios y estar en contacto directo con el temario de sus asignaturas: la naturaleza. O como José María Algaba, 33 años, que vivía en Madrid cuando consiguió un trabajo en un consultorio veterinario de la zona (profesión muy demandada por la ganadería) y se trasladó a Umbrías, a casa de sus abuelos.

La alcaldesa, con dos vecinos del pueblo. (E.T.)
La alcaldesa, con dos vecinos del pueblo. (E.T.)

Estudiar el caso

El caso de Umbrías ha llamado también la atención dentro de la dirección provincial de Podemos, donde están crecientemente preocupados por la incapacidad del partido para llegar a las zonas rurales y conectar con una población mayor cuyas prioridades tienen poco que ver con el activismo de base del partido. Miriam Martín, candidata independiente al Senado e integrada en las listas de Podemos, nos recibe en una terraza de un pueblo cercano, Piedrahita, para hablar de ello.

“Trabajamos cuatro años en Umbrías, en varios proyectos de la Junta, pero no creo que eso tenga demasiado que ver con el voto a Podemos. Ya cuando llegamos nos encontramos una mentalidad muy diferente a la del resto de pueblos de la zona, muy abierta a la idea de participación y a las asambleas. Estamos hablando de un pueblo que hace algo así como medio siglo se construyó su propia iglesia con colectas, que mantiene la propiedad del templo y organiza allí todo tipo de actividades. Limpian la regadera una vez al año, todos juntos. Tienen un espíritu comunitario y colectivo, muy diferente, que encaja muy bien con Podemos”, dice.

La calle principal de Umbrías. (E.T.)
La calle principal de Umbrías. (E.T.)

La mentalidad de Umbrías, asegura, contrasta con el resto de la provincia, donde, dice, se han encontrado una sociedad impermeable a las "ideas de cambio" que propugna su partido. “Aquí hay un apego y una fidelidad al voto tradicional. Las cosas van más despacio, es una cuestión de ritmos. Al campesino castellano solo se le convence despacio, se fía de lo que ve, de hechos, con el paso del tiempo. Además, hay una sensación de miedo a significarse, de conformismo con lo malo conocido”, asegura. Y eso, continúa, a pesar de que la crisis ha golpeado Ávila con fuerza. “El voto no refleja ese descontento, pero existe”, sostiene.

Podemos apenas existe como partido aquí. No ha dado tiempo

Ávila nunca fue una prioridad para Podemos. Siempre se dieron por perdidos sus tres escaños, que en diciembre estuvieron cerca de caer en manos del PP, aunque finalmente el PSOE consiguió mantener el suyo. Los candidatos morados, sin la ayuda de los primeros espadas del partido, se limitaron a hacer campaña en algunos pueblos intentando erosionar la barrera imaginaria, asumiendo que en el mejor de los casos sería una inversión a largo plazo.

“Podemos apenas existe como partido aquí. No ha dado tiempo. Intentamos quedar con la gente en sus lugares de socialización en lugar de hacer mítines. Lo primero fue llevar un rollo de papel donde les pedíamos que escribiesen sus problemas”. La mayoría de los que se acercaron, comenta Martín, hicieron referencia a asuntos concretos. “Unos pedían una ambulancia 24 horas, otros un hospital para la comarca, otros un pediatra. Y los ancianos reclamaban residencias de mayores o reforzar la ley de dependencia".

"¿Qué haríamos diferente si tuviéramos que empezar de nuevo? Sobre todo, normalizar la presencia del partido, demostrar que somos gente normal. Mucha gente nos ve con miedo y no hemos sabido romper eso. Yo, por ejemplo, he tenido problemas personales serios por mi candidatura. En algunos pueblos nos han gritado que nos fuésemos. Y luego teníamos la sensación de que mucha gente simpatizaba pero tenía miedo a hacerlo visible". 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios