ENTREVISTA A PABLO CASADO, VICESECRETARIO DE COMUNICACIÓN DEL PP

"No presionaremos al PSOE porque tiene sus plazos. Pero con un solo diputado bastaría"

El presidente en funciones se encuentra inmerso en la ronda de contactos para lograr apoyos de cara a la investidura. Pablo Casado aborda con El Confidencial los pasos que el PP seguirá

Es la cara más visible del Partido Popular. Pablo Casado (Palencia, 1981) ocupa la vicesecretaría de Comunicación de la formación conservadora desde que en junio de 2015 Mariano Rajoy decidiera renovar su dirección nacional, poco después de que las elecciones autonómicas y municipales atestaran al PP un duro golpe en sus resultados. La idea pasaba por que una nueva generación de políticos ganara peso en los despachos de Génova. Un año después, los comicios del pasado 26 de junio consiguieron revitalizar a los populares al situarlos no solo como primera fuerza -ya lo eran el pasado diciembre- sino dándoles 14 escaños más, hasta los 137, y casi 700.000 votos más que hace seis meses. La tarea más complicada, sin embargo, está aún por llegar: conseguir los apoyos necesarios para que Rajoy salga investido y forme el próximo Gobierno de España.

PREGUNTA (P): Rajoy ha comenzado su ronda de contactos. ¿Qué le ofrecerá a Pedro Sánchez para conseguir la abstención del PSOE?

RESPUESTA (R): Lo que venimos ya ofreciendo desde hace unos cuantos meses. Lo primero es un pacto de Gobierno si el PSOE lo estimara, y sería la primera vez que ocurriría en España. Ha habido pactos de legislatura como en el año 96, pero nunca un acuerdo de Gobierno, que podría incorporar ministros de otros partidos. Lo segundo es ofrecer estabilidad al PSOE en autonomías y ayuntamientos en los que pactó con Podemos. De manera que si Podemos rompe con ellos porque pacte con nosotros a nivel nacional, les daríamos esa estabilidad con nuestros concejales y diputados autonómicos. Por cierto, en la mayoría de esos lugares ganamos nosotros y el pacto con Pablo Iglesias fue lo que les impulsó al poder. En tercer lugar, tratar de ponernos de acuerdo en aquello que tenemos en común y que nosotros detallamos en cinco puntos: pensiones, educación, empleo, unidad de España y regeneración institucional.

P: Este sábado el PSOE celebra su comité federal. Todo apunta a que la abstención será muy difícil de conseguir y si llega, será a última hora. Por tanto, ¿Rajoy iría a la investidura tras el encargo del Rey sabiendo que no tiene los apoyos necesarios?

R: No lo sé. Entramos en un momento complicado en el que la información está muy centralizada en el propio Rajoy. Y, por extensión, imagino que en el resto de candidatos. Las direcciones podemos intuir cuál es la posición de nuestro presidente y yo creo que él va a hacer todo lo posible para desbloquear la situación. En este caso imagino que cuando el Rey se lo encargue, como ahora tiene más apoyo parlamentario y no hay una alternativa de Gobierno -la habría con siete partidos-, al PP le corresponde en exclusiva la tarea de formar el Gobierno y no se podría dar la situación que se dio en las pasadas elecciones. Nosotros no queremos presionar al Partido Socialista, sabemos que tiene sus plazos, sus propios órganos internos para decidirlo. Lo que es evidente es que el único que puede desencallar la situación es el Partido Socialista. Incluso con la abstención de un solo diputado. Por eso apelamos a la responsabilidad que ha demostrado en momentos importantes para la historia de España.

Pablo Casado en la redacción de El Confidencial. (Carmen Castellón)
Pablo Casado en la redacción de El Confidencial. (Carmen Castellón)

P: ¿Por qué no hablaron en primer lugar con Rivera, que podría ser un socio preferente?

R: Porque creo que se está haciendo en orden ascendente de apoyos. Se empieza por Coalición Canaria, PNV, ERC y se seguirá el orden con la excepción de Bildu, al que no llamaremos por motivos obvios. Ciudadanos es un partido que ha tenido resultados importantes y nosotros hemos dicho que aunque aritméticamente no sean imprescindibles, sí creemos que son necesarios para dar una estabilidad de más de 250 diputados a la legislatura. Por lo que conozco a Rivera y Sánchez, espero que, fuera de estas fechas tan cercanas a las elecciones, puedan ir matizando sus posiciones y aceptando que los españoles han querido una vez más que gobierne el PP con dos millones de votos de diferencia con el segundo. Creo que no pondrán palos en la rueda. Esperemos que Ciudadanos sea un socio también importante.

P: ¿Qué le ofrecerá Rajoy al líder de centro? El presidente de C's es partidario de una mesa a tres para cerrar acuerdos en reformas y contenidos.

R: Muchos de los puntos que ha propuesto Ciudadanos están incluidos en nuestro programa electoral y otros ya están aprobados, como alguna ley para luchar contra la corrupción. C's ha demostrado tener una responsabilidad donde hemos llegado a un acuerdo como en Madrid, Castilla y León, Murcia y La Rioja y otras muchas ciudades. Tenemos en común la defensa de la unidad de España y el sistema constitucional. Habrá temas en los que no estemos de acuerdo, pero todos tenemos que ceder para que podamos caber, en palabras del Rey Juan Carlos en la época de la Transición. Y es un partido con el que se puede dialogar. ¿Una mesa a tres? Bueno, creo que le toca al partido ganador empezar los contactos.

P: ¿Y qué opción preferirían? ¿Un Gobierno en minoría o uno que incluya a Ciudadanos? Contando con la abstención del PSOE, claro.

R: Yo creo que un Gobierno cuanto más grande mejor. Si incluye a Ciudadanos o a otros partidos, como el PSOE, sería lo óptimo. Es la situación que ya existe en 15 de los 28 países de la Unión Europea y puede tener lugar en España. No sé por qué tenemos que ser la excepción histórica. Para nosotros, como ellos insisten, es igual de costoso de cara a nuestro electorado estar tendiendo la mano al Partido Socialista. Yo en mi circunscripción saqué 34 puntos al PSOE y es muy complicado explicar en Ávila por qué estoy todo el día diciendo que queremos pactar con ellos.

"En los últimos días ya nadie habla de vetos personales. Es evidente que Rajoy liderará el próximo Gobierno. Está por ver con qué partidos"

P: Bueno, pero ustedes parten de una posición mucho más ventajosa.

R: Pues estamos partiendo con generosidad y altura de miras. Ya veremos hasta dónde puede llegar ese acuerdo. Pero no puede haber esos cordones sanitarios y esos vetos ni a partidos ni a personas. Y yo creo que nos tenemos que sentar como hicimos en País Vasco con Patxi López para que fuera 'lehendakari' sin que el PP pidiera nada a cambio. Como se ha hecho en la Comisión Europea y el Parlamento Europeo para una legislatura comunitaria con todos los partidos socialdemócratas y conservadores -con la abstención del PSOE, por cierto-. Y nosotros en ese sentido confiamos mucho en la responsabilidad histórica del Partido Socialista, que es un partido de Estado. Para nosotros el PSOE representa la socialdemocracia en España y nos alegramos mucho de que quedara por encima de Podemos, que tiene el proyecto que realmente más reparos nos da.

P: ¿Y estarían dispuestos a ofrecer carteras al partido de Rivera si los apoya?

R: Lo desconozco. Eso depende también del propio presidente del Gobierno. Por lo que dijo en estos últimos meses, no tendría ni siquiera ese inconveniente para hablar de la conformación de Gobierno y yo creo que, conociéndole, Rajoy es una persona sobradamente experimentada en la negociación, es una persona afable y su prioridad es el pacto. Me imagino que en ese pacto puede entrar una configuración de un Gobierno de coalición o de concertación nacional.

P: A la vista de los resultados del 26-J, ¿ven posible que PSOE y C's mantengan la idea del 'veto' a Rajoy y den su apoyo solo si el presidente en funciones se marcha?

R: No lo pueden hacer y no lo están haciendo. En los últimos días, de hecho, ya no hablan de vetos personales porque evidentemente sería ir contra ocho millones de españoles. Y cuando tú sacas 52 escaños al segundo, ni el segundo ni el tercero ni el cuarto tienen legitimidad para pedir que te vayas. En este caso además Rajoy tiene el apoyo del partido y un buen balance de su gestión. Yo creo que es evidente que va a ser quien lidere el próximo Gobierno, lo que está por ver es con qué otros partidos.

P: Sobre la reforma constitucional, ¿cree que es esta la legislatura adecuada para abrir ese melón?

R: Yo creo que no. De hecho, nosotros no hemos propuesto nada porque creemos que la Constitución es válida. Se puede modificar y mejorar puntualmente como ya se ha hecho en dos ocasiones desde que hay democracia, pero el sistema es válido. Por desgracia, podemos hablar mucho de la reforma pero ningún partido pone sobre la mesa su hoja de ruta. El PSOE hace dos años presentó la Declaración de Granada, y hablaban de un federalismo asimétrico que nadie entendió bien. Nosotros pensamos que lo que se puede modificar no es urgente, como abolición de la Ley Sálica o la incorporación de los nombres de las comunidades autónomas. Y lo que puede ser conveniente, como la disposición sobre Navarra o el Título VIII en cuanto a cuantificar competencias de las CCAA, esto último no requiere reforma agravada. En cualquier caso, abrir una legislatura constituyente cuando no hay mimbres ni para un cesto de acuerdo de investidura, quizá no sea el mejor momento. Sobre todo cuando hay una amenaza secesionista en Cataluña.

"Para nosotros el PSOE representa la socialdemocracia en España y nos alegramos mucho de que el 26-J quedara por encima de Podemos"

P: ¿Cómo se vivió en Génova una noche electoral tan inesperada?

R: Según lo que decían las encuestas, la verdad es que fue una gran noche. Nos alegró mucho tener unos resultados que son buenos, aunque nos exigen pacto y diálogo, pero que son buenos porque mejoran los anteriores después de un semestre complicado. Yo hice una porra y no me desvié mucho. Acerté en que no habría 'sorpasso', le di 85 al PSOE, 79 a Podemos, 130 al nuestro y 30 a Ciudadanos. Así que acerté bastante. De todas formas, ya en la calle se veía. Ibas por pueblos y ciudades y se percibían las ganas de votar, pocas ganas de campaña y pero sí de evitar que hubiera un Gobierno populista de izquierda radical.

P: ¿Lo más inesperado fue su repunte, que no hubiera 'sorpasso' o el batacazo de Podemos teniendo en cuenta las altas expectativas?

R: Más que sorprender... nos gustó mucho lo que sucedió. La alternativa de Podemos era letal para la economía y, por mucho que quisieran descafeinarlo diciendo que eran socialdemócratas, creo que todos sabíamos dónde conducía, a Venezuela o a Grecia. Y en España no queríamos eso, queremos seguir creando empleo, que lo necesitamos, a pesar del millón y medio creados en esta legislatura. La estabilidad política cotiza en bolsa y ahora, con el Brexit, más.

P: ¿Qué papel desempeñará a partir de ahora María Dolores de Cospedal? Parece innegable que sale reforzada después de las elecciones.

R: María Dolores de Cospedal ha reafirmado que debería seguir siendo la presidenta de los castellano-manchegos como quisieron ellos. Pero un pacto de perdedores se lo arrebató, por cierto por un solo escaño. Es una política de raza, es una persona muy trabajadora. Nosotros desde la dirección nacional, aparte del aprecio y respeto que le tenemos, colaboramos muy bien y de cerca con ella y por eso no nos ha sorprendido con el resultado que ha tenido. Nos queda el pesar de que no siga gobernando una tierra tan querida para nosotros. A nivel de secretaria general del partido le corresponde ahora el tener que estar muy presente en la relación con otros partidos. Si vamos a un acuerdo estable, el partido y su secretaria general tienen que trazar muy bien esas negociaciones y ella está acostumbrada a un buen papel negociador y dialogante.

El vicesecretario de Comunicación del PP charla con El Confidencial sobre los futuros pasos que dará el partido. (C.Castellón)
El vicesecretario de Comunicación del PP charla con El Confidencial sobre los futuros pasos que dará el partido. (C.Castellón)

P: Precisamente hace un año el PP cambió sus vicesecretarías para que nuevas generaciones de políticos como usted o Andrea Levy, Javier Maroto, Fernando Martínez-Maillo... adquirieran peso interno. ¿Qué balance hace de estos meses? ¿Cree necesario seguir transformando el partido?

R: Yo creo que a nivel de la dirección nacional hemos conseguido trabajar muy bien. Tenemos una muy buena relación personal, tenemos todos los lunes los comités presididos por el presidente todos, comemos juntos... Se ha notado porque hemos tenido una presencia territorial y mediática importante, que es lo que a mi me compete, muy positiva. Ahora bien, a nivel territorial también ha habido una renovación. Más de la mitad de los presidentes autonómicos han sido elegidos en los dos últimos años y ahora habrá que llevar renovación a las direcciones provinciales en las que haya una modificación de caras o cambio de equipos. Creo que es bueno que en el próximo congreso nacional haya renovación en proyectos e ideas. Las ponencias de los congresos nacionales es en lo que se basan los programas de todas las elecciones. En esa línea vamos, hacia un congreso muy participativo.

P: ¿Qué piensa de las primarias? ¿Ha llegado el momento del PP?

R: Los métodos de elección de los partidos al final no son ni más ni menos democráticos. El nuestro, con los compromisarios, es igual de democrático que el de los americanos con los delegados. Otra cosa es que queramos que haya más participación y que los afiliados se sientan parte. Con los estatutos actuales esto ya se permite porque el número de compromisarios se fija por un múltiplo de los miembros de la junta directiva. Con lo cual, si el múltiplo se llevara al número de afiliados, cada afiliado podría ser de facto un compromisario. La dificultad sería dónde se ponen las urnas o que no pueda acudir todo el mundo a Madrid ese día. Pero en Baleares, Cataluña o el País Vasco se ha venido haciendo por una cuestión cuantitativa, por el numero de afiliados que tienen. Lo importante es que la gente participe.

"Espero que Rivera y Sánchez vayan matizando sus posiciones. Creo que no pondrán palos en la rueda y esperamos que C's sea un socio importante"

P: ¿Se ve como portavoz del próximo Gobierno?

R: No, la verdad es que no. Yo me veo portavoz del partido del Gobierno de España y ya demasiado trabajo tenemos. Hemos hecho un buen tándem con Soraya como portavoz del Ejecutivo, Rafa como portavoz del Congreso y yo en el partido. Nos llevamos muy bien los tres y estamos muy en comunicación. Cuando la vicepresidenta tiene una rueda de prensa difícil el viernes, en el partido la apuntalamos en las tertulias del sábado o el domingo. O cuando Rafa tiene una junta de portavoces complicada, hacemos lo propio y viceversa. A nosotros nos ayudan mucho en semanas difíciles en el partido. La unidad que ha habido en el partido ha sido importante e incluso la complicidad que tenemos en los equipos. Tenemos suerte de que el presidente del partido sea el del Gobierno y eso hace que la coordinación venga de fábrica.

P: Dijo Andrea Levy que para mediados de agosto habrá Gobierno. Otros dirigentes apuntan, como mínimo, a septiembre. Haga un pronóstico y díganos si nos podremos ir a la playa.

R: Yo me quedo con Andrea. No tenemos una bola de cristal para saber qué va a pasar pero por nuestra parte queremos que lo haya antes de agosto. Sobre todo porque los políticos no tenemos derecho a decirles a los españoles que se tienen que ir de vacaciones con esa preocupación después de estar todo el año dejándose la piel en sus trabajos. Cuando lees en el CIS que nos hemos convertido en el cuarto problema para los españoles algo está fallando. Los ciudadanos merecen un respeto y si pagan a un médico para que les opere o a un profesor para que dé clases a sus hijos, paga a los políticos para que mejoren su vida. Y en estos seis meses, que no todo es igual porque nosotros hemos hecho todo lo posible para desbloquear la situación, hemos visto que nosotros no somos útiles para los ciudadanos. Tenemos que serlo y lo mejor que podríamos hacer es formar un Gobierno cuanto antes.

Elecciones Generales

El redactor recomienda